Santi Palillo

Vaya baya

In Habladurías on 4 noviembre, 2009 at 20:34

grosellero_negro

Silicona.

Hola, verá usted , el martes pasado iba yo corriendo tan tranquilo por el parque pensando en mis cosas, cuando de repente ¡zas! y vengo a ver que me dice que tengo

Me acomodo en la camilla, me subo la pernera del pantalón, siempre más digno que bajárselos, se pone unos guantes de látex y me explora durante unos segundos antes de sentenciar.

Pues va a ser que sí, tienes una rotura fibrilar que se nota al tacto, si te mando pruebas lo mismo te curas antes de que te las hagan así que sigue con el tratamiento que has comentado y, sobre todo, nada de correr durante una temporada

Después de todo, reconociendo que tampoco hacía falta mucho más porque hasta yo mismo sabía lo que tenía antes de ir a consulta, la solución pasa por parar, ponerme un emplaste de Traumeel, envolverme la pata con papel film de cocina – como me aconsejó en el post anterior  Javi Sanz – y esperar pacientemente a que pase de largo.

Vaselina.

Siguiendo los sabios consejos del doctor Garabitas cumpliré con todo antes de empezar a caminar y, una vez todo en su sitio, volveré al tajo como si nada hubiera pasado, veintitantos días pasan en un suspiro así que tranquilidad y buenos alimentos.

Al protocolo del empaste nocturno empiezo hoy a añadirle tres infusiones de grosellero negro al día aconsejado por otro amigo también corredor.

Ya que estaba en consulta aproveché para contarle a la doctora el resto de mis males que para mí son muchos y variados y para Pepi cuentos chinos, dice que estoy un poco pesado con el tema y que de seguir en mis trece me llamará Don Quejitas, que mala es, o sea la edad de uno.

Parafina.

En fin lo mejor será que me esté calladito hasta que vuelva a correr o hasta que tenga algo que decir que no sea “me duele”, porque en el fondo esto del blog no deja de ser algo que me entretiene y me evita consulta periódica de psicología, una cosa es no poder correr, otra no poder escribir y el colmo no decir ni pío, demasiado castigo junto.

He incluido varias palabras sueltas de uso común para recordarlas, quizás lo explique algún día.

Anuncios
  1. ¿Solo mis títulos? 😉

  2. Me encantan tus títulos ;-))

  3. Esto último es lo que sería saber, si ibas a ir a la Behobia o no. Veo que te lo has montado genial: te apuntas a la comida de después. Di que sí. Que te cures pronto.

  4. Gracias Quique, ahora que dices lo de que estriñe… que va, soy un reloj, ja, ja.

    De momento mañana tempranito viajo al norte para pasar frío y comer bien en San Sebastián, ¡qué pena me da no participar en la Behovia!, pero la comilona de después en la sidrería de Tolosa no la perdono, en fin, le he cedido el dorsal a un amigo cántabro, al menos que lo disfrute alguien 😉

  5. Hola Santi, con esa actitud llegarás lejos…no creo que seas Don Quijitas, lo que pasa es que somos unos incomprendidos.

    Reposa y cuidado con el grosellero negro ¡¡¡que estriñe!!!

    Ya nos contarás lo de las palabras…

    Un saludo
    Quique

  6. Espero que esto no dure demasiado Pablo.

    Commedia el grosellero negro en la herboristería de la esquina, una bolsa de 50 gramos por 2,10 euros, creo que tengo para dos semanas a 3 por día y encima la infusión está buena; si la semana que viene no me duele empezaré a salir a ver que pasa.

    Pepe gracias, lo cierto es que lo llevo bastante bien pero tengo muchas ganas de volver aunque un poco acojonao por si recaigo 😦

  7. ¡Vaya, vaya, vaya tontería más manida que te voy a soltar!

    ¡Mucho ánimo y paciencia! Lo sé, no es nada original. Además, maldita la gracia que te tiene que hacer ese parón de tres semanas.

    Un abrazo, Santi. ¡Y pa’lante!

  8. Oye ¿y dónde consigues esos potingues? Parecen remedios muy naturales.

    Fíjate tú que ahora estoy pensando en retomar aquel plan de entrenamiento castrense que tanto te gustó. Llegarías a tiempo, seguro. 😉

  9. Claro que sí, una cosa no quita la otra, de hecho yo cuanto menos corro más escribo, y viceversa, así que aprovecha. Y que te cures.

  10. Estoy en ello Pedro, ja, ja, en todo ello, vaya.

    Solo diré que la parafina es para la artrosis de los dedos de las manos, menos mal que solo escribo con dos dedos que si no… 😉

    No me vendría mal hacerte una visita, ja, ja.

  11. Cuidadín con los buenos alimentos del norte, que luego hay que bajarlos al Sur (JA,JA), con la comida japonesa en England ¡No Problem!

    ¿Te has hecho algún implante?, ¿Quieres rejuvenecer pies y manos a base de parafina? y, ¿para qué quieres la vaselina (no tienes muchas tiradas largas)? (o nos vas a hacer pensar mal)

    No se te ocurra venir a verme al curro porque te dejan encerrado aquí.

    UN ABRAZO,
    Pedro

  12. Por esos motivos y por algún que otro viaje, que todo se junta Mildo, espero poder volver pronto, no veas que ganas tengo.

    Lo de la vaca es muy divertido, si no fuera por el daño que te debiste hacer, mira que no verla… 🙂

  13. Y entra a leerme, que te vas a reir un rato 😉

  14. Ya decía yo que narices eran esas palabras ahí puestas. Bueno, cosas del Palillo, supongo.

    Como supongo que estos son los motivos por los que hace la intemerata qe no te veo.
    Mejórate, por Dios.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: