Santi Palillo

liarse la manta a la cabeza

In Correrías on 30 abril, 2011 at 19:20

Después de no se cuanto tiempo, mucho para mi gusto, por fin he vuelto a correr por el Retiro; acostumbrado a la asilvestrada Casa de Campo casi había olvidado las bondades del más bonito, para mi gusto, parque de Madrid.

Comparada con el pasado reciente la subida de la puta cuesta ha sido coser y cantar, antes de darme cuenta había terminado el 800 que me eleva hasta la plaza del Niño Jesús y cruzaba por la puerta del mismo nombre sintiendo de inmediato la humedad del parque.

Como iba con tiempo suficiente paro a estirar, siempre me ha gustado estirar suavemente unos minutos al poco de estar corriendo; también utilizo la parada para la descarga nerviosa, a partir de ese momento estoy listo para afrontar lo que venga.

A medio paseo de Fernán Núñez veo llegar la silueta inconfundible de Fernando, viene muy abrigado como siempre y se sorprende al verme “joder Santi, no te había reconocido, si no llega a ser por tu forma de correr paso de largo”; empezar así la mañana es estupendo, que se note la bajada de peso da mucha moral.

Esperamos un poco por si aparece su mujer pero ha debido quedarse dormida, así que enseguida empezamos las dos vueltas pactadas al circuito de tres mil, él ya llevaba una anterior por su cuenta, “Fer, el primer tres mil tranquilos para calentar y en el segundo ya le damos un poco mas”, al final hemos tardado exactamente lo mismo en cambos pero al ritmo del segundo.

Durante la vuelta a casa vamos hablando, él tiene previsto volver a correr un maratón y a mi me está entrando el gusanillo – siempre que consiga bajar de 80 kilos, es una condición que me autoimpuse al acabar el de Chicago 2008 – así que hemos empezado a soñar y elucubrar cual nos gustaría más, en el horizonte aparecen varios pero ya lo decidiremos en su momento (1).

Nos despedimos hasta la hora del aperitivo en que nos veremos con las respectivas y yo continuo otro kilómetro más hasta casa, como es de bajada me lanzo a tumba abierta por el asfalto (apenas subían coches) alcanzando velocidades siderales, si me llego a tropezar con lo que sea acabo en urgencias.

La vuelta al Retiro me ha encantado, está precioso pero no he podido disfrutarlo como a mi me gusta así que voy a preparar la cámara y el trípode y me marcaré una salida fotográfica aprovechando la entrada del mes de las flores.


(1) Acabando el aperitivo hemos decidido intentar este pedazo de plan, dependerá sobre todo si nos admiten o no – al menos en los dos primeros – y de la salud, claro está: Maratón de Londres (2012), Boston (2013), Berlín (2014) y Tokio (2015), ya metidos en harina entre medias alguno nacional; conste que yo solo he bebido una cerveza sin alcohol. De conseguirlo lograríamos los cinco majors, los dos de la derecha de la foto ya los tenemos, y después me retiraría definitivamente del maratón si este no me retira a mi antes.

Anuncios
  1. Pepi con lo que te gusta viajar y conocer maratones nuevos 🙂

  2. y yo con estos pelos….. de punta se me ponen de punta.

    Otra vez vuelve a las andadas…… como sacarle otra vez el gusanillo que lleva dentro.

    O me pongo en forma ó me funde ;-))

  3. ¿Se dice así, no Paco? clases pasivas, aunque yo prefiera las perifrásticas porque dan más rodeos 🙂

  4. ¡A la clase pasiva! Me parto, ja, ja, ja. 🙂 🙂

  5. Pedro en moto estaría chupado 🙂

    ¿Esperar a una primitiva? mejor pasar a la acción, los de Londres y Berlín son asequibles en cuanto a gasto gracias a los vuelos baratos, a EE.UU. voy cada dos por tres y de paso que visito a la familia y Tokio… espero que mi hijo viva allí para entonces y el alojamiento me salga por la patilla aunque tenga que dormir encima de una estera, ja, ja… el japonés sería mi despedida definitiva del maratón porque es el año en el que pasaré a clase pasiva y tendré que empezar a cuidarme 😉

  6. ¡LA OSTIA, TÚ!

    Mañana hablamos sobre cómo bajar de 40′ en Aranjuez, juas, juas. A ti te ha sentado de maravilla perder esos kilos.

    ¡Qué envidia!, lo mismo si me toca la primitiva …..

    UN ABRAZO,
    Pedro

  7. Para mí que la cerveza o las croquetas de marisco llevaban alucinógenos 🙂 ¿como habré podido comprometerme con ese planazo?.

    La verdad es que iremos por orden y ya veremos lo que pasa a lo largo de los años, ahora mismo me está entrando una “temblaera que pa qué” 😉

  8. ¡Pedazo subidón ha tenido la bajada de peso!

    ¡Échense a temblar! 🙂

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: