Santi Palillo

Riñones a la romana

In Correrías on 27 marzo, 2009 at 20:20

centurion70ac

letral21a una corría por delante, la otra por detrás, en medio de las dos circulaba yo en pleno trance, queriendo alcanzarla sin ser alcanzado, deseando superarla sin ser superado, pero una cosa es lo que se desea y otra distinta lo que se consigue.

Quince días con dolor de riñón afecta a la forma física, diría riñones si me doliesen los dos que supuestamente tengo salvo agenesia, pero es que solo me duele uno y en verdad es suficiente, si la cosa no se controla con las pastillas que me han recetado acabará en cólico nefrítico o renal,  que en mi opinión se trata de un dolor de la madre que lo parió y según el diccionario un acceso de dolor violentísimo, determinado por el paso de las concreciones anormales formadas en el riñón por los uréteres, hasta desembocar en la vejiga de la orina; en el caso que nos ocupa la concreción, por ser concreto, viene a ser un cálculo o piedra.

El doctor Garabitas me ha dicho que no descartemos un posible quadratus lumborum  que a mi me suena como de centurión romano y no consigo imaginarme a uno de estos oficiales del imperio dándome por saco en la cavidad abdominal; los síntomas descritos por Paco me harían dudar si no fuera porque ya he tenido antes dos concreciones y mucho me temo que la tercera se parece peligrosamente a sus antecesoras.

En cualquier caso he decidido salir al parque porque ya metidos en dolores al menos que sea en acto de servicio, que es algo que siempre podré contarle a mis nietos, de momento solo a W. que siendo por ahora el único que tengo al pobrecito le toca aguantar estoicamente mis batallitas.

 

Paco atiende tanto al abuelo en sus achaques como al nieto

Paco atiende tanto al abuelo en sus innumerables achaques como al nieto

Por mi parte en el parque seguía persiguiendo a la de delante sin conseguir alcanzarla ni despegarme de la de atrás, que de hecho poco a poco me fue dando caza por lo que antes de sobrepasarme decidí darle esquinazo tomando rumbo a casa y dejándola con un palmo de narices.

Afortunadamente durante la carrera no me ha dolido el órgano excretor, solo he sentido el peso abrumador de la responsabilidad ante la cercanía de la media maratón de Madrid, nunca habré preparado menos ni peor una carrera, expresando mi descontento en forma de lamentos y lágrimas de cocodrilo “¡ay Santi! que no has entrenado nada, calamar”, pero aún así (hoy por hoy) tengo intención de participar, señal de que sigo siendo un tanto inconsciente a pesar de la edad.

Volviendo a la carrera al final no me pilló la hora por los pelos ni yo pude pillar a la desgana, ambas corren bastante más que yo, sobre todo si me pillan desentrenado; tengo que reconducir cuanto antes mis pasos atléticos hacia la senda de la normalidad, pero tendré que esperar al lunes cuando vuelva de un viaje relámpago que inicio mañana temprano a tierras lucenses, si me animo lo mismo me llevo las zapas por si sonase la flauta aunque fuera por casualidad.

Anuncios
  1. Eso no tiene final Pablo, la piedra sigue alojada en su cáliz, de vez en cuando se pone a soltar lastre mientras yo suelto lamentos de dolor.

    Que no sea nada porque estos cólicos…

    Por el libro no te preocupes, ya me lo devolverás cuando nos veamos que tú eres de fiar, ja, ja 😉

  2. ¿Y al final qué fue de aquel dolor de riñones? Te lo digo porque estuve la semana pasada (y lo que llevamos de ésta) con dolorcillos que a mí me parecía podían prevenir del intestino y el médico sugirió antesdeayer que podían ser nefríticos: y efectivamente hay algunos indicios que me recuerdan los prolegómenos del cólico renal que sufrí hace 20 años y que no deseo a nadie (bueno, a algún malvado de por ahí sí). Mientras espero los resultados de análisis varios, y a hacerme mañana una ecografía (para ver si estoy embarazado de piedras), me paso el día bebiendo agua, por aquello de la torrencial fuerza de arrastre.

    Por cierto, ya acabé el magistral Ensayo sobre la ceguera al que me refiero en el comentario de arriba, a ver si te lo devuelvo (con perdón).

  3. Mayayo que no es un parche sino realidad, ya veremos si acabo corriendo.

    CoRRoeNCoRVaDo la que duele duele de verdad, el resto son molestias y poco más, mira que llamarme hipercalciúrico.

    Carlos no veas como le meneaba el doctor, un manejo… reposo hasta que pase es lo que me recomienda la galena, ahora que el paseo no se lo he perdonado ni un solo día, hoy ha conocido la Rosaleda ni más ni menos.

    Quique, a W solo le cuento batallitas victoriosas, ja, ja, o sea ninguna 😉

    A ver si publicas ese entrenamiento Commedia que me has dejado con la curiosidad en todo lo alto.

    Hombre Presi ¡cuanto tiempo!, con los foros es que estoy en una de esas fases; babas es poco, voy dejando un reguero que no se yo si las plantas lo resistirán, ja, ja.

    A ver si hablo con Teresa para lo de la astronomía, estamos en su año, porque le está costando un puñao.

    La edad de piedra irlandés, y nunca mejor dicho 😉

    Como dice el dicho “cualquier ayuda es Paco”.

    No te preocupes por el libro Pablo, pero no vayas a ver la película primero que perdería el intríngulis.

    Paco al final me pasé por la CdC, dentro de unos años nos llevaremos al mismísimo W.

  4. Tengo que confesar que el amigo William se portó como un chicarrón y en todo momento demostró su potencial genético del abuelete Santi, al que espero que mañana se pase por el Polideportivo con cálculo o sin el. 🙂

  5. Yo sólo he calculado una vez en un riñón y fue de lo más desagradable, así que espero que pase pronto lo que sea. Y sobre lo de la media, recuerda, lo importante es disfrutar. (En otro orden de cosas, inmerso aún en otras lecturas supuestamente más perentorias, aún no he podido empezar el libro de Saramago, y eso que le tengo unas ganas…!, espero que caiga pronto –y no me produzca dolor en su caída–). Cuídate, por el amor de Dios W.

  6. Eso es la edad Santi, que quieres que no te duelan los riñones? y para colmo de suerte solo te duele uno, venga ya. mariconadas
    Por cierto, vaya suerte tener a D Francisco tan cerca.
    Animo compañero.

  7. A las buenas Mr. Palillo. Te hay que ir a buscar a los rincones más recónditos de la Red al no vérsete por los foros.
    Vayamos por partes:
    1º De los riñones, ni hablar, que no sea nada es lo pral..
    2º De W. pues que qué cosita más rica. Parece talmente Palillo Jr. A ver si me paso un día de éstos por el Retiro y sigo las huellas de una baba para dar contigo, que seguro que el rastro que hay que seguir no deja lugar a dudas. “Las babas del abuelo Mr. Scop”
    3º De aquello que hablamos sobre la astronomía, pues que cuando quieras me dejo invitar a café.
    4º De todo en general que vamos tirando.
    Un abrazo
    Javi Sanz

  8. ¡Así se hace! Antes de que te humillen les dejas con un palmo de narices, con un par (de ídem).

    Ánimo con esos achaques (ojalá no se confirmen los peores augurios). En cualquier caso, espero que te dejen disfrutar de la carrera del próximo fin de semana.

    La foto del centurión me hizo recordar un “plan de entrenamiento” singular. A ver si lo publico.

  9. Hola Santi, cuida esos riñones, al jerez están mejor….

    Seguro que en la media de Madrid estás mejor de lo que piensas…

    Ah! y no seas muy duro con William con las historias del abuelo cebolleta, que luego se tomará la revancha…

    Buen viaje mañana.
    Un saludo
    Quique

  10. No tenéis corazón. Esa criatura estaba dormida, (se le nota en la carita), y la habeís despertado para hacer la foto. Pobrecito mío…

    Suerte con esa molestia, aunque pedrusco o centurión, intuyo que lo suyo sería descansar, ¿no?. Cuídate, que carreras hay muchas, no sea que no puedas sacar al peque a su acostumbrado paseo por el Retiro. 😉

  11. Cinco concreciones, como lentejas, he visto salir de mis adentros y ninguna ha hecho la más mínima pupa, excepto la primera que, además, fue la más pequeña de todas. Será por eso que cada vez que me ven otra en la recámara del córtex renal y me avisan de que está lista para ser disparada, sólo me acuerdo de la primera.

    Es el sino de los corredores hipercalciúricos renales, por mucho empeño que pongamos nunca podemos con las piedras …siempre hay que dejarlas pasar y eso, a veces, nos duele 😉

  12. bien santi, bien.

    Es el mejor “parche antes de la herida” que he leido en mucho tiempo. Ahora, como te salgas en la Media de Madrid ya hablaremos, eh? Que estaré tambien por allí sin falta.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: