Santi Palillo

pleno al quince

In Correrías on 10 diciembre, 2012 at 20:24
volcano-eruption

Erupción en emergencydude.com

Mientras recorría velozmente los apenas cincuenta metros que me separaban de las dos cabinas no podía pensar en otra cosa más que en ese chiste en que un niño le preguntaba a su madre “mamá, ¿los pedos pesan?”, “no hijo”, “pues entonces me he cagado”; debido a alguna complicación gástrica tras el desayuno -¿las nueces quizás?- crecía incontenible por mis adentros un meteorismo intestinal de fuerza 8.

“Santi no intentes tirarte ni uno aunque sea chiquitito porque te cagas encima seguro”, pensaba mientras apretaba los dientes, y lo que no son los dientes, para no ceder a la liberadora y prometedora de relax tentación gaseosa, cuando ante mí aparecieron cual flotadores salvadores –iba a decir ángeles pero me parece feo nombrarles en un ambiente dominado por la escatología- las dos cabinas higiénicas que nuestro, en muy merecidas ocasiones, vituperado ayuntamiento tiene colocadas en la zona de la Chopera.

Al ser primera hora de un lunes me las he encontrado aireadas, limpias y bien dotadas de papel, lo nunca visto, otras veces que he entrado a hacer aguas menores he tenido que inspirar con fuerza antes de entrar y mear a toda prisa para no tener necesidad de volver a respirar durante la micción, pero hoy ¡albricias! al fin he sentido lo bien empleados que a veces están nuestros sufridos impuestos.

Aliviado por fin de tan incómodo sobrepeso y recuperada -hasta dónde es posible recuperarla sin volver a perderla- mi maltrecha dignidad he proseguido la marcha con ánimos renovados, ya sin necesidad de tubo de escape, que alivio, que paz, que sensación de bienestar, que bonito es el mundo, viva la gente…

Por lo demás he conseguido completar sin más contratiempos la sesión nº 359; a pesar de haber oído muchas aventuras de este tipo a compañeros de fatigas, algunas bastante tremebundas e inoportunas, en los años que llevo corriendo no había experimentado tamaña angustia; soy un tipo de intestino regular desde los lejanos tiempos del internado, tengo el metabolismo bien entrenado y no suelo mear fuera del tiesto; no me pasa lo mismo con la pata, que suelo meterla a fondo y a menudo, ni aún haciendo propósito logro la enmienda.

Ayer por la mañana la Casa de Campo nos recibió a los Paquetes –supongo que a los demás igual- con 5 grados bajo cero, frío del bueno, del que te hace dudar si merece la pena madrugar y pasarlas canutas si total la vamos a cascar igual; ya me rondaba durante la semana porque llevamos unos cuantos días heladores, pero creo que me traje de regalo -envenenado- una cistitis; lo que me faltaba, con las pocas cabinas que hay repartidas por los parques y es que, con el frío que hace, cualquiera mea outdoor .

Anuncios
  1. Para aquellos que todavía no lo sepan y se pasen por aquí, os envío este enlace:

  2. Canillas el caso es que en las piernas no tengo frío, si acaso se me habrá congelado la “otra” 🙂

    Quique, campeón, montañero, supongo que un apretón de estos corriendo por el campo tendrá fácil solución pero en el parque da no se qué, mejor que haya cabinas aunque tengamos que hacer unas sentadillas.

    Puedes reírte Celina, es que la cosa a toro pasado tiene gracia pero en el momento de los hechos… sudaba la gota gorda como un condenado, ja, ja, que mal rato me hizo pasar el proceso digestivo.

  3. Jajaja, perdona que me ría, pero tal y como lo cuentas… Espero que esa cistitis haya sido solo una amenaza y no vuelvas a tener inclemencias tan escatológicas! un besote

  4. ¡Cómo me gusta todo lo escatológico!
    Por cierto, cagar en baño ajeno sin posar el culo es muy bueno para los cuádriceps.

  5. Si es que eras el único que iba en pantalón corto, con estos fríos hay que taparse un poquito más, que luego……………

    Como en casa, no se caga en ningún sitio y yo para eso sí que lo cumplo (excepto cuando estoy de viaje).

    Un saludete,
    Nos vemos mañana

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: