Santi Palillo

¿qué tal?, ¿de qué?

In Correrías on 4 septiembre, 2011 at 18:45

Uniformado para los relevos tapieros (foto by Garabitas)

Toda una semana sin decir ni pío… cosa rara en mí pero a veces pasa; no es que no tuviera nada que contar, aparte de haber terminado con éxito mi primera semana de preparación siempre hay algo que contar, pero me ha faltado tiempo y sincronización.

Como he dicho esta semana ha sido la primera de las 13 que consta el plan valenciano, yo pensaba que eran 12 pero resulta que había una más; a mí lo del 12+1 me la trae al fresco porque no soy supersticioso, simplemente no me había fijado bien en los detalles.

Con Jasdu y Jota de los Pataliebre (foto by Garabitas)

La 13ª consistía en repartir 70 kilómetros en varias sesiones, yo los he dividido en 6 concediéndome obligado descanso el viernes, con distintos ritmos y distancias; a pesar de encontrarme bien no las tenía todas conmigo, hay que encajar el plan en la vida diaria, madrugar, ahuyentar la pereza… pero al final he podido con ella sin mayor problema.

Calentamiento previo (foto by Garabitas)

Cuando esta mañana al terminar la sesión dominical repasaba cada día de la semana es cuando le he dado más valor a lo conseguido, al no tener abuela tengo que animarme yo mismo; por ejemplo el martes con los Garrapatas, más que una sesión de corredores parecía una partida de bolos con gente cayéndose a cada paso, se ve que el ritmo fue alto en ocasiones.

Depurada técnica de caarrera (foto by Garabitas)

Se puso Alfredo al frente de la tropa y nos marcamos 12 cambios de ritmo bastante fuertes y por todo tipo de terreno, sin desdeñar cuestas arriba o abajo, “pa’bernos matao” en alguno de los arreones, si no que les pregunten a Jaime o a Miguel que se dieron buenos leñazos.

Empezando mi posta (foto by Garabitas)

El sábado quedé con Fernando, nos tocaba un largo entre 17 y 18 Km. y lo cumplimos de maravilla aunque no a rajatabla; en el plan solo ponía carrera larga sin especificar el ritmo, se supone que ante la falta de concreción se hacen a ritmo fácil pero en mi caso salieron por debajo del ritmo maratón, lo mismo tengo que echar el freno.

Una rival metiéndome el testigo por los ojos (foto by Garabitas)

La experiencia de la primera semana ha sido satisfactoria, ya veremos si puedo mantener tan alto el listón a medida que vaya pasando el tiempo y sufra el desgaste asociado a estos planes tan exigentes, en nuestra disciplina deportiva nada garantiza el resultado final, si no que les pregunten a Chema, Iglesias o Villalobos por lo de esta mañana en Daegu; sobre todo que vaya mi enhorabuena para los tres, son un ejemplo.

Anuncios
  1. ¿A la rubia… dónde había una rubia?, ¡’ah, sí, la que me metía el testigo por los ojos! 🙂

    El entrenamiento de cabeza se hace durante; lo siento Pepi, tendrás que aguantarme hasta el 27-N y lo mismo después también, ja, ja.

  2. Eso te pasa por seguir tan cerca a las rubias, je,je.

    Cuando empiezas el entreno de la cabeza o eso se hace a la vez.

    Saluditos

  3. Lo mismo te digo Sensey; efectivamente el maratón es un veneno, pensé que estaba inmunizado pero aquí estoy otra vez metido en harina…

  4. Me dio gran alegria reencontrarnos, en la Tapia. Mucho animo Santi ya sabes que es duro este veneno del Maratón pero al menos este va a ser llanito…

  5. De momento y siguiendo el plan esta semana es más suave que la anterior a excepción del largo que es más exigente; en cuanto a la comida esta semana voy a ser estajanovista, toca moderación en la ingesta 🙂

    Hoy todavía no he podido salir a correr, lo paso a la tarde y asunto “arreglao”, nos vemos mañana con los garrapatas.

  6. Y sin son huevos fritos con paceta y patatas, regado con zumo de cebada, no te quiero contar.

    Paco, me parece que le va a dar una semana, y a la otra un poco más, y si no, al tiempo (así está de fino)

  7. “y ingesta”, que mal suena; pero que bien sienta. 😉

  8. Esta vez Santi nos presenta técnicas de carrera, series de velocidad, entrenos de resistencia y ingesta de nutrientes, los justos.
    En mi humilde opinión, yo haría un entrenamiento cíclico: Una semana le doy y la siguiente, me relajo un poco (no mucho). Aunque me imagino que hará lo que le diga el cuerpo.
    Ya le preguntaré al final de la semana que tal le va; pero como me suelte un ¿De qué? a la gallega, me deja cortaito, ja, ja 🙂

  9. A ver si vas a tener que bajar el tiempo que tienes pensado para el Maratón.

    Las piparras, cojonudas.

    Mañana nos vemos, aunque no corra.

    UN SALUDO,
    Pedro.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: