Santi Palillo

No pares, no pares

In Correrías on 13 octubre, 2009 at 22:48

QDD- 089

El fin de semana ha sido uno de esos largos e intensos que tardan en olvidarse, tras casi un año de preparación por fin tuvimos la reunificación familiar en nuestra tierra de origen, allá por la bética campiña.

El sábado me levanté guerrero y con ganas de marcha, necesitando rebajar las tensiones interiores me calcé las zapatillas y salí por la puerta del hotel camino de no se sabe, “¿campo o asfalto?” me preguntó la recepcionista, “campo, campo”, “entonces tira para allí y luego para allá”.

Casi vislumbrando el Generalife en lontananza, exageración poética, tomé el Camino Real a Granada, pedregoso, sucio y bacheado no tiene nada de real ni casi de camino, enseguida llegué a la necrópolis ursaonense y viendo su lamentable estado salí zumbando con tan mala suerte que pisé mal una piedra y me torcí el tobillo.

Perseguido por el espíritu de los otrora yacentes “joer que la culpa será de la alcaldesa ¿no?, yo solo soy un turista” dime media vuelta volviendo sobre mis propios pasos en dirección al asfalto “en buena hora me he ido a meter en este berenjenal”.

Cojeando ostensiblemente llegué a zona habitada, es decir sujeta al IBI, a la tasa de basuras, al IVA, al MIBOR + 1 punto, a las multas de aparcamiento y otros trampantojos municipales/bancarios, encontrándome con el inicio de una cuesta abajo cuyo final se antojaba lejano “ya verás cuando te toque volver”.

Gracias al GPS aproveché para calcular distancias urbanas entre dos puntos, de la plaza Mayor a la estación de autobuses,  de allí al casino, del Currito campeón del concurso local de tapas al hotel…, como dije antes pronto empecé a ver “lo que tocaba”, por ejemplo una cuesta arriba sin fin con puntos de hasta el 11%, pero ¿que es eso para un tapiero?.

Podéis creerme que subía sin parar una terrible cuesta llamada del Calvario, que por algo será digo yo, cuando dos perros andaluces, uno chico y otro con dientes me salieron al paso, mas viéndome rojo y descompuesto por el esfuerzo salieron huyendo en dirección contraria ayudados por la fuerza de la gravedad con gran alivio por mi parte, hasta se me quitó el dolor de tobillo.

Por fin llegué al hotel entrando como los toreros salen por la puerta grande y allí fui recompensado por la recepcionista, reconvertida por mor de la crisis en camarera, cuando no en contable, cocinera, limpiadora, socorrista y un sinfín de oficios relacionados con el negocio hostelero, con un zumo de naranja que no se lo saltaba un caballo, fue el feliz y refrescante epílogo a una sesión de entrenamiento inesperada.

Y aquí estamos de nuevo, dispuesto al sacrificio y a la vida espartana de todo corredor de provecho, Behovia aguarda y no quiero hacerla esperar.

Anuncios
  1. Era para relajarme Eduardo, al final salió todo bien excepto la torcedura pero no me impidió disfrutar del fin de semana.

    Espero a que me cuentes lo del RICE 😉 en alguna CCCCCCCCC, etc.

    Pedro los Garrapatas es digno de estudio, no he comido mucho pero algo siempre cae, a, ja, y más teniendo en cuenta por dónde he estado, se come de cine.

  2. Hoy he disfrutado cual garrapata por la CdC, ¡Todo un lujo!.

    A ver si nos vemos este fin de semana, que tienes que bajar un poco todo lo que te habrás metido durante estos días.

    UN ABRAZO,
    Pedro

  3. Ya son ganas de salir a correr con la que teníais montada. Menuda cantidad de gente y qué chula os quedó la taza.

    A cuidarse ese tobillo y, recuerda aplicarle la “estrategia del arroz”. Si no la sabes, un día te la cuento; a lo mejor en la CCCV o en la CCC-DV-PO… o quién sabe si en la CCCCCC-CEEP, que es como la pienso llamar. 😀

  4. Karlitos, el buen humor es una medicina con efectos secundarios 🙂

    Paco al final no he salido hoy, ¿habéis ido a la Pedriza?, ya son ganas de ir buscando cuestas, ja, ja.

    Mayayo el transgrancanario (de 2010), ya quisiera yo aunque fuera solo un poco de esa estabilidad de la que haces gala bajando riscos, y me la pego si o si.

    Nos vemos en San Sebastián, esta vez creo que voy a empeorar todos mis registros 😉

  5. Jaja, es como rompetechos en zapatillas sr santi.
    Cuídese no vaya a trastabillarse en un bordillo nada más salir de Irún 🙂
    Allá estaremos tambien, si las lesiones lo permiten.

  6. Santi, cuida ese tobillo que tenemos un otoño movido y hay que estar en forma.
    Estamos en la duda de sí el domingo vamos al Cagigal o a la Pedriza a realizar el trayecto navideño que se hizo un clásico hace unos años.

  7. Veo Santi que aunque viajes el buen humor siempre lo llevas al lado de las zapatillas . Un saludo .

  8. Si que estoy viajando un puñao Quique, pero bueno, siempre me ha gustado mezclar ocio y negocio.

    A ver si esta tarde me animo Mildo, pero es que tengo que prepararme bien las rutas para no perderme después, poco a poco me normalizaré.

  9. Y ¿cuando te vas a dejar por el Cagigal?
    Saludos.

  10. Hola Santi, viajas más que willy fog….yo de mayor quiero ser como tu…

    Esos perros se dieron cuenta de que no tenían nada que hacer…

    A darle a la zapatilla para esa Behovia

    Un saludo
    quique

  11. Ha sido la pera Pedro, he visto las fotos y vídeos de la cena y el premio que te dieron, ya te dije que eras el amo de la Tapia 😉

    Intentaré estar el domingo, es que me han salido un largo viaje por el noroeste y no se si irme el sábado o esperar al lunes, cuatro días haciendo fotos.

  12. Largo e intenso, pero supongo que agradable y entrañable el fin de semana ossornil.
    El Iluso tapieril y compañia te echaron de menos en la cena, pero ya habrá más.
    Eso es una llegada (con zumo de naranja) y lo demás son tonterías.
    El domingo me pasaré por el Cajigal, a ver si nos vemos.

    UN ABRAZO,
    Pedro

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: