Santi Palillo

paso a paso

In Andadurías on 13 febrero, 2011 at 21:11

Casa de Campo (by Palillo)

Al final hubo caminata en vez de carrera y Casa de Campo en lugar de sierra, cuando uno hace planes poco consistentes puede ocurrir cualquier cosa; como el sábado, fui incapaz de levantarme temprano y lo mandé todo a paseo menos a mí mismo que hubiera sido lo suyo.

Esta mañana queríamos ir a caminar por los montes de El Pardo pero la coincidencia con la media de Fuencarral no lo aconsejaba; he corrido esa media un par de veces, una para ver si era tan dura como decían y la otra oficialmente, entre ambas una semana de diferencia; cuando empezaba era así de bruto.

Recordando lo mal que lo pasé la última vez que caminamos por la Casa de Campo decido utilizar las zapas de correr dando descanso a las botas, ha sido peor el remedio que la enfermedad ya que he vuelto a casa cojeando por culpa del aquiles.

Todo iba más o menos bien hasta que a falta de unos veinte minutos para terminar ha empezado a enviarme mensajitos claros; no se si ha sido la bajada, la subida o el llano, esta vez el calcetín ha podido demostrar su inocencia.

El caso es que hemos andado lo nuestro antes de recalar en la cafetería del Cagigal a desayunar, por el camino nos íbamos encontrando gente conocida, unos a pie, otros en bicicleta, aunque la mayoría debían estar en la media.

Unos a pie y otros a hélice (by Palillo)

Seguimos probando material y sensaciones, en el primer aspecto hemos pretendido estrenar los bastones pero o están estropeados o necesitamos un cursillo porque no ha habido manera, no hemos podido apoyarnos en ellos y han ido plegados en la mochila; donde esté mi bastón rústico de cerezo…

En cuanto a las sensaciones vemos que todavía nos falta un mundo para echarnos al monte, quien dice al monte dice al camino, pero tenemos tiempo para ir puliendo defectos y mejorar la experiencia.

Como primera medida subiremos el Montgó a mediados de semana si no se pone el tiempo fatal que parece es lo que toca, sin olvidar que tengo que mantener la carrera porque el domingo se celebra la Clandestina; semana de botas, zapas y pies descalzos porque también daremos buenos paseos por la orilla del mar, baños de arena, sal y agua fría para tendones guerreros.

De momento a ver si don Aquiles acepta un pacto básico de no agresión y me concede una tregua para subir mañana al parque a echarme unas carreritas aunque sea bajo la lluvia; o se comporta o le meto una ración de ibuprofenos para que se entere de lo que vale un peine.

 

Anuncios
  1. Misterio aclarado Pedro, yo también aspiro a ser algún día VA (incluso me conformo con ser A), a ver si los pies me dejan 🙂

    Lo de hacer el camino corriendo… no es mala idea, medio maratón diario por quince días… mi aquiles me destierra de Ítaca seguro, ja, ja.

  2. Está claro que, o tienes que andar más días de los que corres o te haces el camino corriendo, jeje.

    Mandao hecho: a Angela la invitaron a correr, cuando empezaba, con un grupo de gente que se adaptaba al ritmo que ella tenía. Resultó que fué con un grupo de corredores bastante experimentado. Al día siguiente, cuando lo comentó en el foro puso que había corrido con unos “Venerables Ancianos”, sin ningún ánimo de ofender a nadie; pero resulta que al foro accedía uno de esos corredores (casualmente también entra mucho por aquí, jeje), y parece que protestó un poquito por lo de “Ancianos”, así que se quedó con el término de “Venerables”.

    UN ABRAZO,
    Disfruta de esa maratón

    Pedro.

  3. Gracias Yonhey, hoy he estrenado unas plantillas pero no se, no se…

  4. Vaya imagen te han puesto Pepi, ja, ja

  5. Cuidate y cuida esos pies, y que tengas suerte en la clandestina.
    Salu2

  6. O aprendemos o lo tenemos crudo, ja, ja, ya verás como sí y no pasa nada; más que dificultad lo que tenéis es más vergüenza; 1722 hectáreas y miles de árboles para hacerlo y no encontrabas el sitio 🙂

    Prepárate que ahora toca ascender el Montgó, recuerda aquella primera vez, o sea la primera ascensión, lo mal que lo pasamos, sobre todo yo y mira ahora.

  7. Mas bien sería de lo que vale un empeine ;-))

    Espero que a parte de pulir calzados y demás enseres, aprendamos a caminar juntos que yo creo que ya va siendo hora.
    Y reconoce publicamente que las mujeres tenemos más dificultad para mear en cualquier sitio. Yo no puedo hacerlo contra la “tapia”. Habrá algunas mujeres corredoras que tengan algún truco, pues que me lo digan.

    Bonita mañana y fresca se me helaron los mofletes. Jornada no muy dura, el comandante en jefe no me exigió mucho y pude acabar bien y sin agujetas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: