Santi Palillo

Pasados por agua

In Correrías on 28 abril, 2015 at 10:41

20150426_075316

Foto by Palillo, siga la flecha

Quién sabe, quizás algún día vuelva a correr este maratón —me refiero al enrevesado e impronunciable EDP Rock and Roll Madrid Marathon Huawei— pero de momento continua sin seducirme, es el de mi ciudad, el que más a mano me queda y sin embargo cada edición me convence menos.

Por la noche lo dejé todo preparado y el domingo me levanté como si fuera a correrlo, un desayuno rápido y andando hasta las inmediaciones de la plaza de Cibeles, desde la misma puerta de mí domicilio fiscal veo grupos de corredores envueltos en sus plásticos porque amenaza lluvia.

Llevamos no sé cuanto tiempo sin una gota de agua y justo el día del maratón los pronósticos que indicaban lluvia durante la carrera aciertan de pleno, con el tiempo el de Madrid es un poco gafe: o llueve a manta o te asas de calor, no hay término intermedio.

Según avanzo por el pentágono los pequeños grupos se convierten en caudaloso río de corredores, unos yendo hacia la salida que han marcado con carteles y otros buscando el ropero, no entraré a criticar estas cosas porque ya lo hago no participando.

P1310135bis

En Cibeles hay gran ambiente y allí empiezo a saludar a conocidos y amigos a diestro y siniestro, primero me paso por el Museo Naval pero los Paquetes no han llegado todavía, la siguiente hora la paso yendo de la Ceca a la Meca o de Correos al Museo Naval que viene a ser lo mismo.

IMG_4139

Gran Grupo Garabitas

IMG_4141

 Teco & Palillo & alguien que tiene que pasarse a saludar por aquí 😉

Me encuentro con Tecolinha, foto, con Pepemillas, foto, con los Pacos, foto, con los Garabitas, foto, no paramos de saludar, foto, ya han llegado los Paquetes, foto, veo el coche escoba —un nombre feísimo, podrían innovar un poco—, foto, y cerca de las nueve tomamos posiciones delante de la diosa Cibeles para ver la salida.

P1310151bis

Al mezclar tantas pruebas en una hay gente como para repoblar el desierto de Gobi, durante 15 o 20 minutos el flujo es incesante, los ojos nos hacen chiribitas ante tanto colorido, vemos de todo, no paramos de asombrarnos en algunos casos, sobre todo con los que empiezan a correr con tanto retraso que uno no se lo explica.

P1310165

IMG_4173

De allí subimos caminando hacia Gran Vía y Callao, podemos disfrutar de lo inaudito que resulta caminar por mitad de las calles sin peligro, haciendo fotos —eso que no falte— y pensando en los churros que nos vamos a tomar en cuanto lleguemos a la zona de Preciados. Por el camino Paco Gilo y yo ligamos con una señora inmune al frío matinal.

IMG_4178bis

Hasta que las tripas empiezan a rugir vemos pasar a los más rápidos de la carrera, llegan a toda velocidad y en cuentagotas bajo la lluvia que a esa hora ha empezado a arreciar de verdad, pero un poco de agua no va a echar a ninguno de estos valientes para atrás.

P1310190

Paco J y los churros y porras

Tras los churros nos situamos al principio de Preciados, es el momento de las masas de corredores, vemos pasar a los diferentes globos y pensamos ¿cómo es posible que el globo de 4 horas le saque 3 minutos al de 4 horas y media?, a alguno se le ha soltado el globo por el camino, en fin suele pasar, lo mejor es seguir tu propio ritmo que tienes que haber entrenado hasta la saciedad.

P1310200

Animando en Preciados, camino de la Puerta del Sol

La lluvia se intensifica, bajo ella se siente la emoción de los corredores que viendo la puerta del Sol experimentan un subidón de adrenalina que a quién no sepa controlarlo puede causarle problemas, pero es un sentimiento difícil de refrenar, nos piden aplausos, ponen las manos, gritan… quién no lo haya experimentado en sus carnes puede que no los entienda pero a nosotros nos emociona el ambiente, por eso estamos ahí animando a todos los que pasan, aguantando el chaparrón porque el maratón sigue siendo nuestra prueba del alma.

Bajamos hasta Sol con dificultad saludando a este y aquél cuando les reconocemos entre el flujo que baja por Preciados, más fotos, entre el público abundan los que cruzan sin mirar la carrera de lado a lado, incluso con carritos de bebé, sin ser conscientes del peligro y las molestias que causan, los que están a la izquierda quieren ir a la derecha y los de la derecha a la izquierda, siempre lo mismo, un monumento a la falta de sentido común, tanto del público como de la organización, un problema de difícil solución un domingo a media mañana en pleno centro turístico de Madrid.

P1310207

Arrecia el chaparrón y de golpe y porrazo me deja de interesar el evento, me despido de los Garabitas, fotos, y entro al Metro; el andén está peor que cualquier día laborable en hora punta, se ve que hay muchos familiares siguiendo la carrera, en la estación de Retiro el vagón se queda vacío, casi tanto como yo que otro año más he decidido no participar pero sigo sintiendo el gusanillo de los 42.195 metros.

Ahora toca volver a la carga, parece que el gemelo se ha recuperado en estos días de descanso relativo —seguir el maratón como público también es cansado— y ha salido un martes luminoso que no puedo dejar pasar, me cambio y a correr.

Anuncios
  1. Guille, el gemelo ya está bien, con los Pacos lo pasas genial y estás en todas partes, he visto como lo hacen aunque solo hasta la puerta del Sol, luego me fui a casa.

    ¡Vaya sorpresa Manuel!, se te notaba que eres un tío de palabra, me alegra que hayas venido por aquí pero me alegraré más si continua viniendo, ya te dije que ando bajo de audiencia pero la que tengo es muy selecta.

    Puedes hacer lo que quieras con la foto, si me escribes a santipalillo@gmail.com puedo enviarte la copia con resolución original, como el doble de la publicada.

    Pensaba que corrías la maratón pero ya he visto que hiciste la media, el año que viene lo mismo me animo a hacer la mitad, por recordar el ambiente desde dentro más que nada.

    Un abrazo y el placer también ha sido mío, encontrarme a un lector así de repente y que no me tire huevos resulta emocionante (y motivador) 😉

  2. Maestro Palillo! Soy el “espontáneo” de morado que seguía tu blog y que tuvo la suerte de desvirtualizarte el pasado domingo. Y como lo prometido es deuda, paso a saludarte y prometerte que me quedo por aquí siguiendo tus entradas. Por cierto, como yo prometí pasarme y cumplo, exijo de vuecencia aleje las malas ocurrencias de dejar de escribir. Hagalo por nosotros! Con tu permiso, copio la foto en la que aparecemos con Teresa, tú y yo, y la añado a la crónica que compartiré en breve,… Un abrazo enorme y todo un placer haberte saludado en persona, amigo!

  3. Vamos a exprimir ese gemelo!

    Se debe pasar bien yendo a animar con los Paco’s y contigo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: