Santi Palillo

Agujetas

In Correrías on 8 septiembre, 2009 at 13:18
tío, te estás poniendo colorao

tío, te estás poniendo colorao

Tras el estreno del sábado parece que me cueste menos levantarme y salir a la calle a practicar el arte de la zapa, la calle principal del distrito está hasta los topes de tráfico “voy a tener que comprarme una mascarilla si no quiero palmarla por intoxicación”.

Subo la puta cuesta con esfuerzo y determinación, a mi me gustaría poder subirla sin esfuerzo aunque fuera desganado pero es lo que tienen los veranos contemplativos, menos mal que la fase de adaptación no suele durar mucho.

El parque del Retiro también registra un tráfico inusitado de corredores, debido a lo temprano del momento todavía no han llegado los traficantes, se ve que no tienen que madrugar para ganarse el pan con el vicio ajeno, repaso mentalmente las próximas carreras para entender el trasiego, pero como estoy fuera de onda no me viene ninguna a la cabeza excepto la Melonera.

Me pongo sin mas preámbulos a recorrer el circuito de 5k, más que nada para reeducarme, lo que me pide el cuerpo es ir por libre pero así no voy a conseguir nada, a estas alturas necesito un poco de disciplina.

Paro un par de veces para estirar y también para respirar, me he puesto una camiseta demasiado cerrada de cuello y al poco de empezar ya estoy acalorado, me miro los brazos a los que empiezan a salirles rodales rojos “eso son los capilares” me dijo el doctor el sábado, así que no me preocupo porque tiene explicación médica aunque no sepa a que se debe la reacción.

Si tuviera el cuello como una jirafa me miraría la cara desde un metro de distancia pero como no es el caso me la imagino roja como un tomate, rojo obviamente, y echando vapor por las orejas, me entran ganas de quitarme la camiseta pero el pudor lo impide.

Al cabo de una hora de zurra me vuelvo para casa, de nuevo diez kilómetros y pico, no es para tirar cohetes pero la vuelta tiene que ser así, poquito a poco hasta que se me quiten las agujetas, espero que pronto porque son un fastidio.

Aunque lo mismo se me quitan solas en el viaje que empiezo esta noche a tierras lucenses, en caso contrario podría despedirme de ellas el jueves en la Tapia o vaya usted a saber cuando.

Anuncios
  1. […] fue el mes de la Vuelta al Cole, pero también el mes en el que recordamos (otra vez) qué son las agujetas, celebramos el estreno de una nueva temporada con alguna carrera (los más inquietos nunca paran), […]

  2. Ese es el truco Rosa, a ver si aprendo y no paro del todo, a propósito te he añadido en mis enlaces.

    Mildo, ya están olvidadas, vinieron pero sin idea de quedarse 😉

    Pablo, a ver si cerramos la caótica del 27; ¿cafés Monky?, creo que todavía se vende.

    Quique tenías razón, la Tapia me ha dejado como nuevo, mañana más pero en el Retiro, no iré a la Melonera, no sé porqué pero no me gusta demasiado.

    Bienvenido Carlos, a ver si me paso por tus chirridos que algo he leído, suerte y a por todas.

  3. Jejeje… El bloguerío runeril está ahora repleto de resoplidos, articulaciones chirriantes y motores a medio gas… Pero los que tenemos, ejem, una cierta edad, ya sabemos que esto es el pan nuestro de cada día, y que en unas pocas semanas todo irá a… ¿mejor?

    Abrazos. 😉

  4. Hola Santi, la tapia te dejará como nuevo….los rodales rojos será que tu cuerpo está intentando camuflarse o te estás volviendo teutón….

    Poquito a poco ya verás como vuelves a pillar buenas sensaciones y si vas a la Melonera, por allí nos veremos.

    Un saludo
    Quique

  5. Di que sí, tacita a tacita… (aunque ahora que lo pienso, creo que ya no existe el café Monky).

  6. No son agujetas, son pequeñas punzadas que da la conciencia por un verano perezoso.

  7. Tú mismo lo dices: poquito a poco!!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: