Santi Palillo

vida nueva

In Correrías on 4 enero, 2011 at 00:42

Empezando bien el año (foto Paco Garabitas)

Con los cambios de año se renuevan arrepentimientos por el tiempo perdido y se hace propósito de enmienda, sin saber que lo nuestro – como la jodienda – no tiene enmienda.

Así que el 1º de enero me presenté a la cita garabitera con la que se empieza a preparar la siguiente san silvestre, más gente de lo que cabría imaginar para un rodaje que empezamos en grupo y despacito y acabamos tan atomizados como desbocados; no pude obtener reportaje gráfico propio así que os remito a los vídeos del doctor Garabitas para que os hagáis una idea.

Vídeo UNO / Vídeo DOS

El día 2 alumbró una Tapia extra, en lugar de correr por la Casa de Campo nos citamos a tan solo legua y media de Madrid dónde existe un lugar, a medio camino entre lo rural y lo urbano, entre el pasado y el futuro, en el que todavía puede escucharse el repicar de unas campanas llamando a los fieles a la misa dominical.

No puedo imaginar que semejante derroche campanero se repita con cada hora del día y de la noche sin volver tarumbas perdidos a los habitantes del entorno; por muy bucólicas que parezcan una semana de campanas al vuelo podría acabar con la paciencia y la salud del más templado.

Aunque a lo mejor el revuelo de la mañana haya sido para dar la bienvenida a los tapieros que hasta allí nos habíamos acercado para disfrutar de una tapia sin igual correteando por el verde monte que rodea el lugar.

Como prueba de lo que digo mucho mejor ver un flin, aviso que es largo pero es que la mañana dio para eso y más; como puede verse en la imagen el jeque Al Garabí incluso se llevó su harén de carreras, ventajas de tener muchos petrodólares.

Como podéis ver he empezado el año con energía, de ahí esos post gastronómicos que – de seguir en el mismo plan – van a arruinar mi dieta, la pobre tiene que hacer milagros para resistir tanto ataque festivo.

Anuncios
  1. Claro, a base de petrodólares… ja, ja.

    Canillas estaban de coordinados que no veas; el monte de El Pardo es perfecto para correr, es el mismo ecosistema de la Casa de Campo y hasta tiene tapia propia 🙂

    Una caótica allí estaría que ni pintada.

  2. A dos manos con el Jamón, sois únicos.

    Pues tiene buena pinta para que un desorganizador organice una caótica.

    UN ABRAZO,
    Pedro

  3. ¡Buena mañana se pegó el morito!, ja, ja. 🙂

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: