Santi Palillo

huevos fritos

In Correrías on 10 abril, 2011 at 22:29

Como muestra un botón (foto by Palillo)

Al final todo llega y mi paréntesis vital, abierto hace un mes allende los mares, se cerraba hoy con mi vuelta a la Casa de Campo.

Mientras buscaba sitio para aparcar pude ver el gran ambiente que reinaba en los alrededores del Cagigal, día grande con los Paquetes tramando su salida hasta la Caja Mágica como paso previo al posterior gastroduelo a base de huevos fritos, patatas y beicon, en su línea los Garabitas tan bulliciosos como siempre.

En el ambiente se notaba que la próxima semana será de bajada, muchos de los presentes participarán en el que, según parece, será el último MAPOMA ya que desde 2012 se integra en el circuito Rock’n Roll de una empresa norteamericana, la alegría por terminar con las largas semanas de preparación invernal y enfrentarse al día clave flotaba en el ambiente.

Muy celebrada mi bajada de peso lo cual me genera moral extra para varios días, esta mañana he dado 86,5 en la báscula pero ya me ha dicho el doctor que de momento no me preocupe, tras contarle mi secreto dietético lo da por bueno, además me encuentro fuerte y muy activo.

Iba dispuesto a hacer un AM con los Pacos, Lucas también entra en el grupo, y eso es justo lo que he hecho; subiendo el Garabitas se me iban solas las piernas y es que correr sin el equivalente a una mochila llena de piedras es un alivio importante.

La subida posterior al Depósito me ha costado algo más pero he aguantado el tirón detrás de Paco Jota que está tan fuerte como siempre, he llegado a la puerta de Somosaguas sin aire en los pulmones y con las piernas pidiendo clemencia pero he llegado.

Desde allí la sesión ha sido más suave con los típicos arreones para hacerla más divertida y no perder chispa, hemos ido por un circuito totalmente campero con buenas cuestas y bonitos paisajes, la Casa de Campo estaba de dulce, verde como nunca hasta el punto de que no recordaba haber corrido tanto tiempo por hierba.

Terreno ideal, mi Aquiles parece que ha agradecido también las NB 1080 aunque al final, vengo de hacer tiradas de 10 kms y hoy hemos superado los 14, me dolían un poco los pies, afortunadamente era debido al cansancio porque fue llegar a la pasarela y olvidarme de ellos.

En el Cagigal ya estaban los Paquetes enfrascados con su gastroduelo, se me iban los ojos desde mi triste tostada con mermelada dietética hasta esos platos rebosantes de grasa, proteínas, colesterol y calorías o a los callos aportados por Canillas, me senté lo más lejos que pude porque solo el olor que desprendían tales manjares era una tentación imponente, que mal lo he pasado hasta que la tostada ha hecho su benéfico efecto.

A la hora de irnos eché de menos las gafas de sol, menos mal que no tuve que recurrir a San Cucufato, alguien las encontró en los lavabos y las entregó en caja; lo que me preocupa es la reiteración, ¿será por la edad, por la pérdida de peso, por todo junto?, voy a tener que poner más atención no sea que un día pierda algo importante.

Pues ya estamos aquí, la regularización corporal parece que se va produciendo poco a poco aunque anoche no conseguía pillar el sueño; espero que esta noche el cansancio me ayude a conciliar el descanso por la vía rápida, de momento me voy a cenar con la debida frugalidad no se me vaya a echar la hora encima.

Anuncios
  1. Es que Santi, según lo leía y haciendo alusión al tema, me lo pusiste de “eggs”. 😉

  2. Mira que eres Paco, al final lo has hecho y me he puesto colorao 🙂

    Míster y eso que no los puedes oler, de buena gana me hubiera pedido una ración para mí pero hay cosas que no pueden ser 😦

  3. Me se han puesto los dientes largos. Esta tarde meteré 2 ó 3 kilometritos más y luego me aprieto un plato de esos p’a cenar.

  4. Yo se de uno que mañana en la cafetería va a tratar de imitar de viva voz este relato de Santi con acento porteño, como aquel correo de la p..a nieve. 🙂 🙂

  5. De seguir así un día el hígado dirá “aquí estoy”…

    Lo mismo digo, tengo que bajar de 80 y solo entonces me plantearé mi penúltimo maratón 😉

    Mi cabeza es un caos pero no puedo cambiarla, tendré que ponerme las pilas.

  6. Y porque uno se rajó, sino caen 3 o 4 platos de huevos. Yo al médico de cabecera no iría, mejor al psiquiatra, antes de algunas carreras son antológicas las porras que se meten algunos.

    Un piaccere reencontrarte, aunque tengas que pasar dos veces para ser visto.

    Un Abrazo,
    Pedro

    ¡QUÉ CABEZA LA TUYA!

  7. Dos platos se zamparon los duelistas Mildo, pero antes se hicieron 20 kms de carrera; la que dijo 3 estaba de broma, está tan delgada que no se ni como se pudo comer 1, incluso se dejó las patatas.

  8. Lo de los amigos “paquetes” me empieza a preocupar. Creo que lo del correr no es que caiga a un segundo plano, sino que carece totalmente de importancia. Lo que importa son los huevos.

    ¿Realmente se llegaron a comer dos y tres platos de huevos con patatas? ¿Más los callos?

    ¿Lo saben sus médicos de cabecera?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: