Santi Palillo

todo a punto

In Correrías on 20 noviembre, 2011 at 16:51

Imagen capturada en libcom.org

A punto de alcanzar el final de un ciclo tras haber superado la décimo segunda semana de las trece que conformaban la preparación, no tan científica como a mí me hubiera gustado pero al menos bien planificada y con los objetivos claros; como no podía ser menos los he escogido procurando cumplir la regla MAREO que años atrás me enseñaron en el ergástulo, es decir que deben ser Medibles, Alcanzables, Retadores, Específicos y Orientados a resultados o a una meta.

Son medibles porque tengo todos los detalles registrados gracias a la tecnología, por eso sé cuantos kilómetros he recorrido, cuando, por dónde, con quién, a qué ritmos, a que horas, con que temperatura… un pequeño océano de datos que desde ya mismo me importan un pimiento, no se que hacer con ellos salvo enviarlos a la papelera digital, lo que cuenta es que he llegado hasta aquí en buenas condiciones.

Alcanzables porque la suma de todo lo anterior indica o hace presumir que será posible lograrlos si bien no estarán exentos de lucha y esfuerzo, imitando a Sir Winston, el del puro, iba a decir sangre, sudor y lágrimas pero me he acojonado un poco y lo he suavizado.

Retadores porque así es como me planteo y afronto este tipo de procesos que te obligan a  correr cuarenta y dos mil ciento noventa y cinco metros del tirón para poder lograrlo; un maratón sin duda constituye todo un desafío personal que trasciende la fuerza física, se necesita disciplina, entusiasmo, confianza, valor y una pizca de sana locura, máxime los que estamos entrando en una edad en la que vivir sin que te duela algo constituye un reto formidable.

Orientar el proceso al resultado es la parte que menos me importa, de modo que me he centrado en la meta; que el resultado termine siendo satisfactorio o lo contrario no va a depender de cuanto tiempo tarde en llegar a ella sino de que cuando, totalmente exhausto, cruce el arco de llegada lo haga con la cabeza alta pensando que ha merecido la pena y pueda sentirme orgulloso de mí mismo, es el tipo de recompensa que busco… aparte de la medalla.

Cavilaba estos pensamientos mañaneros esperando un chaparrón que no terminaba de caer mientras recorría la Casa de Campo en compañía de otros; la persistente lluvia nos ha concedido una tregua seca durante la sesión para que el disfrute fuera mayor;  pronto he dejado de lado ensoñaciones mareantes que me impidieran disfrutar del esplendoroso otoño que nos ha brindado esta mañana de noviembre y el bello paisaje en que se había convertido el camino.

Anuncios
  1. Así es Eduardo, al final es lo que cuenta.

    Eso espero Quique, el domingo tocará luchar hasta el final.

  2. Ya verás como el domingo no habrá ensoñaciones… Vas a conseguir correr un maratonazo en todos lo sentidos!

  3. Si tú lo tienes claro, es lo que cuenta. 😉

  4. Gracias Rosa, menos mal que no ha sido hoy como tocaba de no mediar las elecciones generales, dicen los valencianos que ha caído la mundial durante toda la mañana.

  5. Retadores…..que grande!!! A tope Santi!
    animooo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: