Santi Palillo

paquetolandia

In Correrías on 17 enero, 2011 at 13:19

Foto GrandPa(lillo)

Como me temía el sábado no me levanté ni de buenas ni de malas, simplemente no me levanté, o sea con ganas de salir porque levantarme, lo que se dice levantarme, me levanté; con W en casa no hay alternativa, cuando él se despierta tú te levantas y buscas refuerzos.

“Bueno, no pasa nada” me dije a mi mismo porque no tenía a alguien más a mano “mañana sales con el Canillas”, esto me lo dije porque Pedro me había propuesto durante el día acompañarle a dar un par de vueltas por el Retiro.

Por allí andaban los Paquetes haciendo de las suyas desde las ocho y pico de la mañana, creo que se tomaron un primer desayuno antes de empezar porque son muy suyos; Pedro y yo quedamos una hora después con intención de coincidir con ellos por el circuito y terminar todos a la misma hora para el segundo desayuno.

Por mi parte no caté ni el primero ni el segundo; el primero porque a esas horas me he acostumbrado a  correr en ayunas, el segundo porque según terminase tenía que volver volando a casa para llevar a W a Burrolandia sin tiempo para mucho más.

A las primeras de cambio nos encontramos con hasta tres grupos de paquetes, nos entretenemos dando vueltas al enorme alcorque de un árbol hasta que llega nuestro grupo, el tercero, cuya velocidad de crucero – aparentemente – coincidía con nuestros intereses.

A pesar de llamarse Paquetes y de estar Pedro en recuperación rotuliana uno no termina de fiarse del todo así que me preparé para cualquier cosa “Santi tú cierra esa boquita de piñón que Dios te ha dado y dedícate a correr no sea que la cosa se complique”, estaba equivocado, al final no hizo falta apelar a la épica porque el grupo se comportó como estaba previsto.

Once kilómetros después el rotuliano de Pedro y yo terminamos nuestra sesión dominical, en realidad yo un poco más por lo de ir y volver corriendo; la vuelta – ya con los burros dándome coces en la cabeza – la hago a muy buen trote por las prisas y porque es cuesta abajo que eso ayuda.

A las once y pico llegábamos a Burrolandia, aquello estaba petao, de burros y de gente, en algunos casos no había diferencias palpables; un lugar recomendable para ir con niños, hacerles fotos con los animales, tomar un poco el sol y volver a casa a tiempo de deglutir lo que la providencia tenga previsto para ese día; de paso comentar que fui fieramente atacado por la pareja de gansos que ilustra la entrada, menos mal que corren menos que yo.

En nuestro caso incluso me dio tiempo a cocinar un arroz con leche que – aunque esté feo que yo lo diga – me ha quedado de la leche; férreamente controlado por Pepi en las distancias cortas me he estrenado en este tipo de arroz y ha sido un bautizo muy celebrado, debo reconocer que estaba buenísimo, en casos así ni dieta ni leches.

Por la tarde el dolor de las narices ha mutado en dolor de los mismísimos, he tenido que ponerme hielo, una crema y tomar ibuprofeno porque durante horas he visto las estrellas, sin poder olvidarme de que tengo un pie a la virulé. Consultado con el doctor la cosa puede ir tomando forma de tendinitis del tibial posterior aunque por lo que veo en su blog quizás sea otra cosa, yo me inclino por fascitis o aquiles pero… de momento esta tarde me compro unas zapas nuevas no sea una amortiguación deficiente la causa material de todos mis males.

W se ha marchado esta mañana, le echaremos de menos excepto a las horas de dormir 😉

Anuncios
  1. Ya viste Paco como me fustigaba el aquiles de las narices, a ver si o meto en cintura.

    Mildo no pude quedarme a desayunar pero he oído hablar muy bien de los bocatas de panceta como regeneradores.

    Aunque ayer los Garrapatas no le fueron a la zaga con su merienda, además de lo de siempre ¡callos a la madrileña!.

  2. De los desayunos que se marcan (y que te habrás pegado) ¿no dices nada por vergüenza torera? porque son de agarrarse y no caerse.

  3. Pues allí nos veremos y espero que controlemos Aquiles, Rotulianos y Venerables, que ultimamente con la Media de Santa Pola se están pasando en la distancia.

  4. Lo mismo digo Lander, con lo bien entrenados que estáis os vais a comer Sevilla con patatas; y si, hay que ir más al cine 😉

    No lo quería decir Pedro pero ya que lo mencionas, ja, ja, lo de los burros digo.

    A W le encanta el arroz con leche, mientras se lo zampa acompaña el gesto con continuos ¡mmmmmmmmmms!, el día menos pensado te llevo un poco para que lo pruebes.

    A ver si nos vemos esta tarde, me he comprado zapas nuevas y espero que me moleste menos, porque si es otra cosa… ¡toco madera!.

  5. Menuda mañana de burros que te metiste, ya nos contarás más cosas de los cercanos a mi curro, a los otros ya los conozco.

    Se pondría las botas el señor W. con el arroz, porque la foto del otro día mostraba un placer ante un plato de arroz con leche, como te haya salido como el strudell…….. ¡Habrá que probarlo!

    Mañana parece que hay conjunción astral y me pasaré para hacer un AM como mandan los cánones, digo como el Doc manda. Si te deja el aquiles, fascitis, tibial o lo que sea, montamos una pareja de cojo……..nudos lisiaos.

    UN ABRAZO,
    Pedro

  6. Un placer como siempre coincidir una miaja con vos. En el segundo desayuno los bocadillos de panceta de la cafetería retiro estaban buenisimos. A ver si la próxima los pruebas. Espero que te mejores de esas molestias. Algunos ya sabes, con muchas ganas volver a ir al cine.
    Un saludo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: