Santi Palillo

El hábito no hace al monje

In Chaladurías on 3 agosto, 2009 at 12:07
imagen de www.ertlandcohn.com/trajes-pret-a-porter.html

Informal pero elegante

Derramando lagrimones de cocodrilo acabo de probarme unos trajes que Pepi tenía escondidos en algún lugar recóndito e inaccesible para mí; hace tres años y medio cuando naufragaron mis naves laborales ordené que no se sacasen de sus bodegas los trajes ni corbatas, todo debía hundirse y desaparecer a la vez en el mismo expediente de regulación.

De repente, agobiado por la posibilidad de tener que acudir a finales de mes en chanclas y bermudas a una boda, joder todavía hay bodas, joder todavía me invitan a bodas, rodeado por la crême de la crême de nuestro entorno social, he mirado a Pepi con ojitos de cordero degollao “Pepi ¿y ahora que me pongo?”.

Afortunadamente no me hizo caso en su día y agitando la varita mágica ha hecho aparecer tres trajes de la nada “a ver, elige entre estos”, cuanta nostalgia me ha supuesto volver a ver aquellos ropajes de falsos nombres italianos con los que a diario acudía en metro al ergástulo para hacerme un elegante, aunque con fecha de caducidad escrita en la frente, hombre de provecho.

No sin sorpresa he comprobado que los tres me siguen valiendo, quiere ello decir que me mantengo más o menos en el mismo gran tonelaje de entonces, las venerables canas incluso hacen juego con los fríos tonos indumentarios, por lo que volver a disfrazarme siquiera temporalmente de empleado por cuenta ajena con catorce pagas más prima por objetivos ha sido mucho menos traumático de lo previsto.

Con los trajes me pasaba lo mismo que con la ropa deportiva, nunca sabía que ponerme y lo decidía a última hora siguiendo mi para nada infalible instinto, me pondré el gris marengo que seguro que hoy me felicitan por algo, o mejor el azul que hace juego con los zapatos, o el cruzado con la camisa blanca, un lío textil, vaya, que había conseguido anclar en el olvido hasta que una inoportuna boda ha venido a rescatarlo del fondo de armario.

A ver si esta tarde acierto cuando me vista para subir al parque a comprobar  si el gastronemio ha tomado las de Villadiego o sigue impidiendo mi rentree triunfal al mundo de los corredores en activo; pasé consulta telefónica con el doctor Garabitas y me recomendó volver cuanto antes a los caminos, en plan tranquilo al principio, evitando cuestas y estirando las veces que haga falta.

Si todo va bien, con paciencia y poco a poco, recobraré el tiempo perdido, parece como si gracias al descanso forzoso hubiera recuperado las pocas ganas de hacer deporte al aire libre, afortunadamente no me ha pasado lo mismo con el trabajo que, a pesar del forzado y largo descanso, no ha vuelto a ilusionarme ni lo más mínimo, espero que ambas duren.

Oye, ya puestos, ¿se habrá salvado alguna corbata del naufragio?.

Anuncios
  1. Francamente, Santi, no sé qué sería de ti sin Pepi.

  2. Ná, que estoy a punto de irme a la playa ya que la playa no quiere venir a mí, ¿quién dijo algo parecido?.

    Canillas guárdame unas trufas para cuando vuelva 😉

    Que va Mildo, si casi todo lo que digo parece ciencia ficción, soy una madraza conmigo mismo. Lo de los trajes es verídico.

    Lola ¿dónde las has guardado que no las encuentro?, quiero una moderna, o sea una corbata 😉

    Alfonso, lo llano no es propio de Aquí pero esta mañana algo he encontrado.

    Hasta la vuelta o una próxima conexión.

  3. Pues ale, a buscar esos raros sitios en que se puede correr en llano y a prepararse…. Si eran de un tal Emilio los podrías reciclar para el running…al menos valían para el futbol

  4. Sí, varias. Tendrás donde elegir. Cuando las saque del baúl de los recuerdos. ;-)))

  5. ¡Que cruel llegas a ser contigo mismo!
    Espero que no te decidieses por el traje cruzado.

    Me ha gustado lo de “Falsos nombres italianos” Me imagino que te refieres a una marca concreta de unos grandes almacenes, la cual siempre me ha sonado a chufla.
    El caso es que cumplen su función: Vender un producto, asistir a un evento, reflejar seriedad…
    Grises, no podían defirnirse mejor.

  6. Suerte la tuya que te siguen valiendo los trajes (eso que te ahorras), a mí esta primavera las risas en casa se oían a dos manzanas (como tengo poco culo y encima dos tallas menos que hace 3 años, ni te cuento)
    Da el toque con unos tirantes como el de la foto, los dejarás descompuestos.

    Si estás el Jueves, vente a tomar unas trufas.

    UN ABRAZO,
    Pedro

  7. Algo así me hará falta Quique, ja, ja.

    Creo que me largo en breve a la playa otra vez, en traje de baño, claro, pero quedaremos a la vuelta que vendré entrenado, no quiero morir en el intento.

  8. Hola Santi, si no te acuerdas como se hace el nudo de la corbata, venden unas con una goma que son la caña….ja,ja.

    Espero que tu gastronemio te respete esta tarde, recuerda no hacer cuestas y nada de rodar a 3:30 el km ¡eh!

    Tenemos que quedar un día de estos….ya va siendo hora.

    Un saludo
    Quique

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: