Santi Palillo

running catch

In Correrías on 22 junio, 2011 at 19:45

Mi mejor foto (foto by Palillo)

Me despierto a las 5, la fisiología no entiende de horarios o conveniencias pero podría tener más consideración, que son las cinco, leche.

Tengo puesto el despertador para las 6:30 así que dejo pasar el tiempo sin hacer nada en un duerme vela que tiene más de vela que de dormir; cuando por fin llega la hora me entran las dudas, ¿salgo o qué?, total por un día…

A mi derecha Palillo, corre corre que te pillo.

En el rincón opuesto Doña Pereza, feroz luchadora de larga tradición, el único pecado capital que a veces se atreve a meterse con Santi Palillo si nos olvidamos de la ira, a esa no la controla así como así.

A su derecha la Lluvia, molesta, húmeda, empapadora, desmoralizante.

A su izquierda su peor enemigo, el temible Otro Yo.

Sale Palillo de su rincón dispuesto a todo, coge a Doña Pereza por las orejas y la sacude con violencia contra el suelo, hoy no debe tener muchas ganas de pelea porque se rinde a las primeras de cambio.

Doña Pereza le da el relevo a Lluvia pero esta no tiene mucho que hacer frente a un Palillo pletórico tras darle su merecido a la pecadora capitalina; Palillo se cala hasta las cejas su gorra tapiera, deja las gafas de sol en el alfeizar de la ventana y le suelta a la cara “conmigo no puedes, no ves que soy medio gallego”, otra que rueda por la lona.

Por fin sale su otro yo, aquí el combate es más igualado aunque el alter ego se siente algo cohibido tras ver como ha doblegado con facilidad a sus dos primeras contrincantes; “quédate en la cama, calamar” le provoca de primeras pero Palillo aparta de un golpe los malos pensamientos y se dispone a levantar victorioso los brazos.

En esas vuelve a oír a sus espaldas la temida frase “abuelo ¿dónde vas?”, “niño vete a la cama que son las siete menos cuarto”, pero que si quieres arroz, con este no puede, es un luchador formidable e implacable, no hay abuelo que pueda con él por muy Palillo que sea.

En esas aparece Pepi la abuela indomable para hacerse cargo de la situación en un periquete inmovilizando al intruso “vete que ya me quedo yo con él”, antes de terminar la frase ya me estaba mojando camino de Tucker, diez kilómetros después de forma repentina cesaba de llover, de nuevo relució el sol y bajo sus rayos recorrí los dos últimos del día.

Creo que ha sido el día que más rápido he corrido desde que empecé la segunda parte del master internacional, la alegría por la lluvia y una temperatura soportable ha sido tal que me ha dado alas.

El que de seguir así con el tiempo se convertirá en un luchador fantástico es Jacob, a la prueba fotográfica me remito,

Anuncios
  1. A pasarlo bien Emil, cuando estemos por allí te llamaré para compartir salidas ¡tranquilitas eh!.

  2. ¡Que guapetón! y que michelines luce sin complejos, jajaja. El domingo me voy a la costa durante unos días, cuando pase por delante de tu casa me acordaré de vosotros y del new boy. Saludos y bien viaje de regreso.

  3. Duerme como un campeón Paco, ya te lo presentaré cuando visiten Madrid 🙂
    Canillas no soy de ninguna parte y me siento de todas a la vez; este año me quedo sin mi noche favorita del año, la de San Juan, si se nos ocurre hacer una hoguera nos tiran a la ídem 😉

  4. y las sardinas…. y ¿saltar la hoguera?, ¿cómo lo vas a hacer?

  5. Si hace sol, eres sevillano, si llueve, medio gallego, jaja.

    Gran entrada, si señor, y muy buena foto

    UN ABRAZO,
    Pedro

  6. Que gracia tiene la postura que adopta para dormir el amigo Jacob. Está el tío rebosando salud por todo el costado, ja ja. 🙂

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: