Santi Palillo

Otra vuelta más

In Correrías on 12 noviembre, 2014 at 18:47

SP_Fuente2

Foto by Palillo, detalle de fuente salvadora en el Retiro

Desde la tourné por el barranco de la zorra he salido en días alternos, en todas las ocasiones por el pentágono y a distintas horas; cuando Pepi sale a andar yo aprovecho para irme con ella y una vez en el parque cada cual hace lo que tenga previsto, pero cuando me toca subir solo espero a que el sol pueda calentar mis huesos, ¿para qué enfrentarme al frío pudiendo evitarlo?

El lunes a mi Dry Manager —cada día le noto más dry y menos manager— le dio por meterse conmigo y con los pocos kilómetros que estaba haciendo por sesión, “así no vamos a ninguna parte”, “para esto mejor te quedas en casa”, “deberías meter algo de calidad” y otras lindezas por el estilo; era la primera de las dos vueltas que pensaba dar y por no escuchar su derrotista perorata le dije “venga, va, hoy daré tres vueltas y la última será como las de antes”, a lo que él respondió con una sonrisa entre irónica y sorprendida que me sentó como patada en los dídimos.

Bonito soy yo para estas cosas, me olvidé de que le llevaba al lado para concentrarme en dar tres vueltas como fuera y terminar con su monólogo; acabando la primera seguía dándome la murga “no lo vas a conseguir”, “déjalo no sea qué…”, pero creo que le entraron las primeras dudas viendo que mi determinación no cedía un ápice.

Vale, la velocidad no era excesiva, ningún radar iba a multarme por superar los límites permitidos, pero, por encima de todo, lo que contaba era mantenerme en mis trece; acabando la segunda, mi conciencia —bueno, o lo que quede de ella— me recordaba, por si acaso lo había olvidado debido al esfuerzo, “si has dicho que tres vueltas no se hable más, serán tres vueltas”.

A veces deberías callarte un poco ­—me recriminaba a mi mismo— pero ver al Dry Manager bufando a mi lado y sin decir ni pío me dio ánimos para acometer la tercera, “incluso como me vea medio bien lo mismo damos una cuarta”, esto ya lo dije un poco por chulería para vengarme por su falta de confianza, porque no tenía ninguna intención de cumplirlo, pero seguro que le sentó a cuerno quemado.

Finalmente acabamos las tres vueltas y, tras saciar la sed en una fuente, emprendimos el regreso a casa; desde entonces no me ha dirigido la palabra, le noto distante, cuando hoy le he dicho que iba a publicarlo en el blog me suelta de sopetón “ya lo he hecho yo, calamar”, seguro que ha sido para fastidiarme y poder contar su versión.

Anuncios
  1. Hola Dragón, es porque participo poco o nada en los foros de antes excepto en el de los Paquetes, mi ventana pública se limita a esta página y el e.mail.

    Me alegra que hayas estado por aquí, ¿como te va?

  2. Que tal Santi¡¡ mucho tiempo sin saber de tí

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: