Santi Palillo

Lucus Augusti

In Correrías on 11 septiembre, 2009 at 19:04

murallalugo

Un nuevo safari fotográfico, esta vez por tierras galaicas, me ha mantenido separado un par de días de mi particular vía crucis de retorno, aunque si digo la verdad no tuve tiempo para echar de menos a las zapas.

Ayer era día de Tapia, llevaba tiempo deseando volver, tuve suerte y lo hice sin agujetas, se quedaron admirando las murallas lucenses y aproveché para darles esquinazo,  lo cual es un plus que agradecí porque llegaba cansado del viaje.

El maese tapiero se marcó un nuevo recorrido aunque parezca imposible a estas alturas seguir descubriendo caminos, personalmente no me gustó demasiado, no solo por ser cuesta arriba, algo consustancial a la Casa de Campo, sino porque en parte discurre paralelo a las feísimas vías del metro que por aquí circula en exterior, ya tuve mi ración ferroviaria en Lugo aunque nada que ver los paisajes de uno y otro.

Tras un rodaje que se me empezó a atragantar en el segundo kilómetro llegamos a la puerta de Rodajos, allí empezaba la parte rápida de la sesión, un dos mil en bajada a toda pastilla, los del bus nos adelantamos a los del AVE cuyos primeros elementos bajaron de los seis minutos, si no salimos antes nos levantan las pegatinas al pasarnos.

Por ellas vi a unos cuantos dándole a la zapa, esa experiencia la tengo que probar

Por ellas vi a unos cuantos dándole a la zapa, esa experiencia la tengo que probar

El primer kilómetro me dejé llevar por la velocidad del bus que ayer parecía tener prisa por llegar a alguna parte, el segundo me lo tomé con más calma, deprisa pero sin pasarme que todavía no es momento.

El post gastronómico fue espléndido, Canillas llevó pisto, riquísimos tomates de Segovia (me regaló una bolsa) y unos pinchos buenísimos que no sé de qué eran, también había tortilla de patatas, pisto con carne y otras viandas que no probé, por mi parte traje de Lucus Augusti tres medias empanadas de ternera y cerdo, de lisco (bacon) y de manzana, peras y nueces.

Hablando de empanadas, debido al olor que desprendía, de esos que alimentan, en el viaje de vuelta en cama turista tuve que vigilar más la bolsa de las empanadas (y un queso local que le traje a Pepi) que la propia bolsa de viaje, si me descuido se lo zampan los compañeros de compartimento.

Lo de cama turista es un decir, aquello era un catre en toda regla en el que se me salían los pies por el fondo, menos mal que cuando uno está cansado no le despierta ni el chucuchú del tren.

Y ahora un par de fotos cortesía de Paco Garabitas, si quieres ver lo que pasó pincha en este enlace

Ayer en la Tapia antes de salir

Ayer en la Tapia antes de salir

El arte culinario de Pedro (Canillas) es muy reconocido en la Tapia

El arte culinario de Pedro (Canillas) es muy reconocido en la Tapia

Anuncios
  1. Los rollitos estaban muy buenos Pedro, pero me gustó más el pisto, a ver si soy capaz de preparar algo esta semana,

    Javier, para ir a la Tapia no hay que apuntarse en ningún sitio, te presentas allí y punto, entra en la página y verás el punto de encuentro. este jueves voy así que podría hacerte de anfitrión.

    Mildo, el post es el post, lo mío es el don de la oportunidad, vine de Lugo pensando en la Tapia 😉

    Llevas razón Pablo, realmente todo yo soy un contrasentido o quizás nado a contracorriente.

    Quique, querrás decir Willy Blog 😉 coño, lo mimso me hago un blog con ese nombre, ja, ja.

    Carlos este año solo quedan 3 Tapias pero estás a tiempo, además seguro que conoces a muchos de los tapieros; el único fuego que dejan es el que despidan tus zapatillas ;.)

    ¡Ay madre! que ya tenemos otra Tapia en ciernes y todavía no he ido a la compra, ja, ja.

  2. Madre mía. Estoy seguro de que esos son los únicos entrenamientos que engordan en lugar de hacer perder peso… Ese pisto después de correr, mmm… Dan ganas de apuntarse desde Avila a una de esas Tapias, si eso ya llevaba yo unas Yemas de postre, (porque no se podrá hacer fuego para trasegarnos unos chuletones, ¿no?).

    Saludos. 😉

  3. Hola Santi, menudo postentrenamiento, ni geles, ni bebidas isotonicas…eso es reponer hidratos en toda regla…veo que aunque viajas más que willy bog no te pierdes estos saraos…cuanto sabes!!

    Pedro, no me pillas ni de coña…mis entradas son una obra de arte…ja,ja…

    Un saludo
    Quique

  4. ¡Ah! Gracias a las fotos ya veo el tipo de viandas que se degustan en el “post” Tapia, lo que yo llamaba “la merienda-cena” y tú decías que “ingenuamente”, ya voy entendiendo un poco a qué te refieres…!

    Por cierto, lo de ir a Lucus Augusti en “Septembri” me parece un contrasentido, pero tú sabrás 😉

  5. Si, mucho viaje y mucho lloro, pero luego no faltas donde hay que estar.

  6. SANTI, vaya grupo majo el vuestro “Tapieros”…ande hay que apuntarse pa la próxima-….?

  7. ¡No es para tanto!, lo único que hay que hacer es darle un toque a las viandas segovianas naturales. Los pinchos eran rollitos de tortilla francesa (con las especias que tengas por ahí), queso de untar y jamón ibérico.

    Ahora que me veo desde ese lado, que poco me queda para parecerme a Quique; no como tú, que tienes una buena mata.

    Las Empanadas, un lujo. El jueves que viene tocan trufas, a ver si se apuntan algunos de los cienes y cienes que te leen.

    UN ABRAZO,
    Pedro

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: