Santi Palillo

la banda de los corredores solitarios

In Correrías on 27 noviembre, 2009 at 00:18

 

estos si que formaron una buena tropa

 

 

De nuevo en tierras cristianas, dicho así sería una frase del pasado aunque sea de hace medio minuto, parece como si nos hubiéramos traído la lluvia inglesa dejándoles el sol que nos llevamos, swap climatológico se llamaría la figura, los londinenses han quedado encantados con el cambio.

El miércoles volví a madrugar para bajar a Hyde Park, tenía que aprovechar la cercanía del hotel, las medias de compresión y unas taloneras de gel que compré la tarde anterior en una farmacia local; menudo invento, creo que desde ahora voy a abonarme a los dos últimos hechos porque la vida en Londres no es apta para bolsillos desvinculados, solo para padres morriñosos y poco rato.

Tan oscuro como el lunes pero conociendo el terreno que pisaba, es que decidí correr por los carriles peatonales en lugar de por la hierba que es lo que me pedía el cuerpo, lo hice durante dos minutos y las zapas se mojaban demasiado, además pisando el césped me daba la sensación de estar haciendo algo inconveniente y yo puedo ser muy polite además de tontolculo.

Esta vez  bajé al parque en condiciones óptimas estomacalmente hablando, así que pude darle la vuelta completa, no me he llevado el GPS por lo que la distancia a ojo me parece que serían unos 8 kilómetros, 50 minutos por mi antiguo cronómetro que sigue funcionando como el primer día, para eso es japonés.

Toda la sesión disfrutada al máximo, sin molestias, respirando bien por la nariz, observando al personal, viendo amanecer, una delicia para los sentidos supervivientes de un veterano corredor del montón; de nuevo me topé con un grupo de militares que estaban haciendo instrucción física, más o menos lo mismo que nosotros hacemos, estiramientos, carreritas de calentamiento y a rodar por dónde les diga su sargento Pepper.

Por un momento retrocedí hasta esa parte de mi vida, ya ha llovido desde entonces porque yo soy de los que hizo la mili con lanza y escudo, el refresco me duró poco porque no soy de los que cuentan batallitas de su mili ni aún siendo abuelo, condición que me daría derecho a hacerlo siquiera en la intimidad, aunque enseguida volví a la realidad debo reconocer que el flash back me resultó agradable, tenía por entonces 18 años y nunca me dolía nada, vamos, igualito que ahora…

Mañana toca estrenar medias y taloneras de gel por el parque que tengo más a mano, ciertamente el Retiro está muy bien pero creo que para correr no resiste la comparación, además el Royal Park ni siquiera tiene cuestas dignas de mención.

En fin, vuelta al hogar, vuelta a la pintura, la Navidad avanza hacia nosotros con olas de fuerza 7, que Dios nos pille confesaos.

Anuncios
  1. Pues por la misma hora más o menos debía de estar yo corriendo por el Parque Paraíso.

    Lo dicho: qué envidiaaaa.

    Si el chaval sigue allí es que le debe de estar yendo bien, y me alegro.

  2. Corro para estar preparado para salir corriendo…
    en cualquier momento…

    🙂

  3. Gracias JAL, ¿sigues corriendo o solo tienes ganas de salir corriendo ;-)?

  4. Welcome back Santi…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: