Santi Palillo

el azud del río

In Andadurías on 28 julio, 2011 at 18:13

Señalética de la Vía Verde del Serpis (foto by Palillo)

El domingo salí a correr, como era el quinto día seguido planifiqué una salida tranquila y corta para estirar las piernas pero, entre unas cosas y otras, acabó siendo tranquila y no tan corta, buena en cualquier caso.

El lunes como era mi santo me tomé ciertas libertades, todas ellas lúdicas por supuesto, como pasar más tiempo en la playa, echar un partido de volley playa con los amigos, darme un bañito recuperador, tomar una ración de escombros en el bar regadas con un par de cañas, disfrutar de una comida rica rica seguida de siesta reparadora… ¡uf!, acabé molido, sobre todo de la espalda porque también echamos una guerra de caballos en el agua y de tanto subirme gente a los hombros acabé doblao.

Haga lo que haga el resto de la semana estará bien hecho porque aquella misma tarde descubrí un error de planificación: en vez del 15 de agosto tengo que empezar la preparación el 22, a estas alturas ganar una semana de plazo da mucho juego.

También he preparado las bicis para hacer alguna salida ciclista que ya estoy echando de menos, a ver si Pepi se anima y nos vamos de excursión porque la zona se presta a paseos tranquilos entre naranjos y olivos; hay una ruta ciclista de unos 30 kms que va de Hemeroscopeion a Jávea rodeando el Montgó por Jesús Pobre, lo bueno es que la vuelta puede hacerse en barco costeando por el cabo de San Antonio y admirando su reserva marina.

Vamos que actividades hay por un tubo, lo que falta es tiempo para hacerlas todas y fuerza para resistirlas, pero haremos un esfuerzo ya que, como suele decirse, “no todo va a ser correr”.

La salida del martes fue muy tranquila y de poca distancia, la justa para recuperarnos de un cocido madrileño al que nos invitaron unos amigos en plena canícula;dos días con sus noches he tardado en digerir el exceso alimenticio pero que me quiten lo bailao.

El miércoles el dolor de espalda era tan grande que ni el remordimiento me convenció para salir a dar una vuelta, tras pasar una noche de perros estuve toda la tarde medio tumbado y fuera de juego; afortunadamente hoy me he levantado bastante mejorado, tanto que nos hemos ido en grupo a repetir la excursión de la Vía Verde del Rio Serpis, andando eso sí.

El río Serpis (foto by Palillo)

En el puente de la fábrica de luz hemos repuesto energía a base de bocatas, agua y fruta fresca; a continuación me he bañado en un azud del río junto a la antigua fábrica, hoy en ruinas; el agua bajaba con fuerza y bastante fría pero me ha sentado de maravilla, las piernas querían más pero había que volver.

O sea había que volver a tiempo para disfrutar de un rico menú del día a la orilla del mar, otro placer terrenal que nos reservaba este jueves y es que, a falta de tapias, hay que buscar alternativas viables.

Dentro de un rato las pagaré todas juntas, sea como sea tengo que reunir el valor suficiente para calzarme las zapatillas y darle un poco al talón puntera; como quiero salir a la misma hora en que lo harán los tapieros solo me quedan 30 minutos de dudas.

Anuncios
  1. Gracias Paco, la verdad es que me estoy cuidando a base de bien aunque cuestas ni una de momento 🙂

  2. Santi, espero que tu familiar, el neurocirujano, no se pase por aquí.
    Ayer, lo hubieras pasado bien, subiendo y bajando a ritmos alegres.

    Cuídate. 😉

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: