Santi Palillo

ciclos biológicos

In Correrías on 9 noviembre, 2011 at 18:04

Rana chiricahuensis capturada en http://www.pima.gov

Tener el trabajo hecho, a primera vista al menos, no es suficiente, de no persistir en el proceso hasta el final corre uno el riesgo de dormirse en los laureles y adiós muy buenas; de momento ni mucho menos está hecho todo el trabajo, quedan tres semanas de sacrificios y no conviene relajarse tan pronto.

Farfullo todo esto después de descansar dos días para que el cuerpo se recuperase bien de los esfuerzos previos que ya van pesando en mi conjunto corpóreo; en esas condiciones, el cuerpo – la carne es débil –  tiende a relajarse y a preferir la buena vida, ajena al sacrificio, algo que hoy día no puedo consentirle.

Por recomendación del doctor, si la experiencia fuera un grado nuestro buen doctor estaría en lo más alto de la escala, hasta que pase el maratón voy a iniciar todas las sesiones pendientes sobre las 9 de la mañana; convendrás conmigo que no es mala hora, ni siquiera tendré que madrugar.

Es una consecuencia de los biorritmos o ritmos biológicos que supongo serán lo mismo o parecido; hechas las consultas pertinentes en la red parece que los tenemos de tres tipos, físicos, emocionales e intelectuales, ¡toma castaña!.

Va de ciclos “el conocimiento de los biorritmos supondría entender que a un periodo de energías negativas le sigue necesariamente otro positivo de recuperación” y parece ser que el truco está en saber aprovechar los positivos para hacer ciertas cosas, como correr un maratón, por centrarnos en el tema.

Los días críticos de los biorritmos físicos son el 11 y el 23 del ciclo, en esos días es mejor estarse quietos, así que aquí me tenéis echando cuentas con los dedos “a ver, si estamos a día 9 y el maratón es el 27 quiere decirse que…”, ni siguiendo el método del japonés Ogino se calcula tanto, pero con tal que no me salga rana…

Sobre las 9 he subido al parque, siendo fiesta local una multitud de corredores se desplazaba arriba y abajo, siendo miércoles muchas series en los planes de cada cual; parecía que hoy todo el mundo tuviera prisa, mientras que yo me sentía lento, pesado, abatido, desganado… hasta que, de repente, quizás contagiado por la animación o la velocidad circundante, me he dejado llevar olvidando las penas.

He comprendido que todavía no es hora de aflojar, vale que hay que ir bajando el pistón para recibir los efectos de la ansiada súper compensación, pero tengo que seguir esforzándome unos días más; los suficientes para pillar un cambio positivo de ciclo en mis biorritmos, procurando que la recarga máxima coincida con el día de autos.

Mañana tocan series largas a umbral, a priori les tengo mucho respeto aunque luego, una vez metido en harina, incluso llego a sentirme a gusto con ellas; si las termino según lo previsto las sensación de tranquilidad será muy beneficiosa para mis biorritmos emocionales.

Anuncios
  1. Eduardo es que soy un “agobiao” con estas cosas, pero sé que no pasa nada por descansar un poco :-). Con los nervios lo tengo peor, pero esta vez les plantaré batalla.

    Gracias y abrazos.

  2. Que por dos días de descanso no te vengan los remordimientos, que ya sabes que en ésto «descansar» es otra forma de «entrenar».

    Tienes el trabajo hecho, así que solo hace falta cuidarse, para que los nervios de las últimas semanas no te traicionen. En fin, qué te voy a contar que no sepas ya.

    Abrazos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: