Santi Palillo

La bajura

In Correrías on 4 julio, 2015 at 19:38

20150625_173059 bis

Tras el correspondiente período de aclimatación a la altitud cero sobre el nivel del mar que, en mi caso, no tiene una duración definida aunque en esta ocasión haya sido más rápido de lo esperado, era hora de ponerse serios.

El problema es que cuando me pongo serio suelo dejarme llevar por mis antiguos ideales y cuando quiero darme cuenta estoy metido en problemas; con lo tranquilo que se me presentaba el verano —algo de bici, algo de trote y algunos gin tonics— no se me ocurre otra cosa que inscribirme al maratón valenciano del 15 de noviembre.

Así que al tajo, lo primero ha sido sacar un plan —científico, por supuesto— de la chistera y adaptarlo a mi gusto, de eso se ha encargado de nuevo mi Dry Manager quien, a pesar de los precedentes compartidos, se ve que todavía no había perdido su ilimitada fe en mis posibilidades atléticas a punto de entrar en la tercera edad.

“Santi —me dijo el domingo pasado— una vez hecha la tontería toca ponerse en forma” y sin más me ha puesto a correr en días alternos, me tendrá a prueba hasta el 16 de agosto en que si me ve con posibilidades reales empezaremos su plan de 12 semanas (más la del maratón que él no cuenta pero yo sí). De momento llevo tres días apechugando, como en casi toda España el calor que hace últimamente en esta parte de la costa es bíblico, lo cual me obliga a salir a horas intempestivas; el primer día a las 7 de la mañana, el segundo a las 8 de la tarde, el tercero será dentro de un momento aunque me he procurado compañía local para superar el mal trago, pero ni así, es poner un pie fuera de la sombra y deshidratarme por momentos.

Por lo demás no tengo demasiado que contar, he hecho algunas salidas en bici con un amigo pero parecíamos don Quijote y Santi Panza, él con un bici en condiciones que para mí era Rocinante y yo con la mía que era como ir en el rucio de Sancho, el calor siempre presente entre los dos; también salí dos o tres veces a correr, más para recordar el terreno de mis próximos duelos que para otra cosa; el resto lo he ido salpicando con baños en el mar, arroces, fideuás, helados y algún que otro gin tonic.

20150703_150356

Foto y fideuá by Palillo (de calamares y gambones)

La semana que viene llegan de sopetón tres nietos, aprovecharé su estancia para practicar las series cortas —por lo visto corren que se las pelan— y saldré muy temprano a correr para estar disponible cuando se despierten, ya veremos si aguanto el doble tute pero no queda otra.

Pues nada, que sigamos disfrutando del calor y del verano en bajura mientras el cuerpo aguante.

Anuncios
  1. ¿Nadie va a decir nada sobre mi fideuá de calamares y gambones? 😉

    aikkman, admiro mucho al personaje y todo lo manchego, pero soy astigitano que tampoco está mal 😉 De Castilla La Mancha podría contarnos muchas cosas Guille.

    Gracias Guille, se acerca la hora N y debo reconocer que estamos un poco acoj… 🙂

  2. No te faltarán aventuras en tu retiro en bajura. De momento los nietos. Pásalo bien.

  3. Pues aparte paralelismos bicicleteros quijotescos, tienes el deje y la chanza manchegos. Voto a bríos que eres de allí!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: