Santi Palillo

la gravedad

In Correrías on 1 marzo, 2012 at 15:32

Recogidas en ctrlzstudio.com

Por efecto de ella ayer llegué a pensar que me resultaría imposible superar la puta cuesta, no había recorrido siquiera la mitad y ya estaba pidiendo la hora sin poder contrarrestar la fuerte atracción que ejercía la Tierra sobre mi persona.

Como si llevase un saco de patatas, industrial, enorme, de los grandes, sobre la espalda tuve que hacer un gran esfuerzo para no dar media vuelta y buscar otro recorrido menos exigente, menos mal que incluso lo malo se acaba y justo antes de tirar la toalla alcancé la puerta del parque.

Una vez allí dejé el saco de patatas en el suelo y pude reanudar la sesión sin la sensación de no poder con mi alma, ¡qué rato más penoso!, era como uno de esos sueños en que quieres correr porque te persiguen pero no avanzas medio metro.

Al poco volvieron las buenas sensaciones completando una sesión entre Pinto y Valdemoro, a punto de terminar me dije “¿por qué no un mil a todo trapo?”, más que nada para salir de dudas y allá que me fui a toda máquina intentando en todo momento componer gesto de corredor porque estaba el parque muy concurrido y no era cuestión de llamar la atención reptando por el paseo de coches.

Al acabar se me acercó un sonriente corredor “¿tú eres Santi Palillo, no?”, “y tú eres Gacela de… (por el sofocón previo no me salía el lugar)?”; lo cierto es que nos cruzamos el otro día y yo también me había fijado, se trata de Román o Gacela de Vallecas pero íbamos en sentido contrario y no pudo ser; ahora que nos hemos presentado es probable que coincidamos más veces, está preparando Mapoma, o como quiera que se llame ahora el maratón de Madrid, y somos más o menos del mismo estilo por lo que podremos compartir alguna que otra sesión.

Esta tarde a garrapatear, si queremos AM tendremos que darle esquinazo a la pelirroja que se está recuperando fuerte de su maternidad y nos lleva con la lengua fuera.

Anuncios
  1. A mi no me vendría mal una con correas bien fuertes, pero no diré para qué, ja, ja.

  2. Si queréis unas camisas puedo pedir alguna por aquí, jaja.

  3. Santi, dile que lo tuyo ya es crónico; pero que ella también tiene “un gramo de locura” (Dany Kaye) que la activa, como tantas veces ha demostrado. 🙂

  4. Hala que aluvión de comentarios, estamos que lo tiramos 🙂

    Bienvenido Josu, Gacela de las Rosas, gracias por el comentario pero ya sabes que soy del montón.

    Quique el caso es que esta vez casi no puedo con ella, a mi las cuestas… 😦

    Hola Román, seguro que nos vemos más, esta tarde algunos se acordaban de tí y de que venías a las Tapias.

    Cani el recorrido de hoy se las traía como comenta Paco, menudos toboganes a la hora de volver; menos mal que el plan de la pelirroja para hoy era suave que si no…

    Paco, que dice Pepi que si me he vuelto loco o qué, ¿qué le digo?, ja, ja,

  5. Pues la paralela a la vía del tren de esta tarde tampoco tenía desperdicio, ja, ja. Y eso que dijimos que íbamos a llanear. Al llegar al Cagigal, yo acabe mi sesión; pero Santi y Pedro…que lo cuenten. 😉

  6. Otros 10 kms para la buchaca y sin despeinarse, menos mal que la pelirroja nos ha dado tregua.

    Tienes que ir pensando en comprarte un par de zapas más (a estos ritmos las fundes en 3 meses).

    Un saludete,
    paquete.

  7. Pues fingías muy bien. Yo no te vi, tan mal como cuentas.
    Seguro que nos volvemos a ver por los bares, quiero decir, por esos lares.
    Salud, Santi

  8. La verdad es que las cuestas que tanto cuestan te enseñan la verdadera gravedad de fuerza de la gravedad. Qué lío!

  9. Amigo Santi, estás en un momento dulce runneril pero también literario. Que grande eres! Saludos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: