Santi Palillo

Moikai!

In Correrías on 4 marzo, 2015 at 17:41

El primer paso

Eso es lo que nos dice Misato cuando algo le hace gracia, «Moikai!», o al menos es lo que entendemos nosotros porque entre el kanji, el katakana, el hiragana y la falta de costumbre de hablar japonés bastante tenemos con conocer algunas palabras sueltas.

Significa «¡Otra vez!» y es lo que yo me digo a mí mismo cuando enfilo hacia cualquier parque para cumplir con el rito periódico de correr, porque de eso se trata, de hacerlo una y otra vez y si no que se lo pregunten a Canillas en su versión senderista.

El domingo salimos los escasos presentes tras sus huellas camino de “vaya usted a saber lo que se le ocurre hoy”, aunque si los más desganados de entre nosotros —entre los que inicialmente no me encontraba— llegamos a saber de antemano las cuestas que tendríamos que subir, lo mismo hubiéramos tirado para otra parte en la primera esquina.

Todo era subir, subir y subir —me venía a la mente la palabra recién aprendida, Moikai, Moikai (o sea otra cuesta, otra más)— mas cuando empezamos a protestar nos dijo que tranquilos «subimos una cuesta más y luego todo será bajada», tuvo razón en todo, solo hubo un nuevo Moikai! pero no aclaró que la cuesta que quedaba era rotunda, una señora cuesta de un kilómetro por estrechos senderos que apenas dejaba ver por dónde pisábamos, sin duda aquello equivalía a varios moikais.

Aguanté lo mejor que pude hasta que no pude más pero llegué como pude hasta arriba y a partir de coronar la subidita fui encontrándome mejor, dejando de maldecir por lo bajini, como suele decirse «lo que no mata engorda» pero aplicado al entrenamiento; al final se nos fueron casi todos en el paseo de los felpes (lo que maps indica como Ronda Lago y otros paseo de los Plátanos) pero el ritmo de los tres que nos quedamos atrás era el que nos convenía en ese momento, no estaba el día para felpes.

Por cierto quiero decir que no probé los torreznos, lo que se dice ni uno, aunque se me fueran los ojos y el olfato resistí la tentación, en cambio caí en otra tentación —hay tantas y yo tan pecador— probé un miguelito que Darth había llevado a traición, dos cajas a falta de una; a pesar de todo la primera semana de dieta ha dado los frutos esperados, lo peor vendrá más adelante… moikai! o mejor dicho sayonara!.

Anuncios
  1. Je,je

    Moikai hoy, como debe ser, aunque te has dejado una buena cuesta, pero tenías que llevar a las ovejas al redil

    un saludete,
    paquete

  2. Me he puesto a dieta, una vez que te acostumbras a ciertos hábitos… pero cuesta mucho, por ejemplo el domingo pasado; yo miraba los torreznos y mentalmente me repetía “están quemaos, están quemaos…”, no me convencí pero dio tiempo a que el resto de Paquetes se los comieran 😉

  3. Buenooo, ¿te has puesto a dieta? Yo eso lo veo más difícil casi que salir a correr con continuidad. Como siempre te animo a que moikainessss los hábitos saludables, que de decírtelo también me lo copio para mi mismo.

    PD: No se cómo te has podido resistir a los torreznos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: