Santi Palillo

jubilación y ortografía

In Correrías on 17 diciembre, 2010 at 17:33

A ver que hago en adelante, con la última revisión de ortografía de la RAE mi Dry Manager se ha convertido en dry mánayer – mi procesador de textos aún no se ha enterado y lo subraya en rojo – y además debo escribirlo en minúsculas, no va a ser más que el rey, el papa o el sursum corda.

El libro de la revisión debe ser interesante pero gran parte del interés lo doy por perdido debido a su precio, a 39,90 euros el ejemplar bien puedo esperar a que salga una edición de bolsillo – lo tiene difícil con sus 746 páginas – e irme enterando de los cambios por la prensa que para estas cosas es tan mirada como desastrosa.

Ayer mismo me quedé cuajao oyendo decir a un periodista “el supuesto desaparecedor” para referirse a una persona que supuestamente ha hecho desaparecer a otra antes de ahorcarse; eufemismos de tercera, ahora a morir asesinado lo llaman desaparecer; el desaparecedor que lo desaparezca buen desaparecedor será.

Por tanto me siento libre para decir, sin faltar a las reglas ortográficas, que ayer tarde hacía un frío de cojones – nuevamente el procesador subraya el término – debido a lo cual me puse dos mallas, una corta y otra larga por encima, porque con ciertas cosas no se juega y menos a partir del medio siglo.

Gélidamente reunidos al otro lado de la M-30 empezamos a correr todos juntos para dividirnos en dos grupos en cuanto empezaron las dificultades, las orográficas se entiende, y la velocidad de crucero se adivinaba insostenible.

Me gustó mucho el recorrido de ayer, más o menos el de siempre pero con variaciones; también me gustó el ritmo AM que se impuso desde el inicio, como dice Paco hay que seguir ciertos ciclos para no caer en las sobrecargas y lesiones; así a un ciclo fuerte debe seguirle uno tranquilo y en esas estaremos hasta que cambiemos de ciclo, como la Tierra que ciclos sabe un huevo (esta la subrayo yo porque sí).

Volviendo al tema ortográfico no me gusta nada lo de dry mánayer – quizás dry debería escribirlo como suena pero llamar como suena a mi mánayer sería demasiado para él – así que lo escribiré como siempre pero en letras pequeñas para que no destaque demasiado; lo siento jefe, tendremos que adaptarnos.

Poco a poco nos iremos enterando y asumiendo los cambios, supongo que en los colegios – esperemos que también en las universidades – los adoptarán de inmediato, pero a los abuelos del plan del 58 nos costará un poco más por tenerlo grabado a fuego lento en el mapa genético, un poco de disidencia no hará mal a nadie; de todas formas (todos) los gobiernos – en minúsculas, que se jodan – harán lo posible por quitarnos (literalmente) de en medio cuanto antes, ni el pacto de Toledo – que risa Mª Luisa – nos protegerá.

Yo intentaré darles por saco manteniéndome en forma hasta el último suspiro y cobrando pensión (cuando me toque) hasta que las ranas críen pelo; este sábado tengo QDADA en la Casa de Campo con foristas de carreras populares punto com, una horita  tranquila seguida de bebercio y comercio para equilibrar la balanza de pagos; debido a la dieta el acto alimenticio será para mí meramente testimonial, además coincide que esa noche tengo cena de empresa y de esa no se como librarme; pecaré y me relajaré por unas horas, las penas con pan – y vino – dicen que son menos.

El domingo – si no trasnocho que no creo que lo haga – volveré temprano al terreno de juego dónde cualquier exceso del día anterior será convenientemente pasado por las zapas.

Anuncios
  1. Me alegra que te haya gustado Lolo Chus… y bienvenido.

    Guille, drai puede pero mánayer es seguro 😦

  2. Sería drai manaller, ¿no?

  3. Que artículo más divertido, Santi. Muy bueno.

    Saludos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: