Santi Palillo

sobre ruedas

In Correrías on 18 enero, 2012 at 10:57

si, no, si , no...

A este paso – sin referirme con ello a ningún ritmo concreto – me convertiré en noctámbulo, puede parecer un poco exagerado porque solo he salido dos veces seguidas con nocturnidad, pero esto pinta a que en el futuro cercano frecuentaré la noche.

Por razones que no vienen mucho al caso lunes y martes he tenido que salir cuando todos los gatos se vuelven pardos, no es solo la ausencia del sol que tan ricamente nos calienta por la mañana y el frío que deja cuando se acuesta sino la oscuridad reinante, si a mi astigmatismo miópico le añades la negrura de la noche retirense el resultado es que no se ve un pimiento.

Lo que más me ha sorprendido es la cantidad de contribuyentes – si todavía no lo son ya lo serán – que hace deporte a esas horas, creo que incluso más que de día; muchos corredores, algunos ciclistas y una cantidad ingente de patinadores sobre ruedas, sube uno al Retiro buscando la soledad del corredor de fondo y se encuentra con que aquello parece un jubileo.

En cuanto al correr progreso adecuadamente, he sobrepasado el mes de SR y me encuentro razonablemente bien; para celebrarlo anoche me despaché con una margarita, a pesar de la rica terminología de los Paquetes – estoy preparando un diccionario paqueto castellano pero lleva su tiempo – no encontraba un término apropiado para lo que estaba haciendo, que viene a ser una especie de interval, como dicen los que saben, o transiciones lentas rápidas, por lo que me acordé del uso que se da a las margaritas en ciertas ocasiones y aposté por ellas.

Cuando tocaba “sí” corría a toda pastilla, cuando tocaba “no” miraba – en vano, por cierto – para el tendido y así me tiré una hora, atravesando penumbras y cruzándome con las alargadas sombras del gentío que vive la nuit de forma diferente. Esta noche de nuevo tocan servicios mínimos, lo mismo me pongo las gafas, no sea qué.

Anuncios
  1. Si llego a saber lo que ha deparado el partidito, me hubiera ido a recorrer calles. De pena.:(

  2. Fíjate Paco las horas que son, pues salgo ahora para el Retiro, ni un Madrid – Barça puede detener mi compromiso con el SR; claro que como no tengo el plus no podría verlo aunque quisiera, ja, ja,

    Mañana te pregunto por el colirio, de momento saldré sin gafas y que sea lo que tenga que ser.

  3. Pues cuando empecé a correr, mi hora mágica era al anochecer y efectivamente era cuando más gente corría por la ciudad.

    Lo malo, la dureza de las aceras. Lo bueno, cuando hacías alguna carrera, el asfalto te parecía una moqueta.

    Santi, si necesitas un colirio dilatador de pupilas, me lo dices. 🙂

  4. Estoy de la campana de la cocina hasta dónde amargan los frutos de una planta herbácea anual, de la familia de las cucurbitáceas, con tallos blandos, rastreros, vellosos y de dos a tres metros de longitud, hojas pecioladas, pelosas, partidas en lóbulos agudos, flores amarillas, separadas las masculinas de las femeninas, y fruto pulposo, cilíndrico, de seis a doce centímetros de largo y dos a cinco de grueso, amarillo cuando está maduro, y antes verde más o menos claro por la parte exterior, interiormente blanco y con multitud de semillas ovaladas y puntiagudas por uno de sus extremos, chatas y pequeñas, lo que vienen siendo los pepinos 🙂

    Nos vemos mañana, hoy toca correr poco pero a partir de las tantas :-(; no te olvides las cintas.

  5. ¡Qué bueno lo de las margaritas!

    ponte las gafas, no sea que te encuentres a alguien que te quiera…………………………………………………..,lo dejamos ahí.

    Un abracete,
    Pedro

    nos vemos mañana.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: