Santi Palillo

Reloaded

In Correrías on 6 septiembre, 2009 at 21:50

Stanley2

Me levanto temprano y hace fresco, ¿será posible con el calor que hemos pasado?, me noto un tanto oxidado por la inactividad pero firmemente decidido a salir con el Grupo Garabitas me cueste lo que me cueste, tras cruzar a última hora varios correos con Paco me convencí de que nada mejor que correr rodeado de amigos.

Salgo a la calle y en esas una corriente de aire me desplaza con fuerza el sombrero sobre los ojos.

Debido a la sorpresa aprieto el gatillo del revólver y una bala me atraviesa limpiamente el tendón de Aquiles, del dolor extiendo descontroladamente el brazo izquierdo y el látigo, tras dibujar figuras imposibles en el aire, restalla vertiginoso contra mi recuperado gastronemio, emito un aullido desgarrador consiguiendo que el palillo que sujetaba con los labios se clave profundamente en la muela mala…

Tendido en el suelo veo entre tinieblas acercarse una figura sonriente, reuniendo fuerzas de flaqueza acierto a preguntarle “¿doctor Garabitastone, supongo?”, “el mismo que viste y calza” responde la figura, “supone usted bien”.

Casi a punto de irme para el otro barrio me despierto entre sudores “leches, las siete y cuarto, corre que no llegas”.

Pero llegué, con tiempo suficiente, sano, salvo y sin disfraces para volver a reunirme con los mismos corredores de siempre, los que estaban cuando marché, los que estarán siempre que vuelva, dispuestos a empezar otro sábado dándole a la zapa por la querida Casa de Campo.

A pesar de mis prevenciones iniciales “no sé, es que hace mucho que no corro, si veo que tal me vuelvo…” consigo mantenerme en algún grupo durante toda la salida, resoplando pero sin llegar a perder el oremus, solo fueron algo más de 10 kilómetros, no son muchos pero señalan el camino.

Creo que estoy recuperado para la causa.

Anuncios
  1. Mildo ahora solo me falta continuidad, espero tenerla.

    Pedro la Casa de Campo a primera hora es algo especial, sobre todo cuando hace fresquito, este invierno nos vamos a congelar 😉

    El jueves volveré de un viaje a tierras lucenses pero si no ocurre nada iré a la Tapia, ya me he enterado que te los has ganado por el estómago, ja, ja.

    Hombre Pepo, dieciochos los ojos, sigo en el camino, a veces me pierdo pero siempre hay alguna alma caritativa que me indica la dirección correcta.

    Escuché (tarde, al día siguiente) tu mensaje y te llamé pero no contacté, después nos volvimos a los madriles, tenemos muchas ganas de volver a Hemeroscopeion, felicidades a tu hermana por su boda y abraza a los tuyos de nuestra parte.

  2. Hola Santi, muy buenas.

    Tras un tiempo sin pasar por aquí, leo que estás ahí, donde siempre, en el camino. Me alegro.

    Muy chula la foto de la entrada anterior, por cierto.

    A ver si nos vemos por Denia, nosotros iremos el fin de semana del 19, para la boda de mi hermana.

    Un beso a Pepi.

  3. Seguro que el doctor Garabitastone te contestaría como le dijo a Stanley:

    “¡Oh, Palillo, Palillo, aquí está el manantial de la fuerza y del poder que transforman! “.

    No hay nada como una jornada matutina por la CdC rodeado de buena compañía.

    Nos vemos el Jueves.

  4. Sin duda alguna, tal y como te comenté en la entrada anterior.
    Well done!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: