Santi Palillo

jamón, jamón

In Correrías on 13 abril, 2011 at 09:26

Abanico de participacionesdeboda.es

“En la subidita cada uno con su abanico” aconsejó el pediátrico galeno antes de iniciar la ascensión al cerro Garabitas por la antigua carretera de la Universidad, hoy reconvertida en una bonita senda de zahorra merced a los euros del PlanE y al esperado cierre de la Casa de Campo al tráfico rodado.

Como buen devoto iba dispuesto a ascender en grupo pero si el padre prior da libertad de culto y uno se encuentra católico no queda otra que santiguarse y rezar como un converso antes de apretar el paso, vamos quiero decir que derrapé y tiré para adelante con decisión, “arriba nos vemos”.

La notable reducción de masa y volumen ha tenido repercusión inmediata en mis engranajes, como me cuesta menos subir lo hago con más velocidad y alegría y en consecuencia se me acaban antes las fuerzas, así que regulé poniéndome objetivos parciales para no agotarme a las primeras de cambio.

Percibo exclamaciones de sorpresa al sobrepasar al grupo intermedio, iba con intención de quedarme con ellos y terminar juntos la subida pero al escucharles no tuve más remedio que seguir al mismo ritmo, a esas alturas no era cuestión de quedarse a medias, a lo hecho pecho.

El caso es que me sentí bien, recuperando sensaciones olvidadas que vuelven para recordarme los tiempos en que veía esto del correr con ojos menos relajados que los de ahora; sin duda de las dos maneras de ver nuestro deporte me quedo con la actual, lo que no quita para darme un homenaje de higos a peras.

El resto de la sesión lo hice en perfecta simbiosis AM con los Pacos, a ver como incluyo a Lucas en el nombre, podría ser los Pacas o los Lucos, seguidos de cerca por los alfredos que nos daban pasaditas continuas aquí y allá como si de carpinteros cepillando una barandilla se tratase.

Ya en el Cagigal Canillas me invitaba a un Aquarius, no sabía que pedirme; un descafeiando con este calor no me apetecía, la cerveza a palo seco me coloca, mejor un reconstituyente; lo malo es que Vero nos puso como tapa un generoso bocatín de jamón serrano partido por la mitad, tuve que tirar de voluntad suprema para hacerme el sueco, un poco más y entro en místico trance.

Olido en historiasconhistoria.es

Después llegaron los demás Garrapatas y la fuerza de voluntad necesaria para refrenar mis impulsos gástricos ascendió a categoría titánica, Paco Jota no hacía más que pasarme por el morro platos repletos de jamón, de queso… el aroma que desprendían estuvo a punto de doblegarme pero a cabezón me ganan pocos.

Entonces Paco G sacó un papel del bolsillo, se puso las gafas de leer y pidiendo silencio a la concurrencia inició la lectura en voz alta y con acento porteño de mi último post, el de los huevos fritos; no sabía donde meterme, los aplausos del final creo que me engordaron más que cien bocatas de calamares, espero que no se me suba la fama a la cabeza.

Mañana me hacen una ecografía del aquiles, tenía hora hace un mes pero tuve que posponerla por el viaje; espero que el diagnóstico sea benevolente.

Anuncios
  1. Hay que estar a las duras y a las maduras, con las cuestas y con el jamón

  2. Desde el puente a la fuente, Santi se fue scopetao, mientras Los Palucos se quedaban mirando a lo lejos la silueta americana y azulona.

    ¡Si es que no teníamos que comer tanto! 🙂

  3. Anda come y no me adelgaces mas que este verano no voy a poder seguirte por las bajuras costeras.

  4. Los Palucos, otro nombre más.

    En cuanto a la eco, mientras no te digan que estás embarazao (por lo del peso que vas a coger), todo irá bien. Lo que tienes que hacer es aumentar la ingesta de “Callos”, ricos en mucopolisacáridos siendo adecuados para fortalecer y recuperar las articulaciones.

    Nos vemos,
    Pedro

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: