Santi Palillo

Los runner ladrones

In Correrías on 18 junio, 2015 at 22:02

hill-street-blues

Literalmente hablando nunca me he sentido runner, prefiero corredor que es más de aquí, y desde luego tampoco ladrón, que también es más de aquí; al aumentar el censo global de corredores, bueno ahora se dice raners, empieza a haber entre nosotros de todo como en botica.

Ayer estaba viendo una peli de vaqueros en Telemadrid y en uno de los descansos anunciaron un reportaje sobre una plaga de robos en el pentágono, lógicamente la noticia me interesó al instante y esperé pacientemente su emisión; la grabé en vídeo con el móvil pero al pasarla al ordenador no furrula, bueno ahora se dice que no es compatible o algo así.

Si consigo compatibilizarlo alguna vez lo publicaré porque me pareció alarmista a más no poder, básicamente vinieron a decir que los amigos de lo ajeno que trabajan al descuido en parques, jardines y otras concentraciones de gente ahora se disfrazan de ráners —¿no sería más apropiado llamarles ráneres?—, acuden en tropel al emblemático parque y roban a galope tendido mochilas, cámaras y bolsos a los más incautos entre los transeúntes amparados en su disfraz de deportistas, y terminaban diciendo “¡cualquiera los persigue!” como animando al personal a intentarlo, verás como al final pagaremos lentos por pecadores.

Esta mañana bien temprano he subido al pentágono, al ir disfrazado de ráner enseguida he notado las miradas, entre temerosas y acusatorias, de los paseantes; al ver a un grupo de 4 o 5 policías me he dicho “Santi, pon cara de bueno no sea que te confundan con un fuera de la ley”, tan buena cara he debido poner que hasta mi GPS parecía más el reloj de la primera comunión que una muestra de la más avanzada tecnología punta puesta al servicio del ocio sobre zapatillas.

Al poco una señora, viéndome llegar corriendo hacia ella, ha tirado el bolso al suelo antes de salir huyendo despavorida para arrojarse de cabeza a la fuente de la alcachofa, a mis gritos de “¡hombre al agua!” no ha acudido nadie, bien porque siendo mujer no encajase en la llamada de socorro, bien porque al estar vacía la fuente, porque la estaban limpiando unos operarios, no vieran peligro inminente de ahogamiento, yo he seguido al trote sin mirar atrás como si la cosa no fuera conmigo, “¡me he quedao con tu cara!” gritaba la interfecta asomando un enorme chichón desde el vaso de la fuente.

Un poco más allá me he cruzado con un cachas inmenso en camiseta, a este hercúleo espécimen del género humano más que intentar atracarle lo que hay que hacer es salir de najas a toda prisa no sea que te confunda con uno de esos pícaros ráneres y de la primera galleta termine abruptamente con el cuento.

Y así poco a poco he seguido con mi ruta, se ve que he retomado con fuerza —de voluntad porque de la otra ando bajo mínimos— esto del correr, pretendo ponerme en buena forma justo cuando el calor empieza a apretar aunque esta mañana haya pasado algo de fresco al empezar, claro que con tanta persecución he tardado cero coma en entrar en materia.

Espero que no me terminen confundiendo con uno de esos ráner roba bolsos porque bastante estresante es ir concentrado en el ritmo, la distancia y el tiempo de carrera como para que encima tengamos que estar ojo avizor por si nos persigue algún aguerrido voluntario del siempre impresionable público, con ciertas cosas no se juega.

Como decía el sargento Esterhaus de Canción triste de Hill Street, ¡tengan cuidado ahí fuera!

Anuncios
  1. Canillas no puedo ir a Pinto porque estaré en otra parte, dale un abrazo a Uros de mi parte.

    ¡Ah!, que si veo Acacias 38, lo que pasa es que a veces me duermo un poco 😉

  2. lo mío es por las peazo de patas que gasto, revientan los pantalones, jeje

    Santi, vente el domingo a Pinto, toca abuelizarse y tú de eso sabes un poco

  3. jajaja, que cachondos. Un saludo para ti también Canillas, que además te llamas como un barrio de Madrid del que yo vivía al laito.

  4. Juas, juas,

    pues mira que pienso ¿qué plaga de robos vio ese ayer???, me he ido al gugel y he puesto literalmente “plaga de robos en el pentágono”, juas, juas, hasta que he caído en el retiro, seré paquete.

    Con que viendo películas del oeste en vez de Acacias,38; creo que me la estás metiendo para no venirte a la CdC, nos apretamos unas cervezas con platazos de paella y fuente de pollo al ajillo en el Senem de quitarte el hipo.

    Tú mismo,

    un saludete,
    Paquete

    y a aikkman, también.

  5. Ná Guille, si nos persiguen entrenaremos mejor las series cortas 😉

  6. Me parece bien que por fin se nos deje de considerar un rastrojo molesto. Aunque tampoco se si me gusta que me tengan miedo.

  7. Claro que si! No pasa nada. Tengo una amiga en Lima que también tienen un parque al que denominan El Pentagonito . Un saludo!

  8. Acabo de leer tu blog y me he dado cuenta, pero podrías haber sido de cualquier parte, un saludo

  9. Ah! Jajaja. Ok. Yo también soy madrileño!

  10. Hola aikkman, bienvenido; el pentágono es como yo llamo al parque del Retiro, en Madrid (España), por su forma parecida a un pentágono 😉

  11. Dónde está el Pentágono?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: