Santi Palillo

supermartes

In Correrías on 16 diciembre, 2010 at 00:21

Ozú, se me acumula la faena como a los políticos los problemas.

El martes el Cagigal nos sorprendió con una huelga a lo controlador, es decir sin avisar; la cancela de entrada estaba cerrada con cadena y candado al más puro estilo del año del catapún y un primoroso cartelito avisando que no se garantizaba el servicio.

Menos mal que la temperatura exterior acompañaba, yo suelo ir cambiado desde casa pero la mayoría tuvo que transformarse en el coche con lo incómodo que debe ser; vale, Superman lo hacía en una cabina de teléfonos (de las de antes) o en un callejón – según le pillara el guión – en menos de medio segundo, en un utilitario de los nuestros quisiera yo haberle visto para comprobar si los superpoderes servían para algo.

Además estrenamos la nueva pasarela, la han inaugurado antes de terminarla como si las elecciones fueran este mes y no en mayo que es cuando toca; la verdad es que tiene buena pinta la pasarela, de momento no se balancea como la anterior y están adecentando el entorno que falta hacía.

Mientras quitaban la pasarela vieja nos caían lagrimones, no por la pena del adiós sino porque aquello contaminaba el aire con un olor muy raro, hubo que taparse la nariz y largarse de allí aunque solo fuera por precaución; con el futuro de las pensiones en juego tanto (pre)jubilado junto es una tentación para los que mandan.

Nada más cruzar al otro lado, o sea de la nueva pasarela, formamos dos grupos naturales; acabábamos de oír decir a Alfredo “hoy vamos a darle” y sin esperar a saber que es lo que le iban a dar ni a quién decidimos irnos con la música a otra parte, por si acaso.

Decidimos subir el Garabitas por el lado bonito ¡ya era hora!, estaba un poco cansado de esos caminos estrechos, zigzagueantes y embarrados que tanto dificultan la conversación; unos arrearon de lo lindo y otros nos lo tomamos con más calma, en tiempo la diferencia debió ser pequeña pero nosotros llegamos tan panchos y con los problemas del mundo medio resueltos.

Una vuelta por el perímetro del Bosque antes de bajar por el camino del puente colorao que ese si que me gusta: el suelo de tierra firme a la par que blandito, bueno para las articulaciones, cuesta abajo, ofrece buenas vistas y se presta a los progresivos; sin embargo bajé en plan AM que era lo que tenía previsto, no era cuestión de saltarse el plan a la torera.

Debido a la huelga, al candado y al cartelito no pudimos pasar a la cafetería, como el sol se había puesto y hacia frío no era cuestión de quedarse de charleta, así que por primera vez en no se cuanto tiempo no hubo merendola, cada mochuelo a su olivo.

Yo casi lo prefiero porque desde que estoy a dieta cuantas menos tentaciones tenga que vencer mucho mejor, veo comida por todas partes pero controlo mi otrora desenfrenado apetito con más facilidad de la prevista, incluso he empezado a perder peso.

A ver si en unos meses las camisetas empiezan a no apretarme tanto como a Clark Kent la suya.

 

Solo le falta la P

Anuncios
  1. Paco, lo mismo me hago una camiseta (talla XL) con la S y la P en plan Superman 🙂

    Canillas, cuidado con las Navidades; cuídate bien la rodilla y después vuelve con nosotros… pero todo el rato hasta que te recuperes 😉

  2. Tú te los quitas y yo los pienso coger, voy a parar como mínimo un par de semanas; y, encima, con las Navidades aquí encima, qué peligro.

    UN ABRAZO, SPS
    Pedro

  3. Si antes se imponían las PSPs, ahora está en pleno auge la SPS (Santi Palillo Supermán). 🙂

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: