Santi Palillo

MAPI

In Correrías on 8 junio, 2014 at 15:55

SP_MAPI_2014

Foto by Palillo, modelo Paco “sandp”

Llevo desde ayer por la tarde con la camiseta puesta, es un decir porque me la he quitado para dormir, alguien podría decir “pues vaya cosa, yo siempre voy en camiseta” pero pocos podrán decir que llevan la camiseta del MAPI.

Contar lo de ayer por la mañana podría resultar largo y agotador pues no en vano se trataba de un maratón de montaña, pero como yo no lo hice entero puedo intentarlo en unos pocos párrafos y apoyado en algunas fotografías.

Entre ellas no estarán las del café con churros a las 6:30 en casa Teo en Cercedilla, los churreros se vieron sorprendidos por la temprana y ruidosa llegada de una tropa de hambrientos paquetes, los churros me dieron la energía que necesitaba para empezar el MAPI en condiciones.

El camino desde Cercedilla hasta el puerto de Navacerrada lo hice, como suele decirse, con la gorra; como ya nos habían presentado el sábado anterior éramos como viejos amigos “¿a que no vamos a hacernos daño?”, de modo que llegué a los pies de  la mole del Guarramillas intacto de fuerza y con ganas de empezar la ascensión, había oído hablar mucho sobre su dureza así que cuanto antes mejor

Algún paquete la había definido como “pestosa” y no le faltaba razón, una inclinación importante y piedras por todas partes; me dieron a elegir entre la subida a “cholón” o por un camino zigzagueante más asequible y escogí el trazado del telesilla de cabo a rabo por ponerle algo de épica a la ascensión; una vez arriba y tras disfrutar de las vistas vuelta a subir hasta las famosas antenas de la Bola del Mundo, tramo sencillo, casi de autovía en comparación con el anterior, si no fuera por el viento y el frío.

Enseguida tomamos la senda de la loma del Noruego que de vez en cuando permitía correr entre piornos en flor, como el resto era demasiado empedrado para mi gusto y todavía no controlo suficiente lo realicé andando, trotando y fotografiando. Una bajada preciosa y con buenas panorámicas del entorno, al fondo se veía la nevada cima del Peñalara que yo llevaba entre ceja y ceja desde hace días.

Pero mi gozo en un pozo, al llegar a Cotos me encontraba entero y con fuerzas para subir de nuevo al pico, sin embargo no encontré compañeros para la subida, los últimos me sacaban bastante ventaja y no quise hacerla en solitario; soledades aparte, hubiera obligado a las asistencias a esperarme demasiado tiempo en Cotos, así que tras 15 kms de nada decidí esperar a los que iban llegando, unos terminaban allí y los más seguían en carrera tirando para los Tubos. Durante la espera lo pasamos de cine, ¡qué gente estos Paquetes, qué avituallamiento!

En coche al puerto de Navacerrada dónde montamos el campamento esperando el paso de los últimos, menudo control por parte de la organización, así da gusto tirarse al monte, poco a poco fueron llegando y todos sin excepción siguieron corriendo hacia Cercedilla tras una breve parada para cambio de indumentaria y recuperación de hidratos.

De nuevo en coche hasta Cercedilla para reponer fuerzas en casa Gabi y comentar los detalles del MAPI con todos los protagonistas elegantemente vestidos para la ocasión luciendo la camiseta mencionada al principio.

Si no me voy antes a la playa tengo la promesa de varios paquetes de volver a la sierra en breve para hacer el mini bucle (Cotos – Cabezas – Valdemartín – Bola – Loma del Noruego – Cotos) con lo cual terminaré de conocer por completo el duro trazado del maratón alpino de Madrid; quien sabe, quizás algún año…

De momento el flechazo montañero prosigue imparable su curso, creo que me ha inoculado su veneno. estoy perdido.

Anuncios
  1. Creo que así será Kike.

  2. Te picará el veneno, ya verás¡¡

  3. De haber llagado un poco antes a Cotos sin duda hubiera seguido, aunque hacer de pomponero también cansa lo suyo.

  4. Muy bueno Santi! No es poco lo que hiciste, cansaría a cualquiera, y tu ahí, a la espera de más.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: