Santi Palillo

lenta tormenta

In Correrías on 27 octubre, 2011 at 18:37

Ratón cazado en mascotas.facilisimo.com

En el juego del gato y el ratón que he practicado hoy yo he sido el roedor y la tormenta que, insistente como pocas, me perseguía el malvado minino, pero a pesar de sus felinos esfuerzos no ha logrado pillarme y mira que lo ha intentado.

A primera hora llovía, “pues voy a esperar un rato a ver si escampa”, menudo soy yo para estas cosas; en cuanto he visto unos tímidos rayos del sol asomando entre los nubarrones he aprovechado para salir pitando; me ha dado el tiempo justo para hacer la rutina prevista antes de que comenzase de nuevo a llover.

El objetivo de la sesión era sencillo de cumplir, acumular kilómetros a ritmo suave para recuperar un poco las piernas; últimamente me cuesta cumplir esa parte del plan, cuando no es por una cosa es por otra; hoy, por ejemplo, ha sido para intentar escapar de la lluvia que amenazaba con alcanzarme en cualquier momento.

La cabeza empieza a funcionar de forma autónoma, al empezar le digo lo que quiero hacer y ella se encarga del resto; mientras no ocurra nada que necesite de atención prioritaria me permite ir concentrado en mis cosas, la mayor parte de las cuales no recuerdo al terminar, las que sí suelen acabar convertidas en post si son políticamente correctas (por aquello de ser un blog apto para todos los públicos).

Sin embargo hoy me ha ido dando la matraca todo el rato, que si cuidado con ese charco, que si cuidado en la curva que te la pegas, que mal está el suelo, que peligro, a vueltas con que si va a llover o no… ¡qué pesada!; he tenido que recordarle que debemos entrenar todas las situaciones, que en Valencia puede llover, hacer frío o todo lo contrario, parece que he logrado convencerla y me ha permitido seguir corriendo sin darle más vueltas.

El GPS ha hecho un par de pirulas, en total ha estado 850 metros sin registrar distancia, supongo que el mal tiempo y la abundancia de nubes han provocado un ligero apagón de la señal satelital, o a lo mejor está hasta los mismísimos tracks de tanto tute; menos mal que tengo las distancias interiorizadas… ¡ay!, no hay relax, tiene que ir uno pendiente de todo.

Ha sido llegar a casa y empezar a caer la del pulpo, una gran tormenta que no me ha pillado por los pelos.

Mañana volveré a la carga por tercer día consecutivo, queda un mes exacto hasta el 27-N y no quiero bajar la guardia ni pasarme de rosca, de momento me encuentro fresco aunque reconozco que a veces me cuesta bajar a la arena; esto es absolutamente normal en cualquier preparación maratoniana que se precie, son largas por naturaleza y toca tirar de paciencia, un mes pasa pronto.

Y en cuanto pase vuelta a empezar, a pensar en lo siguiente.

Anuncios
  1. El tobillo parece que no dice ni pío, de todas formas corro tomando todas las precauciones posibles, espero no descuidarme ni un segundo…

    Repasando datos van a ser siete días, ya veremos; recuerdo que preparando Barcelona 2006 con M2 estuve casi dos meses sin descanso, claro que era mucho más joven que ahora.

  2. O sea, un lavapatas sin agua en toda regla, del tobillo todo olvidado, ¿no?

    6 días seguidos, estás como una moto, quién los pillara.

    UN ABRAZO,
    Pedro.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: