Santi Palillo

La fuente misteriosa

In Correrías on 2 octubre, 2014 at 20:12

SP_Fuente

Foto by Palillo

El pentágono, ahora me ha dado por llamar pentágono al parque del Retiro, una tontería como otra cualquiera que ya veremos cuanto me dura, no es un lugar demasiado grande, pequeño tampoco, digamos que tiene la superficie suficiente como para esconder pequeños rincones que a veces escapan a la vista.

Otra cosa buena que tiene el pentágono son fuentes de agua fresca, gracias a ellas los que corremos podemos refrescarnos cada poco, esos días de calor y humedad nada mejor que poder detenerte en una de sus muchas fuentes y beber a morro —pero sin chupar el grifo que no se sabe qué perro lo habrá morreado antes— largamente mientras le ofreces un descansito a las piernas, cansadas de ir para arriba y para abajo.

El martes —hoy tendría que haber salido un rato pero lo he dejado para mañana, que no se entere nadie— corrí por la mañana temprano, me costó más que nunca, estoy notando demasiado el cambio de la bajura mediterránea a la meseta central, y ni las fuentes veía, todo era borroso a mi paso, además seguía el circuito de siempre como si fuera por unas vías y ese lo tengo muy visto.

A media mañana tuve que cruzar de nuevo el pentágono para asistir a una comida y decidí ir por dónde la gente pasea, lo que es el circuito estaba petado de corredores, el creciente auge de lo nuestro es algo tremendo, y preferí pasear tranquilo sin riesgo de colisionar con alguna, ¿he dicho alguna?, quería decir con alguien.

Entonces la ví, estaba sola y me acerqué a ella porque no la tenía fichada, apreté sin esperanza el botón del grifo pensando “está condenada, seguro” y un buen chorro de agua fresca me salpicó los zapatos y un poco los pantalones, ahora pensarán que me he meado, que se secaron enseguida, total que habré pasado cerca de ella cientos de veces y no la  había visto, ¿te pasará a tí lo mismo, sabrías decirme dónde se encuentra esta curiosa fuente?

Anuncios
  1. Guille, frío, frío… en fin ya pondré un plano de dónde está la fuente, lo bueno que tiene es que los perros no pueden beber a morro.

    Canillas he visto la página del restaurante y el chuletón pesa 750 gramos, creo que me pediré algo más ligerito o me llevaré un tupper de casa por si acaso.

  2. Vamos, que ni idea, con esas pistas … Pues no se, cuando yo corría por el Retiro, muchos años hace ya (cuando tenía 17), al subir la cuesta de Moyano giraba a la derecha bajando hacia una zona donde había un parque cerrado para perros. Se me ocurre que quizá por allí la encontraras.

  3. Pues en Madrid!!!!!

    digo yo, no??? y supongo que en el Retiro

    Pues en la posada de la fruta me apreté yo unas revolconas y un chuletón de verdura procesada que quitaban el hipo.

    Que disfrutes

    un saludete,
    paquete

Los comentarios están cerrados.