Santi Palillo

que no caiga sobre nuestras cabezas

In Correrías on 25 septiembre, 2011 at 19:53

foto publicada en elpais.com

Con el título me refiero a ese satélite, dorado e incontrolado, de nombre UARS Upper Atmosphere Research Satellite que ya le podían haber bautizado con un nombre común para evitar situaciones como que  vayas andando, o corriendo según el caso, por la calle y de repente te cayera o cayese semejante armatoste en la cabeza que viene a ser como si te cayese o cayera un punto limpio pendiente de reciclar, o de desviar la chatarra al mercado negro según se tercie.

Entonces te preguntarían los amigos, o los familiares según el caso, “¿pero, qué te ha pasado fulanito, o menganito según el caso?, nada, que iba cruzando la plaza, u otra vía pública depende del caso, y me ha caído encima el UARS, ¿y que porras, o cualquier palabrota gruesa que venga al caso, es eso?”.

Así de acojonados pasamos la mañana del viernes durante la boda del niño, “anda que como dé la casualidad, puñetera en este caso, de que nos caiga encima el cacharro volador lo llevamos claro, u oscuro pongamos por caso”; pero al final tuvimos suerte, buena o mala dependerá de cada caso, porque el satélite además de incontrolado ha sido impuntual, cayendo fuera del horario previsto en un lugar indeterminado del Pacífico según los datos, todo vale en este caso, de la Joint Space Operations Center, en la base de Vandenberg, California.

El caso es que esta mañana, pasado el susto de que me cayera encima el mencionado artefacto con sus seis toneladas de peso y el tamaño de un autobús, microbús en este caso, el único susto posible era pisar una castaña de esas que se esconden bajo las hojas caídas del recién estrenado otoño, aunque hace ya tiempo que está todo perdido de hojas sin que Su Excelencia ordene su retirada, no la suya ya que él piensa gobernar de forma indefinida, sino de las hojas

Me lo ha dicho esta mañana Dragón, sexto en la reciente Madrid – Segovia, con quien me encontré en la puta cuesta, yo subiendo, él bajando, y cuando alguien de su experiencia te dice algo así hay que hacerle caso “Santi ten cuidado con las castañas porque como pises una…”, sudores fríos me han entrado solo de pensarlo; también me ha aconsejado vendarme el pie estos primeros días, pero ese consejo solo podré cumplirlo en adelante; eso mismo me había aconsejado Pepi y se ve que no le faltaba razón como casi siempre – por no decir siempre – en estos casos.

Como decía, pasado el susto del satelitazo me he concentrado en evitar un nuevo castañazo, menos espacial si se quiere pero más probable y, de suceder, tan doloroso y más lloviendo sobre mojado como sería el caso; según iba, o venía según se mire, en la puerta de Alcalá, me he cruzado con algo tan terrenal como una carrera popular, he pensado “espero mirando a que pase alguien conocido y luego sigo con lo mío”, en esas que ha pasado Ardilla “hola/adiós José” y de seguido mi amigo Fernando, con él he llegado hasta la puerta de O’Donnell y allí me he salido del trazado para reencontrarnos en la zona de llegada, ya fuera de peligro porque me llevaba a toda leche.

Entre las cosas buenas del día destacaría el estreno de mis nuevas NB 1080 traídas en avión por la niña de mis ojos desde su tierra adoptiva, ¡qué gustazo de amortiguación!, ¡qué sensación tan placentera!, si no las quemo antes tengo idea de maratonear con ellas en Valencia.

Al final podríamos decir que el percance peroneo-astragalino no ha sido tan grave, toco madera, de momento me he perdido 9 sesiones planificadas, entre 100 y 120 kilómetros que no es para tanto, más o menos la altura orbital del mecano venido a menos cuando estaba en activo, quiero pensar que en los dos meses que faltan podré ponerme al día, siempre que no me caiga el cielo sobre la cabeza.

Anuncios
  1. No me arriesgué Pedro, contratamos un autobús, solo faltaba Paco conduciendo, ja, ja.

    Esta mañana más madera, el tobillo parece recuperado aunque corro con cierto mosqueo por si acaso vuelvo a meterme un leñazo 😦 a mi vuelta hablamos de la tobillera, gracias.

  2. Supongo que todo saldía dpm, pero viendo la desorganización del padre del afortunado, ve tú a saber !!!!!!!!, no los llevarías a ver el acueducto de Segovia?

    Por lo que parece, el tobillo mejora. Si quieres una tobillera cojon……uda (por lo menos, pagué una pasta), dímelo y quedamos a tu vuelta.

    UN ABRAZO,
    Pedro

  3. Más que la cantidad la calidad, esa cuesta pone fino.

    Gracias, uno menos o una más… ¡nunca se sabe!, de momento los que quedamos nos vamos a un nuevo stage en bajura para reponer fuerzas.

  4. Caray, la cantidad de gente que te encuentras subiendo la puñetera cuesta!!!
    Enhorabuena por los esponsales… Y sayonara baby!!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: