Santi Palillo

querido líder

In Correrías on 28 diciembre, 2011 at 22:25

Mírala, mírala... (foto by Palillo)

Cuando veo las tronchantes imágenes de despedida del Querido Líder no se si llorar y patalear yo también o echarme a reír, ostras que patético todo, parece una copia mala de humor amarillo; pensar que hace nada – 36 años son poco más que nada – nosotros mismos – siendo ahora tan serios y circunspectos – hicimos algo parecido con el nuestro…

La misma duda, llorar o patalear, puede asaltar a nuestro más alto representante institucional cuando compare su famoso presupuesto anual con los de otros altos representantes de países de nuestro entorno natural, algo más cercano que el del Querido Líder que eso es el lejano oriente, ¡qué peinado más cutre lleva su heredero, por dios, qué horror!, deberían llamar a Rupert.

Mientras tanto ayer por la tarde volví a correr con los garrapatas, resultó todo un galimatías de adelantamientos, recortes y reagrupaciones hasta acabar todos juntos subiendo y bajando en fila india por una serpeante senda en la semioscuridad de la tarde que aquello podría haber acabado de cualquier manera, las lomas de no sé quién dijo Lucas que se llamaba el paraje, pero ahora no me acuerdo.

El caso es que entre pitos y flautas nos metimos 9 kilómetros de campo a través que buenos son para fortalecer el coco y las piernas, ambos tan necesarios. Como sigo adelante con el SR – once días – esta tarde he subido al Retiro a cumplir con mi parte del trato, al final han sido 8 kilómetros insustanciales – como marca el libro de estilo – excepto un 3 x 500 por culpa de Quique, ahora lo explico.

A la altura de la puerta de Alcalá me he cruzado con él y su grupo, me ha invitado a irme con ellos pero no he picado, en días como hoy no son buena compañía (por lo rápido que van, no por otra cosa); al poco me encuentro con ellos de nuevo cuando estaban a punto de empezar uno de esos interválicos o como se llamen en los que se alterna un kilómetro rápido con otro más lento; vuelve a invitarme pero pincha en hueso, salgo en dirección contraria y hago un interválico personalizado alternando marchas cada 500 metros, menos da una piedra, no voy a ponerme a llorar ni a patalear como los seguidores del Querido Líder, hoy no tocaba y punto.

A ver como me levanto mañana porque quisiera salir en cuanto haya pasado lo peor del frío de primera hora, si me encuentro animado y hay solecito estaré más de una hora y si no pues algo menos, total el SR me permite todas las licencias poéticas que necesite.

Anuncios
  1. Cuando las vean dentro de 36 años (o 200 porque allí el tiempo tiene otra dimensión) no se lo van a creer; pobrecillos, o lloran o se la juegan.

    Esto del SR parece que funciona pero hay días que me pondría a llorar y patalear 🙂

    Quique, vosotros sois de otra pasta, yo soy corredor urbanícola, a mi la Casa de Campo me parece naturaleza salvaje (incluso a veces veo leones y tigres, ja, ja).

  2. Bendito SR! Por cierto, hoy te has clavado 4,5 km. de pitos y 4,5 km. de flautas corriendoporelcampo a través! Al final de haces de los nuestros…

  3. Por cierto, las imágenes que comentas, son de lo más patético y contradictorio. Cuesta entenderlas.

  4. Santi, cuando vea los resultados a largo plazo, lo mismo intento un 5º día de salida y los otros dos, un TDP. 🙂

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: