Santi Palillo

hibernación

In Habladurías on 19 enero, 2010 at 20:44

¿no es una monada?, o sea el niño, no el gorila

Imitando a osos y otros mamíferos que saben mucho de esto del descanso prolongado, a principios de año entré en una especie de hibernación o período de bajo consumo que me impedía moverme más de lo estrictamente necesario, lo justo y poco más.

Durante la larga espera bajo la lluvia de la San Silvestre empecé a sentir los primeros efectos de un largo proceso de malestares varios, escalofríos y desgana que por poco me hacen regresar al calor del hogar antes de que diesen la salida, si no llega a ser porque la madre de W insistía en correr ni me lo hubiera pensado.

Cuando por fin llegamos, exultantes y calados hasta la médula, a la meta vallecana los síntomas de hipotermia se habían hecho más que evidentes, hasta el punto que cené de mala gana y no llegué a tomar las uvas, empezando con la hibernación propiamente dicha pocos minutos antes de las campanadas de medianoche.

Desde entonces he deambulado vacilante entre dos mundos esperando la hora del definitivo despertar que digo yo estará próxima porque a este paso llega la primavera y yo con estos pelos, menos en lo de no comer y tirar de grasas acumuladas todo lo demás lo he cumplido a rajatabla.

Para volver a la carga necesito recuperarme bien y en esas ando, espero que lo que piensan los gitanos sobre los principios se haga realidad en mi caso y vaya remontando con el paso de las semanas, al menos la doctora me ha dicho esta mañana “¡hala, a correr otra vez!”.

A todo esto W vino, vio y venció cual moderno y pacífico Julio César, hemos disfrutado unos días en su compañía, la verdad es que los riñones han disfrutado un poco menos pero no viene al caso, al final W volvió a su lugar de origen dejándonos sumidos en otra especie de hibernación, ésta de tipo espiritual, que sumada a la corporal es todo un poema.

De W todo lo que dijera sería poco así que ya iré soltando lo que se me ocurra cuando se me ocurra, si es que se me ocurre algo que soltar que seguramente se me ocurrirá a poco que recupere el ánimo; mientras tanto voy a intentar volver a empezar por enésima vez, a ver si ahora que el frío extremo se ha largado a otra parte con viento fresco encuentro la manera de ponerme razonablemente en marcha.

He tardado tanto en estrenar el año que no recuerdo si os he deseado lo mejor, por si acaso dicho queda.

Anuncios
  1. Poco a poco iré volviendo Paco, el día menos pensado empiezo a subir otra vez a la CdC aunque tenga que veros con catalejo.

  2. Ya sabes Santi donde tienes las citas vespertinas y domingueras.

    Ahora toca partir de cero e ir remontando sin prisa alguna.

  3. Hombre Santi, como monada, monada: el mono, digo yo… Y entiéndaseme bien por favor, que el nene está para comérselo, ya le gustaría al mono tener esos carrillitos…

    Y trabaja esos lumbares. Es lo único.

    Abrazos. 😉

  4. Pues buen año para ti y que no se repita eso de invernar, que además ya los días se alargan y pronto florecerá la primavera y hay que estar en forma para cuando eso ocurra.

    Un abrazo!!!

  5. Joder, tengo que decir en el curro que me cambien el monitor. A William le había visto dPM, pero al mono ya te contaré con quién le había confundido, jejejejeje.

    Un Abrazo,
    Pedro

  6. Buenas Santi, nada a quitarse de encima el “sopor” de la hibernación y a darle a la zapatilla y al teclado ;D
    Es una monada, me refiero a W, el otro el gorila a mí me da un poco de susto ;D
    Un saludo, animoso.

  7. Bonita foto, abuelete, como dos ositos. ¿Quién no hibernaría con una cosita así en casa?

    Pues como ya ha vuelto a tierras del señor gordo de rojo, ahora el Rey de la casa tiene que ponerse las pilas y a subir la P.C.

    Me dá que las packedadas del retiro han llegado a su fin, pero siempre se puede quedar sin paquetes para rodar por otros sitios que no sea el circuito.

    UN ABRAZO,
    Pedro.

  8. Anímate Jesús que el año que viene habrá otra San Antón.

    Pepi ¿lo del mono por quién va, por el niño o por el gorila? ;-), a ver si luego me animas a salir que estoy que no puedo.

    Pablo, lo bueno de la cuesta esa es que ya le queda poco 🙂 enhorabuena por el triplete, a este paso te van a comparar con Guardiola.

  9. ¡Feliz año y ánimo, que la cuesta de enero (me refiero sobre todo a la anímica) no es tan fiera como algunas que hay por ahí cerca del Retiro, ya verás que subir éstas y empezar a acabarse la otra!

  10. Por fin, ya tenía mono ;-))

    Venga que tu puedes además te lo ha dicho el médico o sea que a correr y a olvidar.

    Saluditos.

  11. Vale pues, feliz año.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: