Santi Palillo

tengan cuidado ahí fuera

In Correrías on 26 febrero, 2010 at 16:03

A costa de la tormenta perfecta esa que nos anuncian los tabloides, aquí también los tenemos incluso disfrazados de 625 líneas, espero no quedar muy anticuado con lo de las  625 porque lo mismo ahora con el rollo del HD se han multiplicado por dos o tres como ocurre con los alarmistas de turno, el caso es que a costa de la tormenta hoy he salido a correr o algo más o menos parecido.

“Supongo que saldrás ahora porque mañana tenemos la tormenta perfecta” me suelta Pepi a bocajarro, así al pronto no le he cogido el punto a la frase, pensaba en que mañana la íbamos a tener parda ya que esta semana ha sido tranquila y no hemos cubierto el cupo, pero parece ser que se refería al peligro de correr con una tormenta de esas pululando por el noroeste que, como quien dice, lo tenemos aquí al lado.

El caso es que para no variar, uno es imperfecto hasta para estas cosas, ha sido Pepi quién me ha convencido para salir, esta vez le ha costado más de la cuenta y por si acaso se ha venido conmigo para evitar un posible escaqueo por mi parte.

A mí la verdad es que la tormenta de turno por muy perfecta que sea no me hace tilín, supongo que a los afectados no les hará gracia ni tampoco les importaría demasiado que fuera una tormenta del montón; la perfección no existe ni siquiera de forma natural, pero dicho así uno casi es capaz de verse cual George Clooney haciendo de capitán pesquero a los mandos de su Andrea Gail por los procelosos mares de Flemish Cap, en lugar de patroneando una barca de remos por el estanque del Retiro que es lo de todos los días.

La tormenta además de perfecta parece que será breve, lo bueno si breve dos veces bueno, así que mi salida de hoy tampoco aspiraba a la perfección, solo a pasar el rato como diré a continuación, “vale, salimos un rato pero enseguida para casa no sea que nos pille la violenta perturbación atmosférica y tengamos más que palabras”.

Erróneamente abrigado como si fuera a trabajar en la bodega helada del pesquero a los cinco minutos de navegación experimentaba una fuerte subida de calor interior que no sabía como combatir, cruzarme con una esbelta corredora en camiseta de tirantes no ha hecho sino incrementar la sensación de que me había equivocado de película.

En total ha sido media hora escasa durante la cual no ha hecho acto de presencia la dichosa tormenta, de la que también he oído decir que será explosiva cual día de series, pero si lo ha hecho su prima pequeña la congestión nasal, ni respirar me dejaba, tendré que volver por enésima al médico a ver si esta vez da con la receta perfecta y me cura del todo que empiezo a estar harto de ser una fábrica de mocos.

Pues eso, que tengáis cuidado mañana con las turbulencias generadas por la ciclogénesis explosiva, según acaban de decir en un informativo local desaconsejan correr por zonas arboladas debido a la fuerza del viento, a ver como me lo monto porque tenía intención de ir a la Casa de Campo y solo faltaría que un plátano de sombra o un pino me arrease un estacazo, como si no tuviera bastante con lo mío.

Anuncios
  1. Si es que…

  2. Por estos andurriales apenas se hizo notar…, bueno sí: yo tenía prevista el domingo una salida montañera que aplazamos por la ciclogénesis explosiva y al final salió el mejor día de los últimos meses… Cachis…

  3. Hemos podido superarla Abe, pasó de refilón, no como Pérez Burrull que no gustó ni a tirios ni a troyanos, saludos.

  4. La tormenta perfecta ¿ha pasado ya? Yo la verdad no me he enterado de nada de nada… Bueno si aceptamos que “tormenta” o “tormento” lo mismo da, igual lo vi anoche en el Calderón… Llevaba silbato y era muy malo…
    Llevaba un retraso considerable (de leer entradas) genial tu incursión en el mundo audiovisual y lo mejor de todo ¡¡¡he pillado los chistes de Pertini y su hermano!!!
    Un saludo¡¡¡¡

  5. Quique si es que el telediario da miedo solo ponerlo, el día ya has visto… mejor imposible.

    Pedro que según Pepi la andropausia esa la pasé con los cuarenta, lo que yo tengo ahora se llama primero de tercera edad 😉

    miralarima me he quedado estupefacto, de momento he visitado tu página para leer otras noticias poéticas.

    Ya has visto Mildo, seguro que hasta habéis pasado calor y todo.

    Pablo qué experiencia tan desagradable, ahora que ha pasado lo peor podías contar lo de la gorra, la verdad es que hay demasiada gente muy rara por la calle, tenemos que aprender a sobrevivir en esta puñetera jungla, menos mal que ahora andas rápido.

    Pues nada Mayayo, no he visto ni una rama fuera de su sitio, es más un día primaveral en toda regla; anoche un poco de viento pero nada más. He visto una foto de la sierra esta mañana que ha subido Carlos Velayos en el foro de los paquetes y parecía verano (un poco fresco pero verano) 🙂

    Commedia, pan y circo creo que decían en la época y como aquí se lee mucho a los clásicos, ja, ja 😉

    Canción triste de Hill Street… me gustaba la serie, tan diferente a todas las que nos echaban de comer, Michael Conrad era el sargento Esterhaus, el que terminaba la charla diaria a los policias con la frase “tengan cuidado ahí afuera”, esa serie si que es un clásico (televisivo) 🙂

  6. Hay que distraer al personal. Cuando no es el fútbol es una “tormenta perfecta” (qué triste final el de Clooney y Cía.).

    Recuerdo cómo se llamaba el capitán (Furillo) pero no cómo se llamaba el sargento. De lo que sí me acuerdo es del final que le dieron los guionistas a su personaje en la serie. :-O

    Después de tantos años, sigo corriendo contra el viento.

  7. Insensato! Arriesgarse a salir al aire libre en un dia asi. Y a correr por un parque arbolado, nada menos! No ha escuchado usted a nuestro ministro, sacrificando su descanso semanal para prevenirnos ante el acontecimiento?

    En fin, creo que esta sociedad quizá fuerza un poco lo de la “aversión al riesgo” o el consideranos incapaces de tomar decisiones por uno mismo (sic)

    Por mi lado, mañana me iré a trotar por la Sierra, espero poder contarlo a la vuelta…

  8. Viernes noche. Voy a tender unos calcetines y empieza a llover. Ultranoche: salgo a correr con el chubasquero, deja de llover y me arrebata, como a ti, la “subida de calor interior”.

    Pero peor que correr en un bosque animado gallego bajo la tormenta perfecta es correr por el asfalto de Madrid, qué le pasa a la gente los viernes por la noche en la gran ciudad: gente que se burla con gestos o comentarios del corredor solitario; conductores que quieren atropellarle saltándose los semáforos y recriminándole con gestos agresivos su lentitud; y finalmente uno al que éste finalmente se encara y que al cabo, sigilosamente, sale corriendo detrás del corredor sin que el mismo se dé cuenta: lo peor es que intenta partirle la cara que el corredor logra poner a salvo gracias a su gorra y a su movimiento de cintura y a que finalmente sale de allí por piernas, para qué os tengo.

  9. Bah, un poco de aire y de agua. Nada que interrumpa una feliz competición en Rivas.
    ¡Cagënlaaaaa!

  10. Una Tormenta Perfecta,
    pero sin Clooney, el galán,
    va a darnos tela de guerra
    como muestra el Meteosat.

    Guarden todos las sombrillas
    y sujeten bien los toldos,
    eviten cualquier salida
    y encájense bien los gorros,
    traguen si pueden saliva,
    eviten montar en moto…
    desde el gobierno te avisan:
    no vayas a hacer el tonto.

    El sábado y el domingo
    no serán días de campo
    pero piensa en positivo
    que no todo será malo:
    puedes volar la cometa
    (si no te vuela ella a ti),
    puedes secar tu melena
    con sólo sacar así
    un poquito tu cabeza,
    puedes ya ponerle fin
    a todo lo que deseas
    con sacarlo así a la calle…
    y lo verás mientras vuela
    (mas no es muy recomendable
    que lo hagas con tu suegra),

    El ciclón se llama Xynthia,
    un nombre que a mí me suena
    a esa profesión bíblica
    que María Magdalena
    practicó toda su vida.
    Pero lo que a mí me arredra
    no es el nombre que reciba,
    es Fernández de la Vega,
    afirmando convencida
    que se han tomado medidas
    y se ha previsto la alerta.

    “¡Cierra bien las puertas, niña!
    ¡Atranca bien las ventanas!
    ¡Prepara los salvavidas
    y ten a mano la barca!
    Porque si el gobierno afirma
    que estamos bien preparados
    yo me siento atormentado…
    ¡Sin pecado concebida.
    El fin del mundo ha llegado!”

  11. ¡Esos calores andropáusicos! o será la astenia invernal, seguro que se te pasa todo cuando vayas a ver a W.

    En cuanto a los vientos, a ver si nos ayudan el domingo a subir esas cuestecitas en la media de Latina, para correr un poquito más deprisa que el otro día, jejeje.

    Cuídate, UN ABRAZO
    Pedro.

  12. Hola Santi, menuda bronca me he llevado yo viendo el telediario de los Cojones…perdón!.

    Pues no van y dicen que no hagamos deporte al aire libre…mi mujer se lo ha tomado al pie de la letra y casi me encierra en el trastero…veremos mañana como se presenta el día, pero yo tengo intención de salir por el reti.

    Saludos
    Quique

  13. Eso dicen Teco, pero ya se sabe que las tormentas perfectas van por dónde quieren, son unas caprichosas; además, si no generan alarma social, los tabloides locales se quedarían sin poder decir “esta tormenta es mía” 🙂

    Buen fin de semana y “ten cuidado ahí fuera”.

  14. jajaja. Pero eso es en la cornisa cantábrica, yo creía que no nos iba a afectar 😦

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: