Santi Palillo

A cara o cruz

In Correrías on 25 abril, 2014 at 23:23

SP_PacoGarabitas2

 Foto by Palillo: doctor Garabitas

Debatiéndome entre ir o no ir me tiré ayer unas cuantas horas, pero conste que mientras decidía que hacer hice otras cosas, no te creas que me dedico a la contemplación meditativa del entorno, bueno reconozco que a veces sí y a veces no, y es que a veces me cuesta lo mío decidirme y a veces no, en el primer caso lo decido a última hora a cara o cruz, claro que a veces me sale bien y otras no.

La duda no era trascendental pero hay que hacerles frente porque las dudas corroen si no se les planta cara: ir con los garrapatas a la Casa de Campo a que nos cayera la del pulpo y volver calado en el coche o quedarme en el pentágono y al menos tener la ducha posterior más a mano. Lancé una moneda —con el pensamiento— y salió ir con los garrapatas.

A continuación tuve que decidir entre manga corta o larga porque el día estaba un poco raro, con algo de viento molesto; a pesar de que lucía un sol espléndido y no había ni rastro de nubes, tiré una moneda al aire —con la imaginación— y salió que manga larga, entonces hice trampa y opté por manga corta porque no creo que sea conveniente confiar tanto en el azar, luego se demostró que fue un error, las trampas se acaban pagando.

Allí me esperaba Paco Garabitas y tuve que volver a decidir entre ir y volver al puente de la culebra con los que el domingo correrán el maratón o dejarme llevar por Paco que de esto sabe un rato y de la Casa de Campo mucho más, “tranquilo Santi que haremos una hora más o menos llana”, tiré una moneda al aire —utilizando de nuevo mi en ocasiones excesiva imaginación— y antes de que, por efecto de la gravedad cerebral, empezase a caer la cazó el doctor al vuelo “cruz, te vienes con nosotros”.

Viendo que nos dirigíamos por el mismo camino de siempre —que incluye unas buenas cuestas— puse caras raras y enseguida Paco me tranquilizó “confía en mí que no habrá cuestas”, pensando que me decía una cosa pero haríamos otra decidí, esta vez sin lanzamiento monetario porque ya no me quedaba suelto, seguir en el grupo a ver que pasaba.

Y paso lo que tenía que pasar, que con Paco no hace falta lanzar monedas al aire, si te dice que no habrá cuestas es que no habrá cuestas, es confiar en la experiencia en lugar de en el azar. No hubo cuestas ni tampoco faltó esfuerzo, hicimos una hora (y un poquillo) más o menos llana porque a la Casa de Campo no es fácil sacarle terreno llano salvo que vayas y vuelvas del Cagigal al puente de la culebra.

Llover no llovió pero hizo fresco y desde entonces he pillado un resfriado que estoy intentando combatir a base de paracetamol, dextrometorfano, citrato de cafeína, clorfenamina, ácido ascórbico, sacarosa, dióxido de titanio, ácido cítrico, aroma de naranja, amarillo de quinolaina, amarillo ocaso, polisorbato y agua purificada, que no sé para qué porque con tanto potingue por muy purificada que esté se habrá echado a perder. Lo que viene siendo Frenadol a punta pala.

Es que no he querido tentar a la suerte porque mañana temprano vuelve Pepi de un largo viaje y va a pensar que en cuanto no está me estropeo.

Anuncios
  1. Paco es apuesta segura.

    Pepi bien, aterrizó media hora antes de lo previsto, menos mal que yo despegué media hora antes de lo previsto.

  2. A mí me pasó lo mismo, perito o comisaría?, pero como tenían que ser las dos, esperé a que llegara el perito y después a poner la correspondiente denuncia por culpa de los amigos de lo ajeno.

    Me alegro que decidieras paquear por la Casa de Campo, aónde va a parar????

    Pepi, bien, supongo???

    un saludete,
    Paquete.

  3. Buena elección

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: