Santi Palillo

memento homo

In Correrías on 20 marzo, 2010 at 21:07

Para festejar el día del padre, un día difícil de celebrar cuando dos tercios de tus hijos han volado del nido y tu padre hace siglos que cumplió con aquél versículo del Genésis que poco más o menos venía a decir “quia pulvis es, et in pulverem revertis”, no tuve otro remedio que recurrir a Pepi y a la menor, no de edad sino en la escala familiar, que al fin y a la postre también es hija.

Para postre el arroz con leche que cocinó Pepi para celebrar el día del padre, del suyo se entiende porque a mí me conoció en la calle, y por aquello de que donde comen dos comen tres si ninguno de ellos tiene mucha hambre, en el reparto culinario de la festividad me tocaba una ración de aquella delicia, igual que de los platos precedentes porque no solo de postre vive el hombre.

La niña ha salido más práctica “papá para celebrar tu día en vez de un regalo que se que no te gustan saldremos a correr juntos”, yo hubiera preferido que me invitase al cine por aquello de mi apatía deportiva, pero para una vez que me lo propone no cupo el rechazo en mi corazón.

“No se te ocurra machacar a la niña o te quedas sin postre” me advirtió la maternal cocinera, no hacía falta el aviso porque no estoy para machacar a nadie y la niña sabe defenderse sola, de todas formas lo que sea con tal de no quedarme sin  arroz con leche.

Una vez en el parque hemos empezado a correr, no me ha pedido consejo pero yo se los he dado que para eso era el día del padre y tenía bula “coge aire por la nariz y suéltalo por la boca”, “papá por favor ¿por dónde quieres que lo suelte?, “bracea, bracea”, “papá pareces el del chiqui chiqui”, ahí es cuando he preferido acabar la conversación con un socorrido  “mira que bonitos están los árboles”.

Además, debido a una hipoacusia pasajera, espero que realmente sea pasajera porque a estas alturas no me interesa formar parte del escalafón militar, no entendía bien lo que me respondía y de no mediar el sentido común aquello podía degenerar en el típico desencuentro padre – hija que salen juntos a correr de uvas a peras.

Ha sido poco más de media hora y pare usted de contar, pero nos hemos levantado temprano y hecho todo lo que se supone debe hacer un corredor de provecho, es decir mirar por la ventana antes de salir, resoplar, salir, resoplar, correr, resoplar, estirar, resoplar y desayunar.

No negaré que me ha gustado la experiencia, treinta y cuatro minutos de convivencia es más de lo que esperaba y pudiera servir como punto de partida de algo más consistente, aunque cuando vuelva del otro lado del charco seguramente habrá olvidado que me ha dicho “papá desde hoy voy a salir tres veces por semana”, aunque lo mismo estaba hablando de otro tipo de salidas, con la hipoacusia no puedo estar seguro.

Desde la semana que viene toca escribir sin tildes ni signos especiales, de todas formas me llevo las zapas para poder contar mis historias americanas.

Antes de marchar aprovecho para felicitar a los padres y a todos los Pepes y Pepas que en el mundo son, ¡ahí va, que se me ha olvidado felicitar a Pepi!, ¿a que todavía me quedo sin postre?.

Anuncios
  1. jajaja, qué genial.
    Disfruta, y, cuéntanos, cuéntanos cómo se corre por allá.
    Besos y cuídese.

  2. Bueno pues aqui estamos despues de un largo pero nada azaroso viaje, excepto que Pepi estaba en una lista de la policia y por poco la meten en Sing Sing 🙂

    La nina mayor se ha estirado un poco mas que su hermana y me regalado unas entradas para el Atlanta Hawks contra los Lakers, aunque soy gasoliano espero que ganemos, o sea los de aqui.

    Las zapas ya me estan preguntando que si salimos o que, que impacientes, luego por la tarde las sacare un poco de paseo.

    Sergio cuando saques los billetes de avion pasate por la web embassy de los estates (pagina de la ESTA) para pedir permiso de entrada, vale para 24 meses, del resto hablaremos que empiezo a ser experto en esto de la cosa aeroportuaria de los estates 😉

    Bueno me largo de tiendings a un mall de esos grandotes a ver como esta la cosa por aqui.

    Abrazos y hasta una proxima conexion!

  3. La desconexión y esa estupenda pista de ceniza te vendrán que ni pintadas para volver con fuerza.

    Disfruta del viaje y nos vemos a la vuelta.

  4. Pues sí que fue un lindo detalle, si.
    Hala, ahora a saltar el charco “again”. Para cuando me toque a mi este verano, ya se a quien preguntar todos los trucos y sutilezas del trayecto. Go, Santi Go!

  5. Fue lista tu hija. A la vista está que fue el mejor regalo.

  6. Qué envidia, a mí me dijeron ¿Abren hoy los centros comerciales?, pues imagínate.

    Hace un par de meses, la peque (10 años), después de una tiradita me propuso: ¡Corres ahora un poco conmigo!, fueron 15 minutos inolvidables, babeando como un abuelete, pero disfrutando como nunca. Otras veces las había engañado, pero que te pidan que salgas a correr con ellas, te llena dQTC.

    Muy bueno lo del chiqui chiqui

    UN ABRAZO,
    Pedro

  7. Hola Santi, pues yo creo que te han hecho un bonito regalo…disfrutar de tu hija zapateando el retiro es algo chulo, chulo….

    Seguro que te llevaste la mejor porción de arroz con leche…te lo has ganado.

    Buen viaje a las americas y ya mismo estás con W.

    Un saludo
    Quique

  8. Santi,

    feliz día del padre y disfruta de hija + nieto…

    Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: