Santi Palillo

byob

In Correrías on 4 junio, 2011 at 19:48

Si pinchas te llevo (by Palillo)

Anoche fuimos a celebrar el cumpleaños de la primogénita a un restaurante bangladesí, entre mi dominio del inglés y los nombres tan raros de la comida reconozco que pedí por instinto “a mi póngame de eso que parece una paella”.

W prefirió pedirse unas lentejas – picantes – que en Bangladesh las llaman “halim”, para mojar utilizó “naan narkele” una especie de pan de coco que estaba buenísimo; el dueño del local se puso tan contento de verle comer con las manos al estilo tradicional bangladesí que le colmó de atenciones, obsequiándole con un postre riquísimo que W me dejó probar por aquello de ser su abuelo, si no llega a ser por eso se lo quito y me lo como yo entero.

Otra curiosidad del restaurante es que practica el “byob” (bring your own beverage); no tiene licencia de venta de bebidas alcohólicas por ser musulmán pero permite traer la bebida de casa, la guardan en la nevera (en nuestro caso llevamos cervezas) y te la van sirviendo durante la cena; lo único malo es tener que saber a priori que te apetecerá tomar y acordarte de llevarlo; a mi me ha impresonado esta costumbre, hay que ver lo que se aprende viajando.

A quién no termino de entender es a mi GPS, esta vez no lo he perdido sino que se le ha debido acabar la cuerda; anteayer tarde mientras se recargaba se apagó y no encuentro la forma de resucitarlo, ni con hard reset ni con nada vuelve en sí, estoy por arrearle un martillazo en la cocorota para que deje de tomarme el pelo y por si acaso ya estoy mirando precios en el Amazonas que debe ser un río con mucho tráfico comercial porque todo el mundo compra allí.

Para colmo no he traído el Casio Phys de toda la vida así que esta mañana he ido los casi 7 kilómetros hasta Tucker sin saber el ritmo o pace como se dice localmente, la distancia sí la sabía porque conozco de memoria los puntos kilométricos del recorrido, pero no me gusta ir tan al pairo

De repente recordé que en mi teléfono llevo instalado el programa SportTracker que en Madrid no ha funcionado nunca, lo he puesto en marcha… et voila!, se ve que los satélites norteamericanos funcionan mejor que los nuestros; al llegar he podido acceder a un montón de datos y ahora tengo entretenimiento asegurado intentando volcarlos al ordenador; desde luego la altitud no la pilla bien porque dice que estamos a 900 metros y apenas pasamos de los 300, por lo demás creo que funciona correctamente.

Al final no me llamaron los vecinos que me ofrecieron una salida en  bicicleta, a ver si luego les pregunto porque he visto un montón de ciclistas y muy pocos corredores; esta mañana he salido de nuevo a las 7 y ya estábamos a 24º C con 80% de humedad, empiezo a acostumbrarme a estas temperaturas, el tiempo cada vez se parece más al de Hemeroscopeion en agosto, como salgas a correr más tarde de las 8 lo llevas claro.

Anuncios
  1. Probaré a ver que pasa, de todas formas lo estoy dando por definitivamente perdido (nunca se sabe, se ha repuesto varias veces milagrosamente).

    No veas como controlan la bebida en el restaurante ese… 😉

    Pasadlo bien en la playa.

  2. El otro día mi hija le dejo a su primo (1 year) un aparatejo de esos raros que llevaba sin funcionar la retaila y ¡vualá! empezó a funcionar. Prueba con W.

    Y si dices que has llevado un Vega Sicilia en vez de las cervezas, cómo lo resuelven?

    A las 8:00, unos 10-12º, como unos marqueses por la CdC, UN LUJO

    UN ABRAZO,
    Pedro

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: