Santi Palillo

abre y cierra paréntesis

In Correrías on 21 agosto, 2011 at 19:36

Preliminares (foto by Palillo)

Tras un breve pero recuperador paréntesis de tres días he vuelto a la carga con fuerzas renovadas, no era conveniente seguir corriendo con dolor en el talón así que no quedaba más remedio que ser prudente y parar.

Lo malo es que cuando no corro me alimento como si lo hubiera hecho, vamos que el apetito no se ha visto afectado por el parón biológico y ha seguido desbocado, a lo suyo; por si fuera poco estos días me he encargado de las comidas, rodeado de tentaciones el peligro de caer en ellas aumenta.

He seguido alargando el nuevo circuito como si fuera el dobladillo de un pantalón, tengo que buscarle todas las vueltas posibles porque antes de volver a la gran ciudad quiero probar con un largo y necesito amplios horizontes a ser posible a salvo de esos congéneres indolentes que conducen con el brazo gitano colgando por la ventanilla y la música lolailo a todo trapo.

A reposar (foto by Palillo)

El caso es que quiero probar para ver como responde el cuerpo al esfuerzo, como ayer  que completé 15.150 metros bajo un sol implacable y eso que salí temprano; la distancia fue mi homenaje particular a la carrera de Siete Aguas que se celebraba por la noche.

Me he encontrado bien, el talón no ha dicho ni pío, solo un poco al principio pero enseguida se ha encerrado en sí mismo; he seguido un ritmo bastante regular y en completo silencio tendinoso, como llama el doctor Garabitas a correr sin molestias.

No me he cruzado apenas corredores, salirse del circuito habitual es volver de inmediato a la soledad del corredor de fondo, así que no he tenido ocasión de seguir probando los saludos más que con una pareja de ciclistas veraniegos que me lo han devuelto incluso antes de terminar el mío.

Producto terminado (foto by Palillo)

En vista del buen estado actual que parece presentar mi anatomía hoy me he dedicado a la vida contemplativa, nada de madrugar, playa, comida en restaurante por exigencias del guión y resto de la tarde en un cine; en cuanto a mis progresos con el arroz estoy que lo tiro, ayer experimenté con un “arrós negre de calamarsó” alcanzando gran éxito de crítica y público, dejo fotos del proceso.

Anuncios
  1. Por Dios, que pare ya…… que solo falta el arroz rosa. bueno pensandolo mejor ha faltado con bogavante. Chssss ya estás preparandolo.

    Tengo la tripa llena de granos ;-)) pero he de reconocer que le han salido buenisimos todos. Nada que me quedo en el paro otra vez……..

  2. Canillas, Paco, en cuanto queráis os preparo uno de estos que le he cogido el tranquillo, ja, ja 🙂

    Ayer excursión en bici, la Volta al Montgó, casi 40 kms de caminos rurales y vuelta en barco golondrina desde Jávea, como los millonetis (venidos a menos, claro), prometo crónica y fotos.

    Azul Celeste a tí te consideraba público, para crítica ya tengo a Pepi ;-), ayer tras la excursión terminé con la ración sobrante del arrós negre…

    ¡Ay que esto se acaba!, habrá que volver en septiembre 🙂

  3. Sólo una puntualización: crítica y público (en el caso del arros negre) eran los mismos individuos. Y doy fe de que otorgaron al autor incluso un aplauso.

  4. ¡Que apetito despiertan estos post!

    Santi, por aquí no salimos de los AMs. Nos hemos afiliados a ellos y tan a gusto, aunque ayer, que salimos a las 7,30, nos pegamos horita y media con un par de progresivos.

    Relaja bien los gemelos, que no tiren de todo lo que tienen por debajo. 😉

  5. Pues ni te he leído, sólo me he fijado en las imágenes: ¡Qué buena pinta tiene ese arroz!.

    Ahora nos vas a tener que dar unas clases prácticas culinarias.

    Cuídate ese talón,

    UN ABRAZO,
    Pedro.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: