Santi Palillo

cara o cruz

In Correrías, Habladurías on 3 abril, 2012 at 21:44

En una de las últimas sesiones -llevo tantas que no recuerdo en cual-  iba pensando sobre la marcha -lo hago siempre pero esta vez casi me trago a un señor de esos que lleva una correa extensible al final de la cual va atado un perro pequeño muy feo, “usted perdone”, “no, perdona tú”, anda que gracioso, yo le llamo de usted y él me tutea- en las razones por las que aparentemente sin venir a cuento unos días vamos bien y otros mal, por pensar en algo diferente mientras corría.

Se me ocurrieron un montón y seguro que a ti se te ocurren otras tantas, son innumerables; voy con las que recuerdo porque desde entonces no he vuelto a pensar en el tema: las climatológicas (calor, frío, lluvia, nieve, humedad…), las relacionadas con las estaciones (alergias, catarros, quemaduras…), las horarias (mañana, tarde, noche), las emocionales (estado de ánimo…), los biorritmos, las sociales (correr solo, en grupo…), las físicas (lesiones, dolorcillos, buena o mala forma…), las sensaciones (buena, regulares…), en función del recorrido (llano, cuestas,…), del terreno (hierba, tierra, asfalto, montaña,…), de la zona (playa, interior,…), del material utilizado (zapas, ropa, complementos…) y como lo utilicemos, tantas como queramos.

Cualquier día de los que salimos a correr nos vemos influidos por ellas y de la combinación aleatoria que se produzca dependerá el resultado de la sesión, además la combinación puede ir cambiando durante la marcha de tal forma que podemos empezar de una manera y acabar de otra muy diferente pasando por combinaciones intermedias.

Quizás sea lo que hace que salir cada día me resulte tan interesante, antes de salir me pregunto “a ver como se te da hoy” pero pocas veces acierto; algunos días noto el ardor guerrero mientras me ato las zapas, otros las ganas de correr me van entrando a medida que el motor calienta, en ocasiones no puedo con mis muelas… un abanico infinito de posibilidades.

Esta tarde ha salido de casa lloviendo, he llegado a la cita garrapatera sin llover y mientras corríamos asomaba el sol entre las nubes, pero en todo momento he sabido que hoy era uno de esos días en que tocaba cara. Pocos kilómetros, buena compañía y un fuerte sprint final con Canillas para cerrar con éxito el 108º día de la racha.

Anuncios
  1. Ahí disfrutando bajo la lluvia Paco 🙂 a ver si me pongo a reformar la cabecera porque de momento no se me ocurre nada.

    Las combinaciones también influyen Pedro, en eso Piedad es un azote para los que no sabemos de colores, ja, ja.

    Efectivamente Paco, el viernes los 111, una cañita o dos (una de ellas sin alcohol); nos vemos en la sierra, punto de encuentro nº 1.

  2. ¡Que gozada de tarde! Las ganas que teníamos de correr con algo de lluvia suave. Al final, nos hemos hecho un paralelo izquierdo por la vía, pasando por la Torreta pegada a la Tapia, donde el brindis de la Nocturna, el bosque y a casa. Un “llaneo” para calentar todos los vastos.

    Santi, se acerca Atila con los 111. Habrá que tomar una cañita. 😉

  3. Me gusta, aunque le falta algo, queda mucho espacio libre.

    ¿Con Piedad o sin Piedad?, porque no es lo mismo ir a correr sabiendo que va a ir ella o no. ¡Que luego nos pone a caldo con las combinaciones!

    nos vemos mañana

    UN ABRAZO,
    Pedro

  4. Sí, yo le añadiría algo al encabezamiento, aunque estoy con Quique en lo de rockero. El blanco y negro, sigue siendo un clásico.

    Los Palucos, en media hora nos vemos de nuevo a rodar un poco con el “sprindesindenait” 🙂

  5. Gracias Quique, está incompleto pero visto que te gusta lo mismo ni lo toco 🙂
    Me voy a por el 109º, por fin bajo la lluvia, pisando charcos.

  6. Por no callar… ¡Está bien el nuevo encabezamiento del blog! Un poco rockero, un poco cabecera de serie policiaca americana. ¡Está chulo!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: