Santi Palillo

va de puertas

In Correrías on 10 noviembre, 2012 at 20:07

pues que yo sepa casó dos veces el tío…

Recién llegado del activo tóxico estaba estirando un poco junto a la puerta de Madrid cuando se me acerca un matrimonio, o mejor dicho una pareja, mayor, de la tercera edad vamos, y la señora –que era quién llevaba la voz cantante- me preguntó “pog favog monsieur Palillo ¿la puegta de Felipe Cuagto?”.

“Ahí me has dado, calamar” pensé para mis adentros, pero enseguida hice introspección, recompuse la verticalidad –recuerdo que estaba en pleno escorzo isquiotibial- y tras una pequeña vacilación sin importancia recordé dónde estaba (o sea la puegta) antes de indicarles por señas el camino más fácil para llegar sin pérdida hasta su destino.

Todo el santo día Retiro arriba Retiro abajo y, a la hora de la verdad, la primega señoga que pasa pog allí me pilla en bolas, eso no puede ser, pues ahora voy a visitarlas todas y asunto arreglado.

Dicho y hecho me puse en marcha recorriendo el perímetro del parque, puerta de Madrid (llamada por muchos de O’Donnell), puerta de O’Donnel (llamada por muchos de Menéndez Pelayo), puerta de la América Española (con su escudo republicano), puerta de la Reina Mercedes, puerta de Sáinz de Baranda, puertas de Herrero Palacios, del Doce de Octubre, de Granada (preferida de los Paquetes), del Niño Jesús (por la que entro yo), de Dante y de Mariano de Cavia.

Ya que estamos, acabadas las del lado este vamos a por las del oeste, puerta del Ángel Caído, de Murillo, de Felipe IV (el de la foto), de España, de la Independencia (llamada por muchos de Alcalá) y las del lado norte puerta de Hernani, de Lagasca (siempre cerrada) y de nuevo la de Madrid.

A lo tonto lo bailo me había dado una vuelta completa al parque sin darme cuenta de nada más, concentrado en contar y recordar los nombres de las 18 puertas no había mirado un solo momento el GPS, relax total, lo nunca visto.

Al día siguiente –por ayer- quedé con algunos Paquetes en el parque y sobre la marcha, mientras cumplíamos lo previsto antes de desayunar, pude ir citándolas por sus nombres cada vez que pasábamos delante de alguna, “joder Santi estás empollado en puertas”, “ya ves, uno que es cugioso”.

Un recuerdo para la madame que me lo preguntó, si no es por ella…

Anuncios
  1. Claro, sin bigote. es como si fuera una mezcla de 2 personajes que conocemos.

    Un abrazo para Lola de Irene, Gema y mío.

  2. Juas, juas, tiene la misma cara de …… (mejor me callo).

    Un abrazo muy fuerte para Lola,

    Pedro

  3. Ya se quién dices, pero sin bigote ¿no?.

  4. Y a mi, que la cara de este tío me suena de los martes y jueves. 🙂

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: