Santi Palillo

el puente

In Correrías on 8 diciembre, 2010 at 18:37

Tras la blanca experiencia dominical sobre la nieve ayer por la tarde volvimos a tomar tierra, muy mojada por cierto aunque no nos cayó ni una triste gota durante la sesión, como si hubiésemos firmado un pacto previo con la naturaleza.

A cambio de vencer la pereza del puente disfrutamos de un terreno inmejorable para correr, blando, bueno para las articulaciones, una temperatura perfecta, aire puro o algo parecido, buenas vistas… lo único que quedaba era salir pitando.

A fe que lo hicimos, desde el primer momento noto que voy más alegre de lo habitual – será la dieta que he empezado -, me duele el talón pero se que pasados unos minutos desaparecerá – el dolor, si lo hiciera el talón me vería en un aprieto – y es justo lo que ocurre.

La primera parte la hacemos por asfalto para evitar tener que subir por zonas embarradas, en el ambiente se respira una tranquilidad increíble; en pequeños grupos, entre charla y zapatilla, vamos subiendo hacia el Bosque dónde se hará lo que toque… rectas o algo que sea rápido.

Archivo otoñal palillero

Una vez en el Bosque se desvela el misterio, toca un cuatro mil; unos se deciden por eso y salen zumbando, otros nos decidimos por lo mismo pero con menos prisa; sin embargo a medida que vamos avanzando el grupo inicia una progresión casi imperceptible que – por fuerza – acaba en carrera desbocada.

Esta vez aguanto el tirón, me siento con ganas y sobre la marcha me digo que otro día haré AM; los últimos metros casi no se ve un pimiento, entre la velocidad, la oscuridad del pinar y los negros nubarrones es como correr por un túnel; a falta de siete pinos – o diez, es lo de menos – noto que he llegado a mis límites, aflojo y me dejo llevar.

La vuelta la hacemos todos juntos, de vez en cuando pequeños arreones como jugando “venga, hasta el puente” y de nuevo vuelta a la calma, una sesión perfecta, quizás de las que más he disfrutado en lo que va de año; pienso volver cuanto antes a la AM porque a ella (y a su inventor, Don Paco)  le debo estar como estoy y seguir disfrutando con todo esto.

El bar del Cagigal estaba cerrado así que nos fuimos al Santa Fe, enterito para nosotros, un bar al final de la calle que me ha gustado mucho; Gema nos invitó por su cumpleaños y eso que éramos una buena tropa, ¡felicidades Gema! y gracias por la invitación… si me pilla la semana pasada…

Anuncios
  1. Yo participaré llevando mi nueva especialidad: el strudel de manzana, ¡me sale de cine!

  2. Pues no lo desperdicies en casa y llévatelo, que si lo juntamos con unas trufas, no sé quién correrá.

  3. Pedro, habrá que calentar un poco, sobre todo, si hace frío.

    Creo que tengo un calvados de mi paso por Normandía que pone en forma al más friolero, ja, ja. 🙂

  4. Mientras no nos haga correr como hicimos en la última mientras os esperábamos, porque si no, nos encierran seguro, jeje.

  5. ¡Ay Mildo, por unos segundos me sentí niño de nuevo! 🙂

    Pedro, no se si al final vendrá pero dice Paco que él controla así que sin problemas; mejórate y el domingo nos marcamos un AM caótico.

    Gitanetower, la verdad es que llorar no, ni siquiera por Marta, pero mentiría si no dijera que me apena mucho la posibilidad de que sea cierto; espero – como símbolo que es para muchos, sobre todo gente joven – que no tenga los pies de barro 😦

  6. España llora por Marta… y Vd.??

  7. Pues desde aquí, en el dique seco, que el doc le de un beso a la cumpleañera de mi parte, recordándola que para el domingo nos vendría dpm como guía.

    Para qué vas a volver a los AMs, si parece que los entrenos te van poniendo muy bien.

    UN ABRAZO,
    Pedro

  8. y vaya arreón que pegaste hasta el puente rojo.
    ¡que se sepa!

    Máquinóoooon!!!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: