Santi Palillo

El telediario

In Chaladurías on 21 abril, 2014 at 11:15

matias_prats_2

Aquel día se despertó un poco confuso, sin venir a cuento a las 6 de la mañana abrió los ojos de par en par y decidió que ya había dormido bastante. Sin tan siquiera tomarse un café, la verdad es que no le gusta el café pero lo toma por costumbre, se preparó para salir a correr en cuanto despuntase el día.

Con las primeras luces salió a la calle sintiendo en la garganta el frescor de la mañana, vio 8 grados en la parada del autobús y comenzó sin dudarlo un segundo la subida al parque, cada día se le hacía más cuesta arriba pero para él constituía un pequeño reto, hacerlo corriendo lo interpretaba como buena señal.

Como siempre en cuanto llegan los fríos una angustiosa sensación de ahogo se convirtió en su compañera de viaje, tantos años sin fumar y haciendo deporte no habían conseguido eliminarla; subiéndose el buff hasta taparla por completo respiró con fuerza varias veces por la nariz para calentar el aire y aguantar el mal rato.

Una vez en el parque no terminaba de encontrar el ritmo pretendido, lenta y fatigosamente, pensando en sus cosas que realmente eran las cosas de los demás porque él sus cosas las tenía bastante claras y no perdía el tiempo pensando en ellas, fueron pasando los kilómetros y aunque tuvo que parar varias veces a recuperar aliento no le dio importancia, son cosas normales.

A punto de terminar decidió probarse en un último y agónico mil por el parque, la arboleda del paseo pronto adquirió el aspecto conque se define el efecto túnel, sorteando a paseantes y mascotas y embriagado por una sensación de velocidad que casi no recordaba siguió apretando con fuerza hasta que, cerca del final, vio a lo lejos a sus padres que rodeados por una luz sobrenatural le esperaban con los brazos abiertos, no daba crédito a lo que veía, “¿papá, mamá?”, extrañado frenó en seco su carrera y llegando a su altura les dijo entre jadeos  “¿que hacéis aquí?, han pasado tantos años desde que os fuisteis…”.

Un cariacontecido Matías Prats iniciaba el telediario de Antena 3 con su inconfundible voz de locutor avezado en dar malas noticias poniendo cara de circunstancias “esta mañana ha sido encontrado en el parque del Retiro el cuerpo sin vida de un veterano corredor del montón en el cruce del paseo de coches con el paseo de Uruguay, gracias a que en la muñeca llevaba una pulsera con sus datos ha podido ser identificado por la policía judicial que rápidamente se ha puesto en contacto con la desolada familia del infortunado deportista, fuentes del caso indican que el cadáver lucía una extraña sonrisa, por su ropa se sabe que era del club de los Paquetes”.

Anuncios
  1. Loco bienvenido, a ver si esta tarde tu Atleti le da la puntilla al Chelsea.

  2. 1.- Matías Parece un amagosto.

    2.- Vaya mierda de blog.

    3.- Hola Santi.

  3. Gracias paquetes que venís a visitar esta humilde morada.

  4. Pues me ha gustado volverlo a leer en este remozado blog, don scop. Gracias.

  5. Como creo que dije en su día, PLAS, PLAS, PLAS,….

    Pero a ti aún te queda mucho para que llegue tu San Martín, jeje

    Mañana sin agonías hacia el puente de la culebra.

    Un saludete,
    Paquete

  6. Ah,entonces es distinto! Sigue escribiendo, que yo seguiré leyendo (te)

  7. Cuidado por si acaso Guille, lo mío es que se me cierra la glotis y me ahogo, me pasa lo mismo cuando abro la boca en el dentista, qué angustia.

  8. Jajaja, tampoco será para tanto! Por cierto, a mi también con el frío a veces me pasa eso del ahogo. En mi caso es una especie de presión en el pecho, es como si el aire frío me doliera y me cortara la respiración; me da la impresión de ir acompañado de taquicardia, pero el pulsómetro no refleja nada anormal. Me paro varias veces y arranco hasta que se me pasa del todo.

  9. Relato publicado el invierno pasado en el foro de los Paquetes.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: