Santi Palillo

Wanted for my GPS!

In Habladurías on 27 marzo, 2011 at 17:33

 

Llegué empapado de correr, me quité las zapas y los calcetines antes de entrar, fui al cuarto, dejé el papelito con mis datos personales y el GPS encima de la mesilla y directo a la ducha.

Fue la última vez que le vi, han pasado más de 24 horas, le he buscado afanosamente por toda la casa, en la basura, en el diaper (donde se ponen los pañales usados), en los armarios, dentro de los zapatos, en los cajones, entre los libros, en la maleta, en el lavavajillas, en el horno, en el baúl de los juguetes, en las cestas de la ropa sucia, en el sótano… y no aparece.

No estoy preocupado por el GPS – el tipo sabe idiomas, sabe dónde está en cada momento, sabe la hora, las distancias, las calorías, los puntos cardinales,… – sino por mí, ¿sera un síntoma de algo?, ¿cómo es posible que no recuerde nada más?, con lo metódico que soy estas cosas no deberían pasarme.

Dicen los padres de W que a lo major lo ha cogido él y lo ha metido en cualquier parte, le hemos hecho un exhaustivo interrogatorio bilingüe pero no hay manera; le he puesto una trampa, he dejado otro cronómetro que tengo en el mismo sitio y con el rabillo del ojo le estoy vigilando, a la que de un paso en falso…

Ayer también perdí la funda de felpa de la cámara de video (es muy pequeña) y estuve buscándola por todas partes hasta que se me ocurrió registrarle y la tenía el muy canalla en el bolsillo del vaquero, o sea que tengo poderosas razones para sospechar de él.

Mientras tanto seguiré los consejos recibidos de dejar de buscar y esperar pacientemente a que aparezca cuando y dónde menos lo esperemos; saldré a correr a pelo como he estado haciendo los últimos meses cuando pensaba que nunca volvería a funcionar (el GPS) aunque luego se recuperó milagrosamente, usaré el “rato” como medida básica de tiempo y distancia.

Pero si lo véis decidle que le echo de menos y que promete llevarle más despacito la próxima vez, gracias.

No lo he dicho pero ofrezco recompensa.

Anuncios
  1. Es posible Maier pero dos testigos me vieron entrar en la escena del crimen con él puesto y diciendo ¡mamma mía lo rápido que he corrido hoy! 😉

    Cani no había pensado en esa posibilidad, es otra estrategia, le ofreceré arroz con leche extra de azúcar, ja, ja.

    Pepi he mirado en el jardín y tampoco, pero no quiero comprarme otro, solo quiero unas zapas nuevas, bueno y unas buenas mallas tampoco estaría mal 🙂

    Me voy por un cuchillo… ¡Clarkoooo… ven bonito….!

  2. Solo os queda mirar en el jardin, quizás alguna ardilla se lo ha llevado a su husband para que mire su velocidad de saltar de árbol a árbol,je,je,

    Pobre W mira que echarle la culpa, es presunto todavía. No será que el abuelo no se acuerda de donde lo dejó.

    Es buena excusa para comprar otro ya que este habia dejado de funcionar….. ummmm que sospechoso!!!!

    Ya sabes te compras las zapas, unas mallas americanas y un GPS de última generación, ya que ha cambiado el eje de la tierra.

    Le habéis mirado la tripa al perro?

    Kissssses

  3. Una recompensa es la que tienes que darle a W. si lo encuentra.

    Ya verás como aparece, y dejas de sufrir.

    ¡No sé que haríamos sin esos aparatos! ni ¡cómo corríamos antes sin ellos!

    UN ABRAZO,
    Pedro.

    PD.: y cómprate las zapas

  4. SANTI no sera cosa de la edad? o que nos colocan trampas en casa?….. te lo digo, porque a mi me suelen pasar cosas asi….

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: