Santi Palillo

yo sigo

In Correrías on 7 octubre, 2012 at 16:29

Versión Canillas

Mi reaclimatación al medio urbano mesetario ha sido completada esta mañana por la vía de los hechos, una salida por el Retiro con los Paquetes ha obrado la reconversión sin necesidad de anestesia.

Subía andando por la puta cuesta con una incipiente lumbalgia por compañera de trayecto extrañado por la proliferación de gente en bici incluso por las aceras, iba a decir ciclistas pero no es lo mismo, “hoy se baten todos los récords” pensaba hasta que recordé que se celebraba la fiesta de la bicicleta, otro de los anacronismos madrileños, ni caso a las bicis durante 364 días y 1 de exaltación ciclista.

En el bar de la esquina ya estaban los Paquetes tomándose su cafelito y en cuanto llegó el último salimos al encuentro del parque, nada más llegar empezamos a correr, primero calentando a conciencia y luego cada cual a lo que quisiera o le viniera bien.

Como sin querer me adelanto con Pako Sandp y Uros, el resto de los Paquetes siguiéndonos de cerca, dos vueltas de cinco kilómetros y una de tres antes de pararnos Uros y yo que para algo somos los abuelos del grupo.

Entretanto cientos de ciclistas pedaleando camino de la salida a los que teníamos que sortear en los cruces si no queríamos que nos pasaran por encima; el típico aviso de “bici” hoy lo hemos cambiado por “corredor”, por una vez se han vuelto las tornas.

Al terminar esperamos estirando y mirando al paisanaje hasta que se produce la reagrupación grupal y nos vamos todos juntos al bar de la otra esquina a desayunar como campeones bajo el porche de la plaza; buena temperatura, mejor compañía y desayuno completo, he visto pasar por delante de mis ojos un par de bocadillos de tortilla expañola que se me saltaban las lágrimas, pero con una barrita tostada para aceite era suficiente.

La lumbalgia dejó de molestarme en cuanto el ibuprofeno hizo su efecto, ahora un ratito con la manta eléctrica y los pies en alto la mantienen a raya pero no me fío, tendré que tener cuidado, además en cero coma me largo a visitar a mi nieta que hace más de una semana que no la veo y no hay dolor que valga, a ver si va a olvidarse del pesado de su abuelo; cuando no es una piedra es el lumbago, me debo estar haciendo mayor, pero como decía Joe Rígoli “yo sigo”.

Anuncios
  1. ¿La cara de Joe Rígoli?, ja, ja. Se que me sigues Pepi, solo te falta venirte conmigo algunos días, anímate.

    Tengo que hacer rosquillas para el 300º, espero que me ayudes y así nadie saldrá perjudicado 🙂

  2. Y pregunto yo…. se te va a quedar esa misma cara cuando termines tu SR.

    Hacía tiempo que no entraba pero te leo y te sigo todos los días ;-))

    ¡Buen día del Pilar! que Vd lo celebre bien sus 300 días. Podías ir a Zaragoza y de paso recordar viejos tiempos. Ya que te mueves más que los precios con IVA.

    Saluditos otoñales.

  3. Pues a por los isquios sin piedad Paco; esos nietos que mayores se van haciendo, la nuestra hoy 2 meses.

    Eso me pregunto yo también Canillas, ¿dónde meterá Uros esos bocatas?, ha perfeccionado su metabolismo al 100%; lo mismo digo aunque ayer me largase con Pako y Uros .-)

  4. Menudos abuelos!!!!!!!!

    Entre los dos de la mañana y el garabitero, ya quisiéramos muchos llegar como ellos.

    Y los medios bocatas, impresionantes; pero el bocata (entero) de Uros (¿dónde lo meterá?), sin comentarios.

    Un placer, compartir esos quilómetros

    Saludete,
    Paquete

  5. Santi, procura estirar bien los isquios que tienen mucho que ver con las lumbalgias.

    Esta mañana, de lujo con algunos garabitas y de post, una cazuela de tomate y aceite virgen que trajo uno de ellos y supo a gloria.

    De allí, a ver al nieto, que hacía 10 meses y ya hacía 2 semanas que no le veía.

    Así que como ves, mas o menos como tú. 🙂

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: