Santi Palillo

La vuelta

In Correrías on 21 septiembre, 2015 at 19:52

20150331_145828

¡Qué verano!

Dos meses, hoy hace exactamente dos meses que aparqué el teclado para descansar un poco de la cosa digital y prepararme mentalmente, aunque desde entonces la productividad de la página se ha situado en uno de sus puntos más bajos puede que no todo esté perdido.

Algo parecido le ha pasado a mi productividad corredora por algo que contaré a continuación y que me he propuesto remediar a poco que pueda y me salgan bien los planes.

A finales de junio tuve un impulso repentino y me apunté al maratón de Valencia, actualmente una carrera no es una carrera de verdad si no tienes que apuntarte con varios meses de antelación como si lo regalasen, la verdad es que yo lo hice por ahorrarme 5 euros.

Con dorsal reservado me puse a la tarea, primero un mes y pico de asfixiantes rodajes bajo el calor mediterráneo para ponerme a tono y, a mediados de agosto, empezar con el plan científico reciclado de la última maratón que hice, precisamente la de Valencia cuatro años antes, “si me valió entonces me vendrá ahora”—pensé.

A los pocos días de empezar el plan pisé un escalón de arena saliendo del agua en la playa, con tan mala suerte que cuando llegué a la orilla no podía ni apoyar el pie; en mis tiempos se decía “se me ha abierto el pie”, ahora supongo que se dirá “tiene usted un esguince capsular anterior tibio-astragalino producido por una brusca hiperflexión plantar”, pero vamos que no he ido al médico (de vacaciones es inútil) y lo digo por decir, sin conocimiento de causa.

El caso es que no podía ni andar así que de correr ni hablamos, tres semanas y varios días me he tirado viviendo del cuento hasta que —viéndome con el agua al cuello— decidí renunciar a Valencia, otra vez será; en el foro leí  a alguien decirle a alguien que no hay que preocuparse porque “hay más carreras que botellines”, afirmación que no deja ser rigurosamente falsa y además no sirve como consuelo.

El caso es que la semana pasada volví a probar y tras un par de salidas arrastrándome por el pentágono ayer me atreví a quedar con los Paquetes, entre que una parte había estado en la Madrid – Segovia, otros estuvieron de triatlón y teniendo en la manga el as de Canillas, me pareció que se me abría una ventana de oportunidad sin comprometer seriamente mi esperanza de vida, algo que desde que estoy jubilado tengo muy presente, me ha entrado una especie de fijación con vivir todo lo que sea posible y un poco más.

Lo mejor es que el pie ya no me duele, o no me duele lo suficiente porque sigue molestando, de modo que no tengo excusas para correr tranquilo, pero al maratón no puedo ir, en dos meses no me veo capaz de ponerme a tono; además me sobran unos cuantos kilos porque el sedentarismo —aunque sea temporal— se pega a las costillas en forma de grasa que no veas y no hay forma de quemarla.

Bueno, pues si no pasa nada espero volver a compartir con vosotros mis historias, de la misma forma espero que le interesen a alguien lo suficiente como para llegar hasta aquí.

Según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, el otoño comenzará el miércoles 23 de septiembre a las 10h 21m, yo espero que me pille corriendo por el parque

Anuncios
  1. Ya era hora que aparecieras!!!!, por aquí y por los madriles, que se te ha echado de menos.

    Pues habrá que irse preparando para MASOTO y para el TBA (2º sábado de Abril), que están a la vuelta de la esquina.

    un saludete,
    paquete

  2. Claro que me acuerdo Goyo, aquel domingo si no llega a ser por tí me doy la vuelta y lo dejo todo, como hizo el apóstol 😉
    Me alegra que pases por aquí, supongo que cualquier día nos encontraremos de nuevo.
    Un abrazo

  3. Hola Santi, no sé si te acordaras de mi ,soy Goyo aquél que te dijo un dia en la Casa de Campo (vente conmigo, cual Mesias le dijo a algún apostol). En fin, sólo era para saludarte,y desearte una pronta recuperación (tanto del pié como de los excesos del veranito…jejeje).
    Un abrazo

  4. Guille que estoy saliendo (del hoyo), de hecho me has pillado poniéndome las zapatillas. Gracias por tus buenos deseos y que llegues a los 120 en plena forma.

  5. Otra vez de vuelta? Me gusta eso de vivir lo más posible. Yo espero llegar a los 120 años, y si es posible viviendo tranquilo y no con los agobios que me pillo en el trabajo día si y día también. Tu eres ya un jubileta profesional, y que no aproveches para salir a hacer deporte tiene delito, pero conociéndote un poco seguro que empleas tu tiempo en tareas variadas, entre las de abuelo y otras. Bueno, que te deseo una vuelta al raning suave pero constante.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: