Santi Palillo

Azúcar glasé

In Correrías on 24 noviembre, 2014 at 19:27

Cuadro

Montaje by Canillas, una reunión cualquiera de los Paquetes

Cuatro días seguidos en movimiento bien merecen un descansito y eso es lo que me estoy tomando hoy, nunca me han gustado los lunes, ni siquiera desde que los paso al sol y van ya nueve años, más que moreno estoy negro, así que me lo he tomada con la debida calma.

Un domingo sin madrugar para ir a correr ni es domingo ni es , así que acudí a la llamada de los Paquetes, un lacónico “a las 8:15 en el Cagigal, objetivo no hacer un navarrete (1)”; como tenía que echarle gasolina al coche madrugué más de la cuenta y a las 7:45 ya estaba en el punto de encuentro, conmigo también llegó una pertinaz lluvia con la que no había contado.

Como me dijo el doctor en su día “no hay mejor chubasquero que una gorra con visera” así que con esa pieza como única defensa ante el agua empezamos a subir los 2 kms y pico del cerro Garabitas, pocas veces me he encontrado a mi mismo tan pronto como el domingo, todo ayudaba: la lluvia, el verdor del bosque, el aire fresco, la compañía… ni siquiera notaba la dureza de la cuesta arriba.

Paco se vino con nosotros, entre todos formamos un grupo parlanchín y dicharachero al que no le importaba mojarse; poca gente había por allí pero no por la lluvia sino por la coincidencia de tres carreras en el mismo día: el cross del Canguro en la propia Casa de Campo aunque más tarde, una carrera de emprendedores (creo) en el pentágono y la famosa pero algo desabrida carrera de Canillejas; la competencia entre ellas dejó el parque para nosotros.

El desayuno se alargó por encima de lo habitual en mí, conversaciones sobre los más variados temas, consultas al diccionario “¿azúcar glas o glasé?”, yo defendía numantinamente la segunda acepción hasta que una consulta al DRAE aclaró que las dos formas son correctas, de ahí pasamos a las consabidas “cocretas” que cayó eliminada en primera ronda y a la peor de todas una rechinante “almóndigas”, pues resulta que la han aceptado, estoy por ponerles una denuncia, hombre por dios.

Entre risas y cachondeo para exportar nos despedimos hasta el fin de semana en que ya veremos para dónde tiramos, he oído hablar de una sesión en Robledo de Chavela con chuletada al acabar que está haciendo temblar mis firmes planes de dieta, pero resistiré.

(1) Hacer un “navarrete” es quedar para lo que sea y no aparecer nadie o solo el confiado de turno, cosas de los Paquetes

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: