Santi Palillo

son diez mil

In Correrías on 2 junio, 2010 at 13:06

Los rigores del calor y la vuelta a casa del hijo pródigo impidieron que cumpliese el plan previsto para el martes, pero no pasa nada, lo que no se hace un martes puede hacerse un miércoles, es una suerte que las semanas tengan siete días.

De modo que esta mañana temprano he subido al Retiro, no hacía nada de calor, incluso al entrar al parque he notado de repente su frescor primaveral , ideal para hacer un poco de ejercicio sin exponerse a hipotensiones ortostáticas.

La única forma de ponerme las pilas ha sido seguir el circuito de cinco, si tiro por cualquier otra parte me distraigo con una mosca y no estoy a lo que hay que estar; el circuito es circunspección, implica tener referencias de tiempos y distancias conocidas y al final siempre acabo corriendo más de la cuenta.

Sin embargo mi objetivo era sencillo: correr un diez mil sin distracciones, aunque me ha costado lo mío al final lo he conseguido y he acabado contento; diez mil quizás sea la  distancia más popular, en la que casi todos nos estrenamos, una prueba de fuego para saber si este deporte te conviene; la Tapia de mañana o la próxima caótica, por hablar de las inmediatas, también tienen diez mil metros.

Al terminar me he cruzado con un grupo de chavales a punto de iniciar visita a la Feria del Libro, el gracioso de la clase se ha puesto a correr a mi lado haciéndome burla, le he retado con un cavernícola “a ver cuanto me aguantas… (en los puntos suspensivos poned lo que queráis pero no seáis muy duros)” a la vez que alargaba la zancada para perderle cuanto antes de vista, entonces su profesor le ha llamado al orden poniendo punto final a la fiesta.

De todas maneras, anécdotas juveniles aparte, pobres profesores todo el santo día lidiando con alborotados adolescentes rebosantes de hormonas, hoy no he necesitado ninguna excusa para correr, lo tenía todo a mi favor.

Como también lo tuve el domingo pasado y podéis comprobar en el siguiente y representativo flin.

Anuncios
  1. En los próximos no pondré música enlatada porque cada vez que lo hago me llaman la atención por los copyrights, como he dicho antes a ver si aprendo a silbar en plan películas del Oeste 🙂

    Teco tendrías que venirte algún día con nosotros, son sesiones netamente caóticas pero también trabajadas.

    Tienes razón Ardilla, miraré lo del color del texto, no se ve bien, a ver si me deja elegir otro.

    La Tapia es transportarte a un lugar fantástico para correr pero a solo 10 minutos de casa, te la recomiendo.

  2. Santi gracias por enseñarnos la famosa tapia a todos aquellos que no tenemos la suerte de conocerla y poder disfrutar de sus correcaminos,que no sois pocos.
    PD.Las letras escribelas en otro color que no sea el blanco para poder leer bien,perdona y saludos,José.

  3. ¡Qué bonito!
    La música, un pelín alta, en la primera parte se oye más que los comentarios.
    La puerta, me suena 😉
    La señal de salida peatones está graciosa.
    Los corredores, entregados, les veo con tendencia caótica total , que se vengan a la próxima.
    Y el señor Paco, con un paso alegre y juvenil que da gusto verle.
    Buen equipo, sí señor.

  4. Carlos una auténtica gozada esas salidas, estrés cero.

    A ver si estás confundiendo a Canillas conmigo, ja, ja, yo le veo fino como siempre, sin embargo yo…

    Paco ya me ha escrito youtube para decirme que la primavera tiene dueño, a este paso vamos a tener que silbar la música de los flines 🙂

    Canillas si es que en cuanto ha dejado de dolerte el tobillo te aceleras; el mariano en otoño/invierno está bastante mejor que con tiempo seco.

    Ns vemos esta tarde, ayer a las 19:00 teníamos 27º así que nos podemos preparar para resistir el calor, habrá que comerse unas anchoas antes de ir.

  5. Si es que me pierde la cocina, Carlos, qué se le va a hacer, pero hoy he pasado por el esquilador y algo he adelgazado, jeje.

    Hiciste bien en no salir ayer por la tarde, ¡Ozú, qué calor!, volví a la CdC, a ver si encontraba ese camino (“mariano” o “marianos”). Me gustó mucho el otro día, y lo encontré. Fuí un poco más deprisa, pero no en demasía.

    Al final vacié la fuente del M.P. tapiero, sequito estaba y vuelta a casa.

    Nos vemos mañana,

    UN ABRAZO,
    Pedro

  6. Se formó un grupo de lujo, todos ellos amantes de la naturaleza, más que del crono.

  7. Sin desmerecer ese diez mil, me quedo con la salida casacampera. Toda una gozada por lo que veo.

    Por cierto, y entre tú y yo, Mr. Canillas ha cogido algo de peso, ¿no?. Ayyysss…, esas trufas…

    Un abrazo. 😉

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: