Santi Palillo

Misterios de la vida moderna

In Correrías on 4 abril, 2015 at 13:21

20150331_145828

Foto by Palillo, arroz con bogavante (no dejé ni un grano)

Ha cambiado el tiempo pero no las costumbres, ayer cuando empecé la sesión incluso tuve un poco de frío pero creo que debió ser por la brisa marina; decidí hacer corriendo la misma ruta que hicimos el día anterior en bicicleta, aunque cambiándola un pelín para no tener que trotar ni medio metro por el Camí Vell a Gàndia, hoy CV-723, si ya en bici es bastante peligrosa corriendo sería una locura.

Por si acaso me llevé el móvil y activé Runtastic, un programa que registra un montón de datos de cada sesión y luego puedes consultar en internet, con este tipo de programas me parece que no volveré a comprar un GPS aunque sean más cómodos a la hora de consultar sobre la marcha.

El programa tiene la posibilidad de ir haciendo fotos, la utilicé varias veces para poder documentar mi primera ruta y luego compartirla pero no consigo localizarlas, no están por ninguna parte del móvil ni tampoco en su página, lo mismo tengo que acabar llamando a Iker Jiménez o trastear un poco por ver si están ocultas bajo algún botón.

La ruta tiene varios tramos en los que hay que tener cien ojos con los coches, la inmensa mayoría de conductores no estamos preparados para compartir el mismo espacio con peatones o ciclistas, el resto son caminos huertanos (mal) asfaltados en los que de vez en cuando puedes cruzarte con vehículos pero sin el estrés de una carretera, en las huertas cercanas todos los caminos son parecidos.

El olivo del diluvio seguía en su sitio y además pude ver —a lo lejos porque está dentro de una finca privada— la gran pinada de Moya que es otra rareza local; junto a la torre Carrals estaba el otro árbol que quería fotografiar, en este caso un alméz que forma parte de la ruta de árboles monumentales de Hemeroscopeion, le hice una foto a través de la valla pues también está en una finca privada, pero ha desaparecido junto con las demás fotos de la sesión.

Casi 14 kms después llegué a casa con la sensación de haber podido seguir otro rato largo corriendo pero tampoco es cuestión de abusar, además esta vez me porté como corresponde a un veterano corredor del montón y no me piqué con nadie, se trataba sin más de respirar la tranquilidad del lugar; menos mal que no hizo mucho calor porque me había olvidado el agua en la cocina y por el campo no hay fuentes, un error que no puedo cometer en verano.

Anuncios
  1. Enhorabuena por otra sesión más y en ésta además te has quedado con ganas. Suficientemente preparado para el TBA

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: